Editorial Marzo 2015

28 de Febrero
28 febrero 2015
Testimonios de Mujeres
2 marzo 2015

Mi querida intercesora,
Alguien dijo, “La oración es liberar las energías de Dios. Porque la oración es pedirle a Dios que haga lo que nosotras no podemos hacer”. Es bueno saberlo, ¿cierto? Estoy tan agradecida de poder contar con tus oraciones por las mujeres en India y Nepal este mes. Ahora… ¿Cómo podemos nosotras cambiar el estado de millones de mujeres Indias que sufren “desde el vientre hasta la tumba”? ¡Mujeres hermosas que estaban destinadas a la realeza – para ser hijas del Rey! En lugar de eso, la gran mayoría vive en la vergüenza, dolor y temor, con sueños rotos, espíritus rotos y cuerpos destrozados. Millones fueron “abortadas, asfixiadas o muertas de hambre porque sus familias no querían hijas. …Cerca de 100 millones de mujeres y niñas están involucradas en la prostitución y 50 millones fueron “desaparecidas” en el último siglo debido al feticidio o infanticidio femenino.
Me hace pensar en Mateo 9:36-38: “Y al ver las multitudes, (Jesús) tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” Este es Su llamado para ti y para mí. La cosecha está blanca… ¡por eso ora, ora y ora! ¿Por qué? ¡Porque finalmente nada – absolutamente NADA – es imposible para nuestro todo poderoso y amoroso Dios! Nosotras oramos y la obra del Espíritu Santo, la liberación del poder de Dios, comienza.
Su increíble gracia e infinita, Su inquebrantable amor por sus hijas en India, Nepal y en todo lugar son el combustible para Su incomparable poder liberado a través de nuestras oraciones. ¡Piensa en eso! Aquel que entregó a Su único Hijo para morir por nosotras, cuyo Espíritu Santo ayuda a todo aquel que invoca el nombre del Señor, el que da a los “vientos” poderosa voz para que podamos comunicar este mensaje de formas culturalmente relevantes – ¡Él está de nuestro lado! Él es la única esperanza para las mujeres en India y Nepal. El poder de Jesús destruirá las obras del enemigo en sus vidas en el momento en que ellas escuchen y respondan al amor de Dios. Mi querida amiga, ora anticipando que lo imposible se despliegue ante nuestros ojos.
¡Anímate! Oremos confiadamente al Señor de la mies para que sane y restaure a estas mujeres y envíe obreros a su mies. ¡Él lo hará!
Marli Spieker
Fundadora- Directora Ministerio Global
Proyecto Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.