Una razón para la esperanza: refugiadas

«Trabajar» unidas a Jesús
15 junio 2020
Inmigrantes en Uruguay…
16 junio 2020

Una niña de 15 años llamada Miray* huyó a Turquía para escapar de la violencia de la guerra civil en su país de nacimiento, Siria. Mientras se encontraba allí, un hombre turco mucho mayor que ella, tomó a Miray como su esposa y la llevó a Estambul. Para su espanto, descubrió que él ya tenía una esposa y tres hijos. «Acostumbraban tratarme como una criada, y su esposa me trataba muy mal», le contó Miray al equipo de Mujeres de Esperanza.

Ahora Miray tiene 22 años y no está casada formalmente. A pesar de tener dos hijos, no tiene un carnet de identidad y nadie la ayuda con sus muchas necesidades.

Miray huyó a Turquía conociendo muy poco del idioma. Ella dijo: «Escuchaba la radio para aprender algo de turco y descubrí el programa de radio Mujeres de Esperanza. A través de ellos y a través de Cristo, me sobrepuse a mis temores.”

El número de refugiados sirios en Turquía, alcanzó 3.7 millones para diciembre del 2019. Muchas niñas como Miray han llegado a ser niñas novias que son violadas o golpeadas por sus esposos. Aún siendo tan niñas, sufren complicaciones durante el alumbramiento porque sus cuerpos no están bien desarrollados y hasta pueden morir en el parto.

Es fácil desesperar cuando uno vive en tal tormento. Las transmisiones de radio de Mujeres de Esperanza proveen la razón para que las personas como Miray vuelvan a tener esperanza. «Jesús me ayudó a crecer a través de los tiempos difíciles y aún me está fortaleciendo y ayudando» compartió ella. «Por favor oren por mí».

M. Stevens

*Miray es un pseudónimo usado para proteger la privacidad de la oyente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.