«Sólo en Dios halla descanso mi alma; De Él viene mi esperanza Sólo Él es mi roca y mi salvación.»

Oramos por Bonaire…
3 mayo 2021
Un tercio de nosotros
3 mayo 2021

“Sólo en Dios halla descanso mi alma; De Él viene mi esperanza Sólo Él es mi roca y mi salvación. Él es mi protector y no habré de caer Dios es mi salvación y mi gloria; Es la roca que me fortalece; ¡Mi refugio está en Dios! Salmo 62: 5-7

Queridas amigas:
Los datos confirman que la persecución religiosa no es ceguera de género. Eso es un importante descubrimiento de Open Doors 2020 en un informe sobre Persecución Religiosa Específica de Género. En casi todos los países estudiados, las mujeres fueron señaladas por la persecución de diferentes maneras, más de lo que eran los hombres. Aunque lo más sorprendente, se debe al hecho de que la violencia sexual contra las mujeres es altamente reportada en todas las regiones, llevando a “Open Doors” a declararla, calamidad global.
Al mismo tiempo, de acuerdo a el “Fondo Global para la Mujer,” la crisis de refugiados en el Oriente Medio se torna peor. Los campamentos para refugiados están poblados con miles de personas viviendo en extrema pobreza, sin acceso a las necesidades básicas. La violencia contra las mujeres está llegando a ser “la nueva normalidad” en los campamentos del Líbano, Jordania, Turquía e Iraq.
Cuando consideremos nuestras oraciones por los grupos de los inalcanzados y los refugiados en los meses siguientes, no podemos ignorar que muchas mujeres entran en las dos categorías y están sujetas a una vil persecución. Están sujetas a violación sexual debido a su fe o su situación de refugio. Las mujeres refugiadas e inalcanzadas representan una parte significativa de aquellas que viven con esta persecución. Mi corazón se quebranta por estas mujeres, y oro que mientras nos acercamos a Dios con nuestros pedidos, podamos también ser audaces para pelear por protección y paz por las mujeres que son inalcanzadas, buscando refugio y enfrentando persecución alrededor del mundo.
Muchas mujeres perseguidas perseveran a pesar del trauma porque tienen niños con ellas en los campos de refugiadas. Las mujeres refugiadas no tienen protección en estos campamentos abarrotados de personas y son dejadas solas para enfrentar esos abusos por su cuenta. Recordemos que aunque suframos, nuestros corazones pueden ser restaurados en la verdad que Dios es nuestro refugio. Con Dios como nuestra roca, que nuestras oraciones por estas mujeres traumatizadas les den esperanza al saber que no han sido olvidadas por Su Padre en los cielos.
Gracias por buscar fielmente a Dios en favor de las mujeres inalcanzadas, refugiadas y perseguidas por todas partes.
Los pedidos que recibimos y proveemos a través de nuestro calendario de oración, vienen directamente de nuestros equipos sirviendo en los países donde las mujeres son violadas cada día.
Mira mi artículo “Explorando la Esperanza Hoy” sobre este tema, para algunos pensamientos personales adicionales sobre “Dios es mi refugio.”.
En Él nuestros corazones se regocijan.
Dra. Peggy Banks

Directora Ministerio Global//RTM Mujeres de Esperanza
2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.