Editorial Febrero 2015

02 de Febrero
2 febrero 2015
Víctimas de Esclavitud Sexual
2 febrero 2015

Querida guerrera de oración:
Mientras oramos por la intervención de Dios en uno de los más horrendos crímenes contra la humanidad, te animo a que oremos con humilde arrojo, sabiendo que Jesucristo es Señor de todo. Jesús dijo: “El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10) Y 1ª. Juan 3:8 nos dice que Jesús “Vino a destruir las obras del diablo.” Creemos y sabemos que “el que está en nosotros es mayor que el que está en el mundo.” 1ª. Juan 4:4b) y sabemos que aquellos que en fe llaman a Su nombre experimentarán la victoria final cualquiera sea su sufrimiento. Nunca perdamos la esperanza intercediendo por aquellas encerradas en las más oscuras circunstancias.
El 15 de Abril del 2014, militantes islámicos raptaron 276 niñas de una escuela en Chibok, Nigeria. La noticia golpeó al mundo. Desafortunadamente, todos los esfuerzos para rescatar a las niñas fallaron. Los captores justificaron el horrible crimen bajo la ley islámica, que dijeron les permitía a las mujeres de infieles ser tomadas cautivas y forzadas a esclavitud sexual o concubinas.
Tiemblo al pensar que esos horrores se multiplican por miles alrededor del mundo en que mujeres y niñas son victimizadas no sólo bajo la máscara de religión sino también como atracción turística- un diabólico y lucrativo negocio. ¿No es eso demoníaco? Es parte de la enemistad que existe entre Satanás y las mujeres desde la caída (Génesis 3:15). Este ladrón, este destructor es el archi- enemigo de las mujeres.
¡Pero, alabado sea Dios, la muerte de Jesús, quebró la maldición para darles vida en abundancia! Es el poder de Dios que hace libres a los cautivos. ¡Y debido a que la oración no es el último recurso sino el lugar donde este magnífico trabajo comienza, intercedamos con gran fe y humilde arrojo y pidamos a Dios intervenir y rescatar a estas mujeres sexualmente explotadas en todo el mundo!
Tesoros escondidos es el nombre de la iniciativa de Proyecto Ana para alcanzar a estas queridas mujeres. Es una serie grabada como drama en aparatos manuales y distribuidos en las zonas o distritos rojos de las ciudades más grandes de Europa. Tratan temas que ellas enfrentan a diario y amablemente presentan una manera distinta al estilo de vida que llevan, guiándolas por último a Jesús y Su amor.
Por favor ora por nosotras. Ora que estas queridas mujeres sean rescatadas y salvadas.
Tu oración – ¡La parte más importante de esta tarea!
Marli Spieker
Fundadora- Directora Ministerio Global
Proyecto Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *