Esperanza para los perseguidos en África

La paz de Cristo en la prisión
4 noviembre 2020
Mujeres aisladas en la prisión en Uruguay…
6 noviembre 2020

Hoy uno podría pensar que la persecución de los cristianos es una cosa del pasado. Sin embargo, en realidad, más de 260 millones de cristianos en el mundo están siendo perseguidos. ¡Eso es 1 cristiano cada 8 que está siendo abusado por sus creencias! La violencia contra la Iglesia se ha incrementado dramáticamente, con casi 9500 ataques en lugares de adoración e instituciones religiosas en 2019, arriba de los 1850 del año anterior, según ha reportado el ministerio “Puertas Abiertas”.

Permíteme especificar qué queremos decir con «persecución»: es un tipo de opresión que involucra tratamiento injusto, violento o cruel a una persona o grupo de personas por causas ideológicas, políticas, religiosas, sexuales o raciales. Si estás leyendo este mensaje y eres una cristiana viviendo en uno de los muchos lugares donde es difícil o incluso está prohibido practicar tu fe, ¡te deseamos mucho valor!

En años recientes, los cristianos en muchas partes de África Occidental y Central han sido severamente perseguidos; este es el caso de Nigeria y varios conflictos en la República Central Africana. Continuamos orando por todas estas comunidades para que se aferren a la esperanza en Cristo en medio de las dificultades, y transmitimos programas de radio que trascienden las barreras culturales y las hostilidades políticas y religiosas, para fortalecer la fe de las oyentes durante los momentos de dolor y soledad.

Como cualquiera que es perseguido, los cristianos sienten temor, incertidumbre, dolor y sufrimiento, por lo tanto es importante para ellos descansar en las promesas bíblicas. Necesitamos saber que donde sea que estemos, lo que sea que hagamos, lo que sea que nos suceda, no estamos solas. Esta promesa nos da fuerzas para perseverar, proclamando la Palabra de Dios a pesar de estar entre cadenas. Como Jesús habló a sus seguidores: “Enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Oramos para que muchos puedan oír el Evangelio y lleguen a conocer a Jesucristo para que pasen de perseguidores a discípulos de Jesús.

Debemos proclamar el Evangelio a todos los hombres, sin considerar raza o nacionalidad; es un mandato que recibimos del Señor. Jesús es la solución a todos los problemas en este mundo; Él es la solución a todos los malentendidos y la intolerancia. Tenemos la solución en nuestros corazones y mentes, pero ¿qué vamos a hacer con eso? Las almas en busca de esperanza languidecen día tras día sin la Palabra de Salvación de Dios. Este es un buen tiempo, y debemos actuar ahora.

Hoy participantes de RTM Mujeres de Esperanza están dedicadas a testificar al compartir su testimonio personal, distribuyendo folletos cristianos, invitando a otras mujeres a escuchar las edificantes transmisiones de radio, compartiendo la Palabra de Dios en grupos de oración y orando unas por otras. Familias enteras han venido al Señor y cada día el Reino de Dios crece. Como Pablo nos dijo, “Dios desea que todos los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de la vedad” (1ª Timoteo 2:4). Quiera Dios bendecir y fortalecer todo lo que hacen, de modo que Su Palabra llegue a todos los rincones del mundo.

Escrito por Estelle Ametoglo, coordinadora regional de RTM Mujeres de Esperanza para África Occidental y Central

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.