Meditación, por Luis Maldonado

Dios…

Para llenarme de ti

Tengo que empezar vaciándome

Y para alcanzar tu altura

Debo volverme pequeño;

Y si quiero ser triunfante

Tengo que andar de rodillas

Dios…

Tú me lo dices por tu bella Palabra

Para evitar los dardos

Que vienen del enemigo

Tengo que buscar refugio

En el hueco de tus heridas,

Y para alcanzar limpieza

Mayor que la nube blanca

Debo colocar tu sangre

Sobre mi enferma llaga

Señor,

Doblégame,

Para poder levantarme;

Contrístame

Para alcanzar tu alegría

Quema las escorias que tan sólo son barro

Para alcanzar el brillo de tu oro.

Quita todo lo que es mío

Y dame todo lo que es tuyo

Dios…

Enséñame a caminar en la playa de la fe,

Solamente sobre tus huellas

Y

Que mis pasos en los tuyos

Sean solamente uno

Hasta cuando se confundan…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.