¿Cuál es la postura correcta para la oración?

Cuidadoras de niños, ancianos y discapacitados…
31 octubre 2019
El equipo de Mujeres de Esperanza…
5 noviembre 2019

«Perseverad siempre en la oración, velando en ella con acción de gracias. «Colosenses 4:2

Queridas amigas:

He estado pensando mucho acerca de la oración este mes. ¿Cuál es la postura correcta para la oración? ¿Debemos
estar de pie, sentadas, arrodilladas, levantar nuestras manos, juntar nuestras manos, tomarnos de las manos con
otros? ¿Abrir nuestros ojos o cerrarlos?

Cuando oramos, acerquémonos a Dios, con corazones abiertos y agradecidos que estén rendidos a Su voluntad y
agradecidos por Su gracia. Considera las siguientes cuatro palabras como describiendo la postura espiritual que
deberíamos adoptar cuando oramos.

Con propósito: Vengamos con el propósito de reunirnos con Dios, abriendo nuestros corazones y levantando nuestras voces en unidad y agradecimiento por todo lo que Dios nos ha dado en nuestra salvación. No estemos ansiosas sino en oración, seamos agradecidas por Su fidelidad y gracia en nuestras vidas. (Filipenses 4:6)

En unidad: Construyamos una relación con Dios a través de la oración. Cuando oramos, nuestros corazones están
abiertos para permitirle sanar nuestras vidas quebradas. La oración nos da la oportunidad de compartir nuestro
interés por otros y clamar por aquellos que no pueden clamar. La oración abre la puerta de nuestro corazón para
relacionarnos con Dios. Dios nos ama y quiere tener una relación personal con nosotras. (1ª. Juan 4:10)

Atenta: Escuchar a alguien significa poner atención a lo que está diciendo. Cuando oramos, debemos no sólo hablar
nuestras propias palabras sino también estar en silencio y escuchar al Espíritu Santo con nuestros corazones. Debemos poner atención a las Escrituras y realmente escuchar lo que nos está diciendo. Cuando oramos con las Escrituras, aprendemos más acerca de Dios y de su corazón hacia nosotras. (2ª. Timoteo 3:16-17)

Rendida: Rendir significa renuncia a la posesión de algo. Cuando rendimos nuestros corazones y vidas a Dios en oración, le estamos dando completo control a Él. Cuando vamos a Dios en oración, estamos diciendo que creemos que Él tiene un plan y que es un buen plan. (Jeremías29:11) Cuando nos rendimos a la Palabra de Dios y a los caminos de Dios- y oramos con el corazón de Dios- estamos siguiendo la voluntad de Dios. (Romanos 112:1-2)

En Él nuestros corazones se regocijan:

Peggy Banks // Directora Ministerio Global // RTM Mujeres de Esperanza

3 Comments

  1. Ma. Magdalena López Hernández dice:

    Gracias por la información

  2. Carmen Jaramillo dice:

    Bendiciones a todas vosotras, gracias por compartir esta rica y Hermosa informacion, sera de mucha ayuda para todas.

  3. hermida lopez dice:

    muchas gracias por esa enseñanza bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.