Contacto físico

¿En una escala del uno al diez, como estimarías a tu matrimonio si diez es el punto más alto y uno el más bajo? Aunque estimaras la relación en tu matrimonio en un nivel más bajo que diez, ¡aún hay esperanza!
El escritor Gary Chapman, en su libro “Los cinco lenguajes del amor”, hace la siguiente conclusión: “La gente habla diferentes idiomas o lenguajes de amor emocional. Debemos estar dispuestos a aprender cual es el lenguaje de amor más importante de nuestro cónyuge si queremos ser efectivas en la comunicación del amor”

Hay básicamente cinco maneras en que la gente expresa y entiende el amor emocional. Incluye palabras de afirmación, calidad de tiempo, recibir regalos, actos de servicio y el acercamiento o toque físico. Rara vez un esposo y una esposa tienen el mismo lenguaje del amor emocional. Así que es importante que en una pareja cada uno descubra y conozca el lenguaje de amor de la manera que realmente les satisfaga y llene sus necesidades.

El contacto físico es un medio importante para comunicar el amor en el matrimonio. Algunas maneras de contacto físico son: tomarse de las manos, besarse, abrazos y las relaciones íntimas. Para algunas personas el contacto físico es su principal lenguaje de amor. Sin él se sienten no amados.

Fuimos creados de tal manera que sintamos la necesidad del contacto físico. Hay ciertas partes en nuestro cuerpo que actúa como receptores. Los toques tiernos, caricias, abrazos, traen satisfacción, alegría y seguridad del ser amado y es interpretado por el otro como una expresión de su amor.

El amor no está compuesto solamente de sentimientos y de pensamientos. El hombre no solo tiene alma y espíritu. Tiene un cuerpo. Y es por la voluntad de Dios que el hombre y la mujer son llamados a amarse dentro del cuadro del matrimonio, a amarse con sus cuerpos.
La Biblia nos dice: “…no se nieguen el uno al otro”, dándonos a entender de la necesidad del acercamiento físico en la pareja. Leí una carta en estos días de una joven esposa que nos cuenta: …”Hace diez años que estoy casada. He tratado de ser una buena esposa pero últimamente no se que me está pasando, ya no anhelo estar tan cerca de él. Mi interés se ha desvanecido bastante y trato de llenar mi vida haciendo cosas. Respeto a mi esposo y reconozco que esto no nos está haciendo bien. Pero a veces me fastidio por cosas que nos pasan y me voy alejando físicamente de él”.

Queremos decirte amiga que lo que te pasa no es sólo a ti sino que otros pueden decir lo mismo.
Lamentablemente las cosas no se dan por sí solas, los desgastes vienen a las diferentes áreas de la vida.
Por eso es necesario aprender a vivir con otra persona.
Saber de sus necesidades y qué cosas le trae satisfacción y alegría.

La Biblia dice que tenemos que aprender a ser buenas esposas. ¿Y de quién aprenderemos? De otros que han vivido con éxito y que pueden sernos de ejemplo.
Nos hará bien leer buenos artículos y libros escritos por consejeros cristianos para conocer las necesidades emocionales y físicas de los hombres, así como los hombres antes de casarse deberían aprender acerca de las necesidades espirituales, emocionales y físicas de las mujeres.

Si tienes a tu esposo debes saber que para él es muy importante el acercamiento físico. Toma la decisión de comunicarle tu amor a través de expresiones físicas tiernas y amorosas.
No descuides este aspecto; para él es muy importante. No permitas que salga a buscar caricias e intimidad fuera de tu casa. Hazle sentir importante y amado por ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.