Una palabra de esperanza

Oramos por la Dra. Peggy Banks…
31 marzo 2020
No estamos solas
6 abril 2020

Dios nos ha creado para estar en relación con Él y unos con otros. Es un regalo de Dios. Como cristianos pertenecemos a la familia de Dios. “Ya no somos extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios” (Efesios 2:19).

Podemos experimentar amor, aceptación y gozo en la familia, en la comunidad de la iglesia y con amigos. A veces las relaciones son desafiantes. Muchos matrimonios están oscurecidos por la violencia doméstica, el alcoholismo o la enfermedad. Familias, madres solteras y solteras sin hijos, pueden estar luchando con asuntos financieros. Muchas sienten soledad. Puede haber controversias en comunidades cristianas. Las amigas pueden engañarnos. Cualquiera sea nuestra situación, tenemos esta promesa en el Salmo 27:10: “Aunque mi padre y mi madre me dejen, con todo el Señor me recogerá”.

Dios quiere trabajar a través de nosotras. Mi oración es que cualquiera que lucha con asuntos personales, tenga el coraje para buscar ayuda, encontrar a una persona digna de confianza con quién compartir las cargas, una amiga con quien orar.

¡Tenemos al Dios de todo consuelo! Pablo escribe: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Padre de misericordias y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones. De esta manera con la consolación con que nosotros mismos somos consolados por Dios, también nosotros podemos consolar a los que están en cualquier tribulación. Porque de la manera que abundan a favor nuestro las aflicciones de Cristo, así abunda también nuestra consolación por el mismo Cristo. Pero si somos atribulados, lo es para vuestro consuelo y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación, la cual resulta en que perseveráis bajo las mismas aflicciones que también nosotros padecemos» (2ª. Corintios 1:3-6).

¿Te gustaría orar y ponerte a disposición de Dios mientras caminas junto a tu vecina que sufre?

RTM Mujeres de Esperanza está alcanzando a las vecinas en Serbia, un país que está ubicado en el occidente de los Balcanes y que fue parte de Yugoeslavia por la mayor parte del siglo XX. Más de cien mil personas murieron durante la guerra civil en 1990, y las heridas de la reciente tragedia de Serbia son visibles aún hoy día.

La violencia contra las mujeres, reconocida como una violación de derechos humanos fundamentales, es común en Serbia de acuerdo a la Organización de Mujeres de Naciones Unidas. Se dice que cada segundo una mujer en el país sufre alguna forma de violencia. Además, esta organización de la ONU informa que: “Las mujeres con discapacidad, especialmente aquellas que están privadas de capacidad legal y colocadas en instituciones, a menudo están expuestas a varias formas de violencia y trato sin su consentimiento.”

El movimiento de oración de RTM Mujeres de Esperanza comenzó en Serbia hace un año, y desde el comienzo del 2020, las mujeres y los hombres serbios pueden escuchar los programas en su propio idioma. Los oyentes logran buena enseñanza bíblica, y los programas les dan importante información acerca de cómo resolver problemas familiares, como criar a sus hijos y cómo construir una buena autoestima. Mujeres de Esperanza ayuda a las oyentes a reconocer su valor dado por Dios y desarrollar herramientas para tratar varios asuntos de la vida.

Por supuesto, esto no está accesible solo en Serbia. Mujeres de Esperanza puede ser oído por todo el mundo. Hoy alabamos al Señor porque el Ministerio RTM Mujeres de Esperanza continúa llevando esperanza en Jesús a las mujeres alrededor del mundo y a través de las generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.