La abstinencia

El sexo es un asunto que aparece en la mayoría de las películas, en las novelas de televisión y se canta a través de las letras de las canciones más que nunca. ¿Pero cuantas veces se habla y discute en una manera saludable? Eso es lo que queremos hacer hoy, hablarlo y pensarlo contigo.

Hoy en día los medios de comunicación como toda sociedad tratan al sexo como si fuera algo muy importante y envían constantemente mensajes a los jóvenes de que si no lo practican se pierden de algo.
Ellos presentan al sexo como algo grandioso y dicen que si no lo practican ya están desperdiciando algo y que si lo tienes será maravilloso y vivirás muy feliz después de tener relaciones íntimas con cualquiera.

La relación que tienen los hijos con su familia afecta la manera en que se comportan frente a este tema. Muchas jóvenes que proceden de hogares rotos y no tienen una relación saludable con sus padres buscan atraer la atención de los hombres sobre sí mismas y la encuentran como sea a menudo en una relación sexual.
Algunas tienen madres que no han vivido una relación sexual saludable así que no tienen un buen modelo de cómo actuar y reaccionar frente a este tema.

¿Qué tiene para decir la Biblia? ¿Realmente dice algo?

Sí, la palabra de Dios es bien clara y definida.
Dios creo el sexo, pero él lo creó para el matrimonio. Por esta razón deberíamos esperar hasta casarnos para tener intimidad sexual de cualquier clase.
El sexo fuera del matrimonio es pecado.
Y sabemos que Dios nos ama y estamos seguras que no nos pide que guardemos el sexo para el matrimonio sólo por ser mezquino; esa no es la razón. Él nos manda que sea así para protegernos de ser lastimadas.

¿De qué manera seríamos lastimadas teniendo sexo antes y fuera del matrimonio?

Hay muchas maneras.
Primero, está el peligro de un embarazo indeseado.
Cuando una señorita queda embarazada complica completamente su propia vida y la de sus familiares más cercanos.
Los bebés son adorables, pero requieren muchos cuidados.
Y no son pequeñitos siempre sino que crecen y demandan cada vez más cuidados y gastos. Y si no hay una familia amorosa que apoye y cuide del bebé y de la joven, todo se complica y se producen muchas tristezas y tensiones.
Hay que pensar en la comida, la ropa, la atención médica…

Pensemos acerca de otros peligros por tener sexo fuera del matrimonio. Consiste en adquirir enfermedades y a veces enfermedades graves de otras personas.
Es muy conocida la enfermedad del VIH o Sida.
Pero hay otras también, quizás muchos, y a veces la persona ni se da cuenta. Está el peligro del cáncer cervical la de los Herpes que produce ceguera en los bebés. Están las que producen esterilidad en la mujer en el momento de querer procrear.
Toda mujer quiere ser amada y apreciada.
Algunas sienten como que la única manera de lograrlo es usando sus cuerpos. Se arriesgan, pero… ¿realmente logran lo buscan?
Puede que lo logren en ese momento pero llega a ser un círculo vicioso porque cuando se sienten solas y no amadas se exponen a otra aventura amorosa.

¿Cuál es la mejor manera de saciar esa necesidad de amor? Es confiar a Dios tu vida. Él te ama más de lo que tú imaginas y te provee lo que estás necesitando. Si tu deseo es casarte debes depender del señor y pedirle que Él te ayude a encontrar la persona adecuada que te amará y te protegerá.

¿Qué sucede cuando dos personas que no están casadas tienen sexo?
La relación sexual es algo tan íntimo porque compartes tu cuerpo y es como si tu corazón quedara atado al de la otra persona.
Parte de ti queda con la otra persona. Y si lo haces una y otra vez con diferentes personas ¿qué queda de ti al final? ¿El día que desees realmente casarte podrás ofrecerle al que amas una relación pura y plena?

Algo que te ayudará a mantenerte firme es encontrar una buena iglesia cristiana donde congregarte cada semana.
Trata de escoger tus amistades sabiamente.
Cuando estás con alguien que te atrae, no te quedes con esa persona a solas en tu casa o la de él sino que comparte tu amistad a la vista de otros amigos.
Estarás más protegida de cometer errores si tienes amigos a tu alrededor. Escoge los lugares a donde vas y cuídate de lo que hablas y haces.
Recuerda que Dios nos creó para gozar del contacto físico pero debemos ser cuidadosas en no malograr esos deseos con la persona equivocada y fuera de tiempo.

Algo que el padre y la madre deben recordar:
Es muy importante hablar con los hijos desde pequeños sobre el sexo conforme a lo que según su edad puedan ir comprendiendo.
Existe una gran diferencia con los niños que tienen padres que se interesan en sus vidas y que los cuidan.
Enseña a tus niños lo correcto y explícales porqué.
El hogar debería ser siempre el lugar donde los jovencitos encuentran apoyo y comprensión.
Eso ayudará a su autoestima, aprecio y respeto por la vida al saberse parte de un núcleo de personas que lo aman.

¿Qué podemos decirle a aquellas jovencitas que ya han caído en pecado sexual?
Queremos decirte que tenemos buenas noticias.
Mientras hay vida, nunca es demasiado tarde, Dios quiere darte una segunda oportunidad. Pídele perdón a Dios, Él te perdonará y luego perdónate a ti misma.
Comienza a vivir una nueva vida, decide mantenerte pura hasta el matrimonio. Deja el pasado; ya no lo puedes cambiar, pero sí puedes hacer un cambio de hoy en adelante. Dios quiere restaurar tu pureza. Comienza a construir un nuevo futuro entregando tu vida a Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.