Editorial de Junio 2006

Soy única.
29 mayo 2006
La importancia de la sangre
6 junio 2006

Mi querida socia de oración:

En mi útimo viaje por Europa, tuve el gozo de conocer a muchas de las fieles intercesoras de Proyecto Ana. A menudo me decían cuán bendecidas se sentían al orar diariamente usando el calendario de oración de Proyecto Ana. Una querida hermana, socia del grupo de oración de ERF, miembro de TWR en Wetzlar, Alemania, me compartió que debió hacer una decisión conciente para mantenerse en oración con nosotras. Ella nos decía: «Ha sido doloroso sólo leer de los hechos en el Calendario de Oración» «A veces quería darme por vencida, pero luego pensaba en el dolor de ellas…tanto más grande que el mío. Decidí mantenerme en oración aunque me costara dolor y lágrimas».

Otros me preguntaban cómo se elegían y se escribían los pedidos de oración. Esta es la incansable tarea (y a veces dolorosa) de la Coordinadora de Oración del Proyecto Ana, la Sra. Tina Sessoms. Me acuerdo de su temor mientras preparaba el calendario de este mes. Quería estar segura que nuestros hermanos quienes se unen y diligentemente interceden con nosotras, no se sintieran ofendidos al exponer nosotras los males que los hombres despiadados infligen sobre sus mujeres alrededor del mundo. Y es así que nuestro tema real este mes es buscar justicia bíblica a través de la intercesión para reclamar al unísono la liberación de la ESPERANZA de Dios para redimir a los hombres alrededor del mundo. (Yo pienso que ella ha logrado su meta)

Yo siempre insisto en que el archienemigo de las mujeres no es el hombre. Nuestro enemigo es Satanás. La Biblia dice que el mal que enfrentan las mujeres, en muchas culturas desde el seno de su madre y hasta la tumba, es de un orígen espiritual (Génesis 3:15-16). No es mi problema cultural, social ni aún de género. Es simplemente pecado en una de sus más horrorosas formas.
Esto crea una guerra difícil y espiritual. Una guerra que se pelea con armas espirituales, no con enojo y venganza.

¡Preparémonos para la batalla! ¡Pongámonos la armadura de Dios de Efesios 6:10-18!, porque solo entonces estaremos listos para pelear sobre nuestras rodillas, usando el arma más poderosa que Dios nos ha dado para ganar la guerra, LA ORACIÓN.
Obedezcamos la Palabra de Dios y «oren en el Espíritu…con toda oración y súplica…estando alertas…y SIEMPRE orando» V.18.

¡Mientras que la guerra produce dolor, la victoria produce gozo en abundancia!
He reunido algunas cartas como «victorias gozosas» para animarte mientras peleas esta batalla espiritual y oras por la liberación de ESPERANZA y SALAVACIÓN para los hombres en todas partes.

Marly Spieker
Fundadora – Defensora
Proyecto Ana
Radio Trans Mundial

VICTORIA EN JESÚS EN ÁFRICA

“Hay algunas mujeres en nuestra iglesia cuyos esposos no son cristianos. El grupo de oración de Proyecto Ana lo hizo una prioridad para orar por ellos. ¡Hoy ellos son hombres nuevos en Cristo!”

“Cuando los miembros de Proyecto Ana comenzaron el ministerio en la prisión yo estaba a cargo, y no creía que algo o alguien podría cambiar a esos criminales. Pero ahora, he visto testifico que la Palabra de Dios y las oraciones son poderosas y transforman a la gente. Admiro la persistencia y el coraje de las mujeres al invertir en personas que estaban sin esperanza. Su ministerio está verdaderamente haciendo la diferencia en la vida de los prisioneros”

“¡Yo era una alcohólica pero hoy alabo al Señor porque me libertó y también por salvar a mi esposo. ¡Ahora ambos somos cristianos!”

“Me gusta escuchar su programa, aunque está dirigido a las mujeres. Mujeres de Esperanza es muy bueno y muy útil porque aprendo cómo tratar a mi esposa y a mi familia”

VICTORIA EN UCRANIA

“Estoy escuchando su programa, aunque es para mujeres. Estos programas han tocado mi corazón en tal manera que las lágrimas han fluido de mis ojos. Los hombres necesitamos tales programas también”

VICTIORIA EN ALBANIA

“Soy un hombre de 25 años y escucho su programa Mujeres de Esperanza muy a menudo. Como joven que soy pienso que es importante entender el mundo de la mujer y aprender como ser de bendición para ellas…
Cuando por primera vez escuché acerca del Calendario de Oración del Proyecto Ana por la radio fui tan bendecido. Es una gran bendición cuando los hermanos y hermanas oran juntos. Cuando yo oro, sé que físicamente estoy solo en mi habitación, pero espiritualmente puedo sentir que soy parte de un grupo grande”

VICTORIA EN VIETNAM

“Mi esposo a menudo se embriagaba y me golpeaba. Yo me quería morir. Gracias a Dios por cambiar mi alma y darme una vida abundante y feliz. Ahora, mi esposo no me prohíbe ir a la iglesia o escuchar sus programas de radio. A veces los escucha conmigo. Oro por él para que se vuelva también a Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.