Un mejor futuro

Escogiendo la Fe
30 mayo 2024
Oramos por las mujeres en Vietnam
31 mayo 2024

Cuando educas a una mujer, la próxima generación se beneficia. Una mujer bien capacitada es empoderada para ser una mejor mamá, tomar decisiones, construir el estándar de vida de su familia, crear trabajo y cambiar a la sociedad. Cada mujer tiene derecho a una educación. Desafortunadamente, millones de mujeres en Asia no tienen esa oportunidad debido a la pobreza, estigma social, discriminación o falta de recursos.

En Asia del Sur, las niñas corren el riesgo de ser secuestradas, violadas, raptadas o aún asesinadas mientras viajan a la escuela, y no están seguras dentro de la escuela. Como resultado, muchas mujeres dejan la escuela cuando se acercan a la pubertad. Las niñas que viven lejos de la escuela son especialmente vulnerables; Cuanto más tienen que viajar a la escuela, cuanto más remota es la región, el riesgo es mayor.

En el Sur de Asia, muchas mujeres no tienen habilidades, no leen ni escriben, y viven bajo la línea de pobreza. Deben trabajar para ayudar a su familia pero no tienen muchas elecciones de trabajo – las principales ocupaciones como vendedoras de comidas, trabajos en granjas, y como empleadas domésticas con salarios muy bajos. Estas mujeres no saben cómo cuidar de sus familias, o conocer la importancia de la nutrición, higiene y educación de sus hijos.

A través del programa Mujeres de Esperanza, sin embargo, las mujeres rodeadas de muros de desesperanza, temor y pobreza, pueden aprender maneras de derribar esas barreras en la persona de Jesucristo. La Radio permite a millones de mujeres escuchar la Palabra de Dios en el idioma de su corazón. Nuestros equipos ayudan a las mujeres a través de programas de entrenamiento vocacional que equipa a las mujeres con enseñanza en costuras, artesanías y habilidades en agricultura, capacitándolas para generar entradas y mejorar las condiciones de vida. Clases de alfabetización, cuidados de la salud, talleres de información y servicios de consejería también empoderan a las mujeres para tomar decisiones bien informadas para bien de ellas y de sus familias.

Mientras tanto, en el Noreste de Asia, las mujeres tienen muchas oportunidades de educarse. Aún en Mongolia, el nivel de educación de las mujeres es más alto que el de los hombres, sin embargo, aún tienen problemas. A medida que el nivel educacional de las mujeres crece, su percepción del conflicto de género con los hombres en la sociedad llega a ser más fuerte, con las mujeres solteras experimentando el conflicto más grande. Así es que RTM Mujeres de Esperanza en el Norte de Asia quiere ayudar a cada persona a vivir armoniosamente de acuerdo a la voluntad de Dios que creó a los hombres y a las mujeres a su imagen. Queremos animar a las mujeres abrazar los designios de Dios de matrimonio y familia.

Por favor ore para que con la ayuda de Mujeres de Esperanza, las mujeres en Asia puedan superar los desafíos y crear un mejor futuro para ellas mismos, sus familias y comunidades. Que su fe en Jesucristo crezca más fuerte cada día.

Paulina Wulansari

Coordinadora Regional

RTM Mujeres de Esperanza Para Sudeste de Asia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *