Una fe auténtica

Oramos por China…
1 julio 2022
Ser auténtica
1 julio 2022

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.” 1ª. Pedro 1:6-7

Queridas amigas,

Durante los últimos pocos meses, he estado meditando qué significa tener una fe auténtica. Muchas de las mujeres de la próxima generación en nuestras iglesias y lugares de trabajo cristianos están buscando involucrarse con mujeres que reciben y conocen la verdad de la Biblia en sus propias vidas. Buscamos mujeres que están dispuestas a compartir historias sobre sus pruebas y luchas de la vida real y que aprenden juntas, en comunidad a encontrar esperanza para perseverar durante las pruebas de la vida.

Es tan importante hoy revelar auténtica fe porque hay tanto temor y ansiedad acerca del futuro. Para todas nosotras, los últimos dos años han estado llenos de desafíos y expectaciones irreales por un cambio. Nos ha dejado a muchas de nosotras temerosas de seguir adelante en un mundo que en muchas maneras ya no se siente normal. Nunca más volverá a ser “como fue,” ¿pero cómo definimos qué es “normal” para hoy? ¿Dónde encontramos nuestra esperanza?

Yo creo que nuestra esperanza viva para hoy y para el futuro se encuentra sólo en Cristo. Si hemos confiado en Cristo como nuestro Salvador, la Biblia dice que recibirás una herencia de vida eterna con Dios para siempre. (1ª Pedro 1:3-4) El amor de Dios fue tan grande que envió a Cristo a morir por nuestros pecados de modo que pudiéramos tener la eternidad con Él. Dios anhela tener una relación con nosotras y proveer buenos dones a sus hijas.

En Julio y Agosto, estaremos orando por nuestro ministerio en Asia. Oro que primero tú conozcas tu propia herencia en Cristo y luego oremos por nuestras mujeres en Asia para que también conozcan su herencia en Él. Por favor ora para que las mujeres caminen en la perfecta paz de Dios sabiendo que un día ellas también recibirán una herencia de vida eterna.

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su gran misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros. 1ª Pedro 1:3-4

Por algunos pensamientos personales adicionales sobre la auténtica fe, por favor mira mi artículo “Explorando la Esperanza Hoy” sobre el tema. En Él nuestro corazón se regocija.

Dra. Peggy Banks// Directora Global

RTM Mujeres de Esperanza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.