17 de Diciembre

Prisioneras, y aquellas que trabajan en prisiones, que sepan que Dios las ama y perdona y desea que inviten a Cristo a sus vidas. «Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo (Rom. 10:9).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.