«Toma mi yugo»

La iglesia alrededor del mundo…
6 mayo 2020
Compasión para orar…
14 mayo 2020

«Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas» – Mateo 11:29

 

Vivir el Evangelio no significa que no tendremos cargas y dificultades durante nuestro tiempo en la tierra. Sin embargo, Jesús nos invita a que le permitamos llevar las cargas por nosotros. ¿Cómo? Jesús dice: “Toma mi yugo”.

Su yugo nos une

Muchas de nosotras estamos buscando más independencia en nuestras vidas, pero Jesús emite una invitación radical que nos deja sin habla. Tomar un yugo suena más como dependencia y menos como independencia. Sin embargo, Jesús nos invita a considerarlo, ya que su yugo es fácil y ligero. Obviamente, la dependencia de cosas erróneas no es sabio; cosas tales como cuando las mujeres se pegan a novios abusivos porque ellas no pueden imaginar la vida sin ellos o jóvenes adultos que se mantienen apoyándose en sus padres. ¿Por qué, entonces, queremos ser independientes del Creador del Universo, que nos da vida eterna, nos libra del pecado y sana nuestros quebrantos?

¿Qué si paramos de hacer cosas en nuestras propias fuerzas y confiamos en Dios para que nos guíe en cada paso en el camino? Es cuando estamos en el yugo con Jesús que trabajamos con Él por sus más grandes propósitos.

Su yugo nos cambia

Cuando estamos en el yugo con Jesús, aprendemos amabilidad y humildad. ¿Cuántas de nosotras estamos luchando para aprender esto por nosotras mismas o de los mensajes del mundo? Cuando rendimos nuestra propia voluntad a Su voluntad, el mundo verá más de la dulzura y humildad de Jesús en nuestras vidas. Continuemos y permitamos que Jesús nos enseñe a servir con humildad y amabilidad.

Este mes mientras oramos por los refugiados alrededor del mundo y para que más personas reconozcan y recuerden el poder de la oración, tomemos su yugo en el proceso. Que nuestras oraciones sean presentadas en humildad y amabilidad, confiando en que Dios se mueva en los corazones de los heridos y sin esperanza.

En Él nuestros corazones se gozan.

 

Dra. Peggy Banks

Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.