Dios nos ayuda a perdonar

La adopción, una gran responsabilidad
18 octubre 2021
Oramos por Indonesia…
19 octubre 2021

En el articulo «La adopción, una gran responsabilidad» hemos estado hablando acerca de la adopción. Cualquiera sea la manera que Dios te permite ser padre de un niño; debes saber que es una gran responsabilidad pero también una maravillosa bendición. Sin embargo algunas personas que han sido adoptadas o criadas por otros padres o parientes se sienten amargadas por esa situación. Quizás tú que estás escuchando este programa, has sido criada por alguien más y no por tus padres biológicos. No tienes ni idea cómo son tus padres biológicos. Quizás sientes como que has sido abandonada o rechazada. Tal vez tienes muchas interrogantes sin respuestas. Te sientes atrapada por lo desconocido y estás resentida por toda esa situación. Quizás estás guardando sentimientos de amargura en tu corazón, y la incertidumbre de todo lo que no sabes ha afectado tu vida entera.

Puede ser que estás enojada y no sabes qué hacer con eso o piensas que no hay nada que puedas hacer. Pero pienso que hay algo que sí, puedes hacer. Estás frente a una elección. Por un lado permitir o dejar que la vida pase así como hasta ahora, prisionera de tu enojo, estancada en un lugar de odio y amargura, o puedes escoger en continuar hacia adelante y vivir tu vida, superarte y agradecerle a Dios por haberte preservado la vida y protegido hasta este día.

¡Reconocer que Dios te creó y eres una persona única y especial! No importando si fuiste criada por padres biológicos o por padres adoptivos; si fuiste criada por una pareja casada o has nacido de una madre soltera. Lo que realmente importa es que Dios es quien te formó en el seno de tu madre. Quien sopló en ti el aliento de vida para que tú pudieras vivir. ¡Dios ha planeado todos tus días aún antes que nacieras! Nadie tiene el poder de alargar o acortar tu vida; ¡estás en las manos de Dios dador de la vida!

¿No te parece maravilloso saber eso? ¿Y que el Dios Creador y Todopoderoso te conoce y sabe de tu existencia? La Biblia- Palabra de Dios dice así: en Jeremías 29:11: “Porque yo sé los planes que tengo para ti. Planes para prosperarte y no para dañarte, para darte un futuro y una esperanza.” Ya sea que lo sientas o no, lo creas o no, estás ligada a un grande y eterno plan de Dios. Un Dios que te ama y se interesa mucho en ti. No permitas que la amargura domine tu vida. ¡Si sientes que tu madre o tu padre han actuado de manera errónea hacia ti por negligencia o por haberte abandonado, por la gracia de Dios y con Su poder puedes perdonarlos! Deja ir tu amargura y odio. ¡Líbrate de una vida de infelicidad y dolor!

¡Es maravilloso que Dios te mantenga con vida! Él te ha dado otras personas para que te cuiden y te provean en tus necesidades. Él ha preservado tu vida hasta este día porque Él quiere cumplir sus planes, sus propósitos en ti “para prosperarte y no para dañarte.” Nuestras vidas son muy importantes para Dios y todas valemos para Él. Ciertamente es así. Y mucho nos gustaría que comprendieras cuánto valor tiene tu vida porque Él tuvo un propósito al crearte y tiene un plan para todos tus días sobre la tierra. Cuanta alegría nos dará saber que comprendes y valoras la persona que eres. Oramos a Dios que Él te ayude a descubrir esos planes para ti no importa quién eres ni qué haces al momento. Te desafiamos a hacer lo máximo de cada momento que Dios te da y lo vivas plenamente en Su poder. Pero solamente podrás ser capaz de vivir esa clase de vida si eres capaz de perdonar y liberarte de aquellos que te han tenido a menos en tus días pasados.

Pídele a Dios que te ayude a perdonar a aquellos que te dieron a luz, es decir tu padre y tu madre si es que te abandonaron. Pide a Dios que te dé Su paz… la verdadera paz que Él ha prometido en Su Palabra la Biblia. Él prometió darnos “una paz que sobrepasa todo entendimiento.” (Fil. 4:7) Pídele a Dios que te dé un corazón agradecido, de modo que puedas apreciar a todas las personas que Él puso en tu vida y en tu camino para ayudarte a crecer y llegar hasta este día presente. Pídele que te ayude a seguir el plan maestro que ha diseñado para tu vida. Verás qué más tiene Dios preparado para ti… Un maravilloso futuro y un plan que Él ha establecido tan sólo para ti.

Y hay algo más que debes saber; ¡SER AGRADECIDA! Recuerda que ante todo, tienes un Padre en los cielos que te ama y que por eso dio a Su Hijo Jesús, nuestro Salvador para que muriera sobre una cruz. Con ese sacrificio Él pagó por los pecados del mundo. Sólo tienes que recibirlo como tu Salvador y creer en Él como el Señor y dueño de tu vida porque a todos los que le recibieron les dio el derecho de ser llamados sus hijos. (Juan 1: 12) Para ti que nos estás escuchando queremos que sepas que eres una hija de Dios. ¡Es el hecho más importante y trascendente en tu vida! ¡Debes saber que Dios es un Padre que nunca te dejará ni te olvidará! Te guiará, llenará tú corazón con Su gozo, que es nuestra fortaleza para el día de hoy y nuestra esperanza para el futuro. Puedo decirlo con certeza porque eso es Él para mí cada día de mi vida.

Te invito a que oremos juntas a nuestro Padre Celestial y digamos…

Dios, gracias por tu maravilloso plan para cada una de nosotras. Bendice y ayuda a mi amiga que está escuchando hoy el programa. Tú conoces perfectamente bien su vida pasada y presente y sabes si fue abandonada, tal vez y aún vendida por sus padres. Te pedimos que sanes su alma, que quites el dolor de su corazón. Si está amargada porque no conoce la historia de su vida pasada, por favor ayúdala a perdonar y que permita que Tú reemplaces la amargura por la paz y el gozo que sobrepasan todo entendimiento y llenes su corazón de gratitud por estar con vida. Muéstrale tus maravillosos planes para los días siguientes y que crea que tú tienes un futuro y una esperanza en los días por venir. Amén.

Querida amiga, hemos hablado bastante acerca de la oración, de nuestra necesidad de hablar con nuestro Padre Celestial quien nos dio la vida y nos permitió nacer con un propósito. Para aquellas que quizás son hijas adoptivas lo importante es darte cuenta que eres una hija de Dios y que es hermoso tener esa relación de Padre e Hija. Dios se complace hablar con nosotras para que a través de esa comunicación diaria podamos ir descubriendo los planes que Él tiene preparados para nosotras e ir viviendo conforme a sus planes para sentirnos realizadas y bendecidas. Y ser de bendición para quienes nos rodean porque la vida es corta y pasa rápido. Hemos descubierto que Dios tiene un plan y un futuro y puede ayudarnos a superar toda amargura y dolor que anidamos en nuestros corazones. Busca a Dios de corazón y Él te irá mostrando el camino que debes seguir cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.