Editorial Marzo 2014

Querida intercesora y amiga:
Nunca olvidaré cuán impresionada estuve cuando por primera vez supe acerca de la discriminación y brutal represión que estaban soportando las mujeres bajo el régimen Talibán en Afganistán. Eso era el año 1997 y Proyecto Ana recién había comenzado. Viviendo en Asia aprendí rápidamente acerca del mal que rodeaba a las mujeres en esa vasta región. La opresión religiosa y cultural, el grado de falta de respeto e indignidad que las mujeres soportaban diariamente fue difícil asimilar con mi mente. “Solamente Dios puede rescatarlas” pensé. Un deseo ardiente de darles esperanza y la libertad en Dios, tomó mi corazón y lo sostienen hasta este día.
A través de los años, a menudo me pregunto por qué todos nuestros esfuerzos para ministrar a las mujeres que hablan Dari y Pastho, nunca tuvieron éxito. Sin embargo, desde 2012, Dios milagrosamente removió los obstáculos. Una versión de Mujeres de Esperanza en Dari está siendo producida por personas del lugar y según la voluntad de Dios, pronto una fuerte voz de Esperanza para las mujeres será escuchada por toda la región. La versión Pastho le seguirá.
Esta es una de las regiones más cerradas para el alcance con el Evangelio; es el propio dominio del Príncipe de las Tinieblas. ¡Si alguna vez hemos necesitado ferviente oración, es ahora! Cuando la Palabra de Dios sea oída, creemos que los cambios se producirán. ¡Dentro y fuera de nosotras mismas no tenemos el poder para cambiar sus circunstancias, pero nuestro todopoderoso y amoroso Dios, las transformará de incapaces a mujeres poderosas en fe y esperanza! Jesús será su fuente de poder cuando ellas experimenten la verdad que “más grande es el que está en vosotros que el que está en el mundo” (1Juan4: 4).
Con mis ojos espirituales, veo una poderosa ola de fervientes oraciones levantándose ante el trono de nuestro Todopoderoso Dios en favor de las mujeres que hablan Dari en el mundo. Pidámosle a Dios que construya un cerco de protección alrededor de ellas y sus familias. Pueda el nuevo equipo de Proyecto Ana Dari ser lleno de la fuerza, sabiduría y entrega por las represalias del enemigo. Oremos por un derramamiento de valor piadoso para que vivan capacitadas por Dios en “poder, amor y mentes sanas”. Y ore por seguridad, perseverancia y un gran ungimiento para los líderes de Radio Trans Mundial y equipos de Proyecto Ana en esas áreas peligrosas.
Gracias por comprometerte otra vez en esta guerra espiritual, creyendo que Jesús buscará y salvará preciosas mujeres afganas y las rescatará de tal opresión cultural y espiritual.
¡Recuerda, esta “batalla pertenece al Señor!”
Creyendo contigo.
Marli Spieker
Directora/Fundadora
Ministerio Global – Proyecto Ana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.