El problema de la violencia doméstica

Trabajo para los pobres en Indonesia…
5 octubre 2020
Esperanza en vez de violencia
6 octubre 2020

Hemos escogido tratar hoy de un tema que se nombra mucho en los medios de comunicación. Prácticamente cada día escucharás una y otra vez la palabra “violencia.” ¿Qué piensas cuando escuchas estas dos palabras juntas: “doméstica” y “violencia?” Nos da la impresión de que nunca deberían ir juntas, pero para algunas personas la violencia doméstica es su estilo de vida. ¿Cómo te sentirías si cada día despertaras escuchando gritos, insultos, golpes y portazos? ¿Es tu caso o es el caso de tus vecinos por casualidad? Cuando escuchamos la palabra “doméstica” pensamos en un hogar y en una familia. «Violencia doméstica» significa «violencia en el hogar». Cuando esto sucede el hogar llega a ser un lugar de terror para los miembros de la familia. Decir «hogar» debería llevarnos a pensar en un lugar de amor, descanso, refugio y seguridad. ¡Pero cuando hay violencia en un hogar, el temor gobierna en esa casa!

La violencia puede presentarse de muchas maneras: una es el abuso físico. Puede incluir conductas tales como golpes, puñetazos, puntapiés, y hasta uso de armas. Golpear a una persona no solo dejará cicatrices físicas, sino emocionales también. La víctima puede revivir los actos violentos una y otra vez en su mente y volverse muy temerosa. Una amiga oyente nos hizo llegar un mensaje en el que decía: “¡Él me golpeaba en la cabeza con su puño! Mi esposo era un hombre grande de estatura. Imagina cuánto daño podía hacerme. Recuerdo que me cubría la cabeza y me agachaba, me arrollaba de miedo. Quería huir de él. No lo quería cerca de mí ni de mis hijos. Realmente temblaba de miedo”. Imagínate el trauma en la mente de esos niños, realmente dignos de lástima por presenciar esas escenas de su papá contra su mamá. ¡Cómo dañará esas tiernas mentes infantiles estar viendo cada día terribles discusiones con actitudes violentas, golpes y tanta furia!

Por lo general las personas que cometen actos violentos también abusan verbalmente de sus víctimas. Junto con el golpe va el grito airado. El abuso verbal se da cuando una persona llama a la otra persona con nombres degradantes, maldiciones o diciéndole que es una persona inútil. Los abusadores tratan de tener control sobre sus víctimas diciéndoles los insultos más degradantes que les vienen a sus mentes. Cualquier forma de abuso que sufren, las víctimas se sienten despreciadas por los miembros de la familia en vez de ser amadas y contenidas. Muchas personas abusadas sienten vergüenza, temor y rechazo. Quedan confundidas e incapaces de pensar claramente. Muchas personas tratan de esconder su abuso como un secreto. Otras quisieran escapar lejos, pero se preguntan si tratan de escapar a dónde podrían ir si no tienen dinero. Temen ser encontradas y lastimadas, así que caen en desesperación.

¿Te encuentras en esta situación ahora? ¿Conoces a alguien más que sufre a causa de la violencia? ¿Eres tú acaso quien hace sufrir a otro de abuso físico o verbal porque no puedes controlar tu ira o enojo? Queremos que sepas que Dios odia estas conductas violentas. Dios es nuestro Creador y nunca quiso ver a Su creación abusada. Dios se enoja cuando las personas usan a otros como objetos que tratan de controlar a través del abuso. Los adultos no son las únicas personas que sufren de abuso; los niños también sufren. Ellos son afectados cuando ven la violencia en el hogar, y a menudo repiten las mismas conductas que ven en sus mayores, como dar puntapiés, golpes y abusar verbalmente diciendo palabras de desprecio en su casa o a sus amigos. Pueden crecer siendo violentos, cometer crímenes y hasta suicidio. La violación y la prostitución infantil es un ejemplo terrible de violencia contra los niños. En algunos países las familias venden a sus hijos a personas que usan a los niños como esclavos sexuales, y esos niños se ven obligados a hacerlo para sobrevivir. El dinero que ganan va directamente al propietario de ese niño. El hecho es que su familia prefiere el dinero en vez del hijo, a veces porque son pobres o tienen deudas. Esta terrible conducta es contra la ley y tendría que importarles a las personas de todas las naciones, para involucrarse y levantar la voz en defensa de la niñez.

Cada persona en el mundo es creada a imagen de Dios. Cuando las personas abusan físicamente de otros están dañando lo que Dios ha diseñado, y Dios se enoja por eso. Aquellos que hacen tan terribles cosas a los miembros de su familia enfrentarán serias consecuencias de Dios. Él nos ha dado una conciencia que nos motiva a proteger a aquellos que son lastimados por otros. ¿Conoces a alguien que necesita ayuda en su familia? ¿Qué puedes hacer para ayudar? Si no puedes ayudar te pedimos que ores a Dios por tu familiar o amiga en problemas. Una de las mejores cosas que puedes hacer es prestar tu oído para escuchar a quienes amas. Ellos necesitan expresar sus sentimientos si están con temor o rechazo o sienten enojo. Si la persona está en un serio peligro, tal vez puedas sugerirle un lugar seguro donde puede ir y estar protegido.

Dios quiere darle una manera de escapar a la víctima de violencia doméstica. Él quiere ayudarle a comenzar a sanar ya sea del abuso físico, espiritual o emocional. Las personas tienen que saber que la violencia doméstica es contra la ley de Dios. El abuso es pecado de acuerdo a la enseñanza de la Biblia, la Palabra de Dios. Es una desobediencia a las reglas de Dios. El abusador debe darse cuenta de cuán serio es esto y arrepentirse de su mala conducta. Debe pedir a Dios poder para abandonar esa clase de conducta. Si no deja esta conducta abusiva sufrirá el castigo y las consecuencias por sus pecados, ahora y por la eternidad. La Palabra de Dios dice que Dios defiende a los oprimidos y a los huérfanos. Tú puedes ser usada por Dios para actuar en su nombre a favor de las personas abusadas. Si realmente amamos a Dios trataremos de ayudar y proteger a víctimas de abuso. Si estás enfrentando alguna situación así, tienes que saber que Dios te ama a ti también. Aférrate con fe a Dios y ruega por Su ayuda. Dios te escuchará y te dará una salida a tu situación.

Querida amiga, oramos a Dios por ti. Busca refugio en el Señor, quien te dará una salida a tus muchos sufrimientos. Él te ama mucho y desea ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.