Editorial de Mayo 2010

Querida amiga de oración:

Una vez más presentamos a las madres del mundo ante el Trono de Dios. ¡Qué asombrosa responsabilidad y privilegio! Gracias por interceder por quienes están criando a la próxima generación. En los tiempos de Dios, puedan ellas producir grandes hombres y mujeres de carácter piadoso que cambiarán la historia produciendo una mejor sociedad para sus propios hijos.

Me gusta pensar que la maternidad fue el toque amoroso final de Dios sobre la creación. Aún y luego del error de Eva, Él continúa dando a las mujeres el honor de ser la puerta de entrada a la vida – las guardianas de las generaciones por venir. No es de extrañar que Satanás no cede en engañarlas hasta hoy día, así como lo hizo en el Jardín del Edén.

Desde el comienzo de Proyecto Ana, Dios me mostró Su amor por los que sufren en Isaías 49:15, 16. Su cuidado por nosotros suplanta aún el más grande de todo amor humano: el amor de una madre. “¿Se olvidará una madre de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mi están siempre tus muros.” ¿Cómo estaban nuestros nombres gravados en sus manos? ¡Creo que es desde las cicatrices de los clavos que traspasaron las manos de Jesucristo! ¡Esa es la extensión de Su amor por nosotras y por las madres por las cuales oramos!

Dios está buscando madres tras Su propio corazón;  madres de esperanza y de fe que invierten en la vida de sus hijos a través de la práctica de la oración. Después de todo, criar la siguiente generación no es una tarea pequeña. Es por eso que el enfoque para orar este mes es tan crítico.

Nuestro calendario de oración abre 31 ventanas que nos da un vistazo sobre la asombrosa necesidad y desafío que las madres hoy día enfrentan. Ninguna de estas situaciones sin embargo toman a Dios por sorpresa. Él conoce, comprende y tiene los nombres de estas queridas mujeres escritos en Sus manos. ¡No quiere olvidarlos! Él les ayudará a saltar por encima de muros de temor, prejuicios, pobreza, persecución y violencia en el nombre de Jesús.

Así que, querida amiga, invitemos a otros a unirse en oración. Permanezcamos firmes y en gran esperanza por la poderosa intervención de Dios en las vidas de incontables madres alrededor del mundo este mes.

Nuestras oraciones son preciosas a la vista de Dios.

Marli Spieker

Directora/Fundadora Ministerio Global

Proyecto Ana

Radio Trans Mundial

Testimonios de las madres

Kenya

Mi esposo dejó el hogar este último año y nunca más volvió ni sé por dónde anda. Siempre me siento tan mal cuando veo que mis hijos pasan hambre y me dicen, “mami, puede ser que papá ha comido hasta llenarse y nosotros aquí no tenemos comida.”

Kenya

Mi esposo me abandonó y se llevó mis dos hijas más grandes y por los últimos cuatro años estuve separada de mi familia. Doy gracias a Dios que la última semana mi esposo y mi suegra vinieron a verme en casa de mis padres donde he estado viviendo desde la separación. Agradezco a Dios por los intercesores de Proyecto Ana que me apoyan desde que formamos el grupo de oración en casa de mi madre. Por las persistentes oraciones, el Señor tocó a mi esposo y esta última semana vino con mi suegra a pedirme perdón. Además permitió a mis hijas que me visiten. Agradezco a Dios por sanar mi matrimonio y mi familia. Este testimonio estuvo ardiendo en mi corazón que debo permanecer y animar a otras mujeres que llegaron a la conferencia para mujeres para que oren porque Dios escucha y responde las oraciones.

Vietnam

Soy una persona insatisfecha y me quejo contra mi esposo todo el tiempo. Éramos creyentes débiles y habíamos dejado de ir a la iglesia por dos años. Gracias a Dios que usó a Su siervo para que nos hablara de sus programas. También nos enseñó cómo ubicarlos en la radio. Desde entonces, nuestra vida espiritual se ha renovado. Realmente disfrutamos los programas y regularmente concurrimos a la iglesia para adorar a Dios otra vez. A través de sus programas, en especial Mujeres de Esperanza, yo cambié mi humor y volví a amar y cuidar a mi esposo y también a mis hijos. También animé a mi esposo que sirva a Dios con sus dones.

Vietnam

A través de Mujeres de Esperanza, especialmente por el tema Una madre en su hogar, aprendí cómo cuidar de mi esposo y de mis hijos. Aunque estoy casi todo el día en el campo, sé que atender a mi familia es también muy importante. Tengo que trabajar para poder criar a 7 pequeños hijos y tratar que vayan a la escuela  y aprendan el vietnamés ya que nosotros somos de un grupo étnico. Por eso mis hijos pueden aprender la Palabra de Dios y leer la Biblia. Debo sacrificar muchas cosas para darles lo mejor a ellos. He aplicado sus enseñanzas de las Lecciones para la Vida como ser una madre en el hogar.

India-Bengali

El programa Mujeres de Esperanza  es la guía espiritual en mi vida; Soy una oyente de este programa. Este programa me enseñó cómo controlar mis emociones y también ser una esposa y madre responsable. Ahora soy capaz de cuidar a mi familia de mejor forma. Puedo testificar de Jesucristo en mi iglesia y a otros amigos ya que a través del programa me han ayudado a comprender mejor la Palabra de Dios en una forma más profunda. Necesito sus oraciones.

Ucrania

Quiero agradecerles especialmente por el programa acerca de la relación entre suegra y nuera. Tengo 67 años, pero he aprendido mucho por este programa. Busqué en la Biblia el libro de Ruth. Yo soy una suegra. Tengo sólo hijos y no hijas. Comprendí lo que no es correcto. Las esposas de nuestros hijos ahora son nuestras hijas. Yo soy un poco escéptica en llamarlas nueras. Siempre digo a mis hijos- Soy madre para ustedes y de la misma manera soy la madre de sus esposas.  Ellas son madres también. Doy gracias a Dios por tener tal servicio como lo es Radio Trans Mundial, y como ustedes, queridas hermanas en Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.