Dios, nuestro Padre

La Paternidad
7 marzo 2012
8 de Marzo
8 marzo 2012

Quiero hablarte acerca de un padre especial. Habrás  escuchado a las personas o quizás tú misma lo dices, “Querido Padre Celestial” Es que Dios es el gran Creador que hizo el Universo;  ¿Qué piensas acerca de la idea de llamarlo Padre?

No todos piensan de Dios como Padre. Algunos creen que está tan alto y es tan poderoso que no sería posible conocerlo de un modo personal- como un padre.

 

Hay personas que piensan que “Dios” es tan sólo una palabra para hablar de la energía en el universo, o la energía que hay en cada persona. Hay quienes dicen que la naturaleza esel diosdel universo o alguno de los muchos espíritus.

 

La Biblianos enseña de un Dios Único y especial que ha llamado a un grupo de personas para que le siguieran y fueran su pueblo. Les dio leyes para que vivieran bien y siguieran sus caminos. Les habló que sería Su Padre (Éxodo 4:22). Pero no creo que hayan comprendido todo lo que significaba que Dios quería ser su padre, en una manera tan estrecha como lo es un padre en la familia.

 

Hubo alguien que comprendió la idea- me refiero a David, quien escribió muchos salmos o canciones y que las encontramos enla Biblia.Escuchaalgunas de ellas:

 

Un padre para los huérfanos, un defensor de las viudas, es Dios en Su Santa morada.” (Salmo 68:5)

“Tú defiendes al huérfano y al oprimido, a fin de que el hombre de la tierra no vuelva más a hacer violencia.” (Salmo 10:18)

 

Es un maravilloso pensamiento, ¿No te parece? Que Dios tiene un cuidado especial por aquellos que no tienen un padre en esta tierra para que los cuide. Porque es triste decirlo, que a menudo las personas abusan a los niños que son vulnerables. Dios los ve y los defiende, nos dicen estos salmos escritos por David.. Podemos compartir contigo algunos más.

 

“Como el padre se compadece de los hijos, así se compadece Dios de los que le temen; porque Él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo”

(Salmo 103: 13-14)

 

David está pensando aquí acerca de un realmente bueno y amoroso padre; que comprende la fragilidad de sus hijos y tiene compasión de ellos. Cuando nuestros hijos son pequeños no se nos ocurre esperar que sepan lo que sabemos nosotras ni tengan la fuerza que nosotras tenemos. Dios es un padre llenode compasión y Davidlo experimentó en su propia vida, por eso escribió… “Así como un padre se compadece de sus hijos, del mismo modo el Señor tiene compasión de aquellos que lo reverencian porque Él sabe de nosotros, se acuerda que somos polvo..

 

David escribió que Dios  comprende que somos frágiles y que nos equivocamos fácilmente. Dios sabe todo acerca de nuestra débil naturaleza humana.  Si nos acercamos a Él con la actitud correcta, con respeto y reconociendo nuestras faltas, David dice allí que Dios nos perdonará y nos ayudará a ser mejores. Y David sabía eso por  experiencia propia porque no siempre logró hacer lo mejor de su parte. Aprendió que Dios es un Padre maravilloso y perdonador.

Veamos algo más que escribió David acerca de Dios como Padre.

 

 “Aunque mi padre y mi madre me dejaren, el Señor me recogerá” (Sal. 27:10)

¿Qué recuerdos tienes acerca de tu padre? ¿Tienes buenos recuerdos de modo que la palabra “padre” suena muy dulce para ti? Espero que sí. Pero podría ser que tu propio padre no ha sido compasivo y amable. Nos gustaría pensar que los padres siempre son amorosos y amables, pero desgraciadamente no siempre es así. Y ninguna de nosotras tiene padres perfectos.

 

Pero…  Dios es un padre perfecto. Siempre nos ama y hace lo que es mejor para nosotras. También nos disciplina de modo que podamos crecer y parecernos más a Él en nuestro carácter (Hebreos 12) Así que si la palabra “padre” es amarga para ti, puedes pensar en Dios como el Padre perfecto que no siempre tuviste. Dios te comprende, siempre está allí para  ayudarte.

 

Sabes que cuando Jesús estuvo sobre la tierra a menudo habló acerca de Su padre que está en los cielos. Por supuesto, Dios fue Su Padre de una manera muy especial y única.

Pero Jesús dijo que nosotros también  podemos conocer a Dios como nuestro Padre.

Un día mientras Jesús oraba, al terminar, sus seguidores le pidieron que les enseñara a orar. Jesús les dijo: Cuando ustedes oren digan:

 

“Padre nuestro que estás en los cielos,

Santificado sea tu nombre,

Venga tu reino,

Sea hecha tu voluntad

Como en el cielo, así también en la tierra

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy,

Perdónanos nuestras deudas

Como nosotros también perdonamos a nuestros deudores

Y no nos metas en tentación

Más líbranos del mal

Porque tuyo es el Reino,

El poder y la gloria

Por todos los siglos, Amén (Mateo 6: 9-13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.