Orando por la unidad

Familias en Tanzania…
5 julio 2021
Nunca Sola
5 julio 2021

“Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.” Fil. 2:1-2

Queridas amigas:
La vida es desordenada, las relaciones son desordenadas. Tiempos de estrés pueden tensar las relaciones, y terminamos lastimándonos el uno al otro y destruyendo la unidad que hemos logrado con esfuerzo. Tanto de lo que pasa a nuestro alrededor destruye la unidad: las cosas del mundo nos distraen, ya sea a través de los medios sociales, la televisión o asuntos más grandes como la pandemia. Los esquemas del enemigo causan desunión en la iglesia. Los deseos de una relación y las expectativas insatisfechas traen desunión en nuestros matrimonios y amistades.


Por los siguientes dos meses, oremos y trabajemos juntas para vivir en paz y unidad. Que nuestras oraciones hablen a Dios mientras nos comprometemos a ser amorosas, pacientes y amables unas con otras. Vivamos de una manera que atraiga a otros a esta nueva vida mientras nos ven sirviendo unas a otras dentro de nuestras comunidades e iglesias.


Pablo recuerda al pueblo de Dios en Filipos que ellos podrían llevarle gozo siendo de una mente, teniendo el mismo amor y viviendo unos con otros en unidad. ¿Qué te está impidiendo vivir de una manera que lleve unidad a tu hogar, familia o lugar de trabajo? ¿Cuáles son algunas cosas que puedes hacer hoy para perdonar, amar, escuchar y así vivir en paz y armonía? Dios nos dé la capacidad, a través del Espíritu Santo, para ser pacientes, amables y amorosas a través de nuestras acciones y palabras. Hay muchos pasajes en la Biblia que nos recuerdan nuestras responsabilidades para vivir en unidad. (Rom. 14:19; Ef. 4: 11-13; Col. 3:13-14; Salmo 133:1)


Que nuestros corazones se unan para llevar esperanza en Jesús a las mujeres alrededor del mundo y a través de las generaciones. Que podamos rendir todo lo que nos está impidiendo ser reconciliadas con Dios y unas con otras.
Por algunos pensamientos adicionales y personales sobre la reconciliación y la unidad, por favor chequea mi artículo “Explorando la Esperanza Hoy” sobre este asunto.
En Él nuestros corazones se regocijan.
Dra. Peggy Banks//Directora Ministerio Global//RTM Mujeres de Esperanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.