Orando por los perseguidos

Inmigrantes en Francia…
29 octubre 2020
La paz de Cristo en la prisión
4 noviembre 2020

«En aquel día (cuando Esteban fue apedreado hasta la muerte) se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria«
Hechos 8:1

Queridas amigas:

Es difícil comprender todas las cosas que están ocurriendo este año. El virus, el encierro, las protestas, la pérdida de empleo, la pérdida de miembros de la familia y amigas, y una continua búsqueda de “la nueva normalidad.” ¿Qué seguirá? ¿Dónde está Dios en este tiempo de sufrimiento? Sin embargo, el sufrimiento no es nuevo para los seguidores de Jesús. Pueden no ser las mismas pruebas enfrentadas por Esteban y los apóstoles, pero Dios puede estar buscando los mismos resultados en nuestras vidas.

En estos dos meses durante nuestro tiempo de oración, tenemos la oportunidad de leer estadísticas y relatos que revelan cómo la Iglesia del siglo XXI y los creyentes continuarán enfrentando persecución. Tenemos entonces la oportunidad de orar por la salvación de los perseguidores, de modo que ellos también puedan llegar a conocer la libertad y eternidad que espera a un seguidor de Jesús. Y pensando en esto, creo que lo que les motiva a perseverar a pesar del sufrimiento a nuestros hermanos y hermanas justificados que han pasado persecución, son las bendiciones prometidas por Jesús (Mateo 5:10).

Prácticamente cada mes recibimos un informe de cómo las mujeres están siendo perseguidas por su fe. La persecución viene de miembros de su familia, iglesias, religiosos extremistas y los medios. Sin embargo continuamente oímos cómo los programas RTM Mujeres de Esperanza proveen un lugar seguro para que las mujeres encuentren paz, verdad y coraje para perseverar durante estos tiempos de prueba. Muchas de ellas experimentan el gozo acerca del cual escribe Santiago (1:2-3) y creen que las pruebas que ellas soportan muestran que Dios está probando su fe para producir perseverancia y confianza en su provisión y poder.

Cuando oremos en Noviembre y Diciembre, oremos por la continua provisión de consejo, consuelo y convicción de Dios. Oremos por cada una de nosotras para permanecer en la verdad de Su Palabra, con el testimonio de Su Hijo, mientras caminamos en el poder de Su Espíritu. Gracias por tu fidelidad en proveer oraciones y un lugar seguro para nuestras mujeres alrededor del mundo y a través de las generaciones.

Continuaremos enfocando este tema en la editorial del próximo mes.

En Él nuestros corazones se gozan.

Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.