¿Cuándo fue la última vez que pensaste acerca de la gratitud?

Hola amigas:

Recientemente estuve sentada con un grupo de mujeres líderes hablando acerca de la gratitud.
¿Cuándo fue la última vez que pensaste acerca de la gratitud? Me refiero, realmente pensar acerca de
las cosas que estás agradecida cada día. ¿Si te pidiera que hicieras una lista de gratitud, qué pondrías
en esa lista? ¿Cuánto te llevaría escribir esa lista?

Ha habido tiempos cuando he hecho listas de gratitud- aún he mantenido un diario de gratitud. Sin
embargo cuando se me pidió recientemente hacer una lista de todas las cosas por las cuales estaba
agradecida, en un principio me agradó que yo me manejé con unas pocas cosas para poner en mi lista.
Sin embargo, cuanto más pensaba acerca de eso, más me veía siendo agradecida por las cosas básicas
de la vida como la salud, el hogar, los amigos y la familia. ¿Qué acerca de ti?

Estoy agradecida por las amigas que he conocido de otros países viviendo en América. Mi abuela
emigró de Sicilia y llegó a Nueva York a principio del 1900. Puede ser que algo heredé de ella, pero hoy
soy una apasionada por los extranjeros sintiéndose amados y bienvenidos en mi país.
Este mes estamos orando por muchos que han perdido sus hogares y familias, muchos que han sido
desplazados y están buscando refugio y seguridad en un país extranjero. Podamos mostrarles el amor
de Cristo a todos los que conocemos que están buscando una nueva vida.

“Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no lo oprimiréis. Como a un natural de
vosotros consideraréis al extranjero. Lo amarás como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis vosotros
en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.” Levítico 19: 33-34

Que podamos reflejar el amor y la bondad de Dios hacia aquellos de países extranjeros que viven entre
nosotros. Ora por los refugiados y familias migrantes para que encuentren consuelo, respeto y amor en
los países donde ahora buscan un hogar.

Por años en el ministerio, he conocido y trabajado con muchos refugiados. Muchas de las mujeres
están cuidando no sólo a sus esposos e hijos sino también a su familia extendida. He tenido el
maravilloso privilegio de aprender de las mujeres que han venido a América sin nada y sin embargo
tienen más gozo en sus corazones que muchas personas que encuentro en la iglesia.
Este mes, si vives en una comunidad donde puedes interactuar con nuevos llegados de países
extranjeros, por favor tómate el tiempo de hacer una comida, invitarles a tomar un té, o sólo reunirte y
escuchar sus historias. Pero aún si eso no fuere posible, por favor ora con nosotras mientras
levantamos nuestras voces y corazones a Dios para consolar y guiar a aquellos que son desalojados y
buscando hogares permanentes.

Podamos experimentar el amor y la misericordia de Dios mientras levantamos nuestros corazones en
gratitud por todo con lo que nos ha bendecido. Y entonces, por todas esas bendiciones, podamos
generosamente compartir con aquellos que tienen tan poco.

En Él nuestros corazones se regocijan.

Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.