Llegando a ser una esposa con propósito

La Biblia nos cuenta que en el principio, cuando Dios creó al mundo – el sol, la luna, los ríos, los mares, los árboles, las flores, los animales, los peces…El vio todo lo que había hecho y era bueno. Luego de haber creado al hombre, El dijo en Génesis 2:18, “no es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda idónea (adecuada) para él”. Así que, ¿qué hizo Dios?, El hizo a la mujer para que fuera una ayuda adecuada para el hombre. Y luego Dios vio toda su creación y dijo: “Es muy buena”.

Yo no se que te pasa a ti, pero hay días cuando me despierto que no me siento muy bien. ¿Y qué me dices tú? Tal vez hoy no te sientes muy bien. Algunas veces puede ser que pienses que no eres una buena esposa, ni una muy buena madre, ni aún una buena mujer. Y te sientes como si una nube negra te estuviera cubriendo. Tú estás enfrentándote con:
El temor por el futuro,
El fracaso en tus finanzas,
La presión de algún trabajo que realizas,
O el stress de ser exitosa.
Las demandas para vivir cada día pesan sobre tus hombros.

Cada día es como un gran círculo, tratando de ordenar la casa, llevando los hijos a la escuela, yendo al mercado, cocinando para la familia, lavando, limpiando, y por sobre todo eso, ¿debes ser qué?, una buena esposa y una buena madre. Y te preguntas, “¿Cuál es el propósito de mi vida?”, “Aún no se para qué he nacido”. Y en lo profundo de tu ser estás triste, enojada, cansada y frustrada. Te sientes como una fracasada, solo quieres darte por vencida.

Sin embargo te han enseñado a caminar derecha, mirar confiada, sonreír a los problemas. Pero tu te preguntas: ¿Cuál es el sentido de vivir? Déjame preguntarte algo: ¿Cuál es el propósito de tu vida como esposa? Veamos, cuando Dios te creó femenina, para ser una mujer, fuiste elegida para ser la esposa adecuada de tu esposo. Dios no eligió a Maria, a Susana o a Paula, sino que te eligió a ti para ser la esposa que le ayudaría a su esposo a ser el hombre feliz y satisfecho.

Ahora, ¿cómo puedes hacer eso por él? Me gustaría compartir contigo tres maneras de ayudarlo. Primero, por medio de tu vida. Creo que a veces es muy difícil para nuestros esposos amarnos porque somos regañonas, quejosas, testarudas y geniosas. Nosotros queremos controlarlo, ¿no es así? Queremos manipularlo. A veces queremos compararlo con otro hombre – nuestro padre, nuestro vecino o nuestro amigo – quien tiene más educación, más dinero, una mejor casa, un coche más lindo, una mejor posición en el trabajo o en la comunidad en que vivimos. ¿Piensas que cuando haces esto, haces de él un hombre más feliz?

En la Biblia Dios nos muestra lo que El espera de una buena esposa. Permíteme leerte en 1ª de Pedro 3:4, “Esposas, sean sumisas a sus esposos…” y después dice, “…un espíritu afable y apacible…no hay belleza más perdurable ni que agrade más a Dios”.
Por tu vida de sumisión, suavidad, tranquilidad y no por una de luchas, quejas y peleas a tu manera, ayudarás a tu esposo a ser un hombre feliz.

La segunda manera en que puedes ayudar a tu esposo para que sea un hombre satisfecho es tu amor. ¿Qué es el amor?

Amor significa cuidar de alguien, tanto que siempre estás pensando qué es lo mejor para él. Así que pensemos acerca de ésta pregunta:
¿Cómo amas a tu esposo?
Bueno, siendo sensible a sus necesidades,
Apoyándole y animándole.
Estoy segura que q tu esposo le gusta saber que tu le aprecias.
¿Cómo amas a tu esposo?
Confiando en él,
Respetándole.
Dándole el honor, especialmente frente a sus hijos.
El es una persona importante en tu vida. ¡Es un tesoro que has encontrado y querrás cuidarle de por vida!

La tercera manera en la que puedes ayudar a tu esposo para que sea feliz y esté satisfecho es por tu amabilidad. Haz de ti misma una persona tan amorosa que sea fácil amarte. Piensa en esto: ¿Cuál fue la última vez que le diste una pequeña sorpresa?. ¿Una pequeña nota con palabras de amor en su maletín? ¿Un refresco de bienvenida cuando el está a la puerta? ¿Un pequeño regalo cuando no es su cumpleaños? Tal vez pienses que ya estás casada por más de cinco años y que éstas cosas románticas son solo para las parejas de recién casados, o puede ser que te sientes como que has fracasado demasiadas veces antes, como esposa y que no tienes las suficientes energías para hacer el esfuerzo nunca más.

Mi querida amiga, me gustaría que supieras que no lo tienes que hacer sola. El Dios que ha creado los cielos y al tierra, el Dios que te creó a ti, una mujer, está pronto para ayudarte, para hacerte una amante y amorosa esposa. En el libro de los Prov. 31:10 y 12, Dios dice, “Una excelente esposa, ¿quién la encontrará? Porque su valor sobrepasa a las joyas preciosas. Ella da a su esposo bien y no mal, todos los días de su vida”.
Dios puede y te ayudará a ser esa excelente esposa si tu solo se lo pides. Así que te invito a hacer conmigo esta oración:
“Querido Padre Dios, tu puedes ver la soledad, el vacío y la falta de propósito en mi vida. Yo te agradezco que hoy me hayas mostrado que mi vida como esposa puede ser diferente. Yo se que tu puedes ayudarme a ser una nueva persona en Jesucristo y puedes darme un nuevo corazón y una mente nueva. Quiero ser una ayuda y no un estorbo para mi esposo. Por favor perdona mi orgullo y mi pasado. Hazme una mujer con propósito y que a través de mi vida, mi amor y amabilidad mi esposo esté feliz y satisfecho. En el Nombre de Jesús. Amén.

3 Comentarios

  1. Ingrid dice:

    Excelente, my agradeceida de este articulo el leerlo me ha motivado a ser una esposa con proposito.
    Dios le bendiga por esto!!!

  2. hirlena romero dice:

    gracias por los consejo la verdad es que quiero ser una buena esposa

  3. azucena estevez rafael dice:

    Dios bendiga sus vidas con estos comentarios son de bendicion y de reflexion para los matrimonios, esperando mas platicas, para una buena relacion con la pareja. que Dios los colme de bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.