Editorial Enero 2007

Baja autoestima
2 enero 2007
Aumento del turismo sexual de menores en Kenia
3 enero 2007

Queridas intercesoras:

Gracias por vuestras oraciones, tiempo y amor. Gracias por ser parte de la poderosa ola de oración del Proyecto Ana alrededor de este planeta. Dios está sanando a miles de mujeres quebrantadas de corazón a través de la oración y el ministerio de radio de Proyecto Ana.
Pueda El respondernos mientras trabajamos en oración a favor del niño no nacido y su madre; durante el mes de Enero.

El profeta Joel escribió acerca de una visión del Valle de Josafat, o «Valle de la Decisión». Estas palabras me recuerdan otro valle lleno de mujeres de todas las naciones que enfrentan una terrible decisión: mantener a sus bebés o abortarlos.
En todo el mundo está condenado matar y no solo en el código de la ley Judeo – Cristiana (No matarás). Y sin embargo, las madres post-modernas encaprichadas con el materialismo, están valorando la carrera, el dinero y la conveniencia por sobre la vida de sus bebés. Un poderoso río de egoísmo y un mal sin reservas está trayendo una corriente de destrucción sobre la sociedad humana. Ellas crecen en la mentira que las mujeres tienen el «derecho de elegir». Por esta razón, se matan 52 millones de bebés cada año formando otro río – uno de sangre inocente que inunda las naciones. Es una contradicción…»el lugar más peligroso para que un hijo esté hoy día, es en el seno de su madre».
El aborto no sólo es un tema de derechos humanos, está en contra de un derecho básico a la vida de todos los seres humanos.
El aborto es un problema espiritual profundamente arraigado. Aún cuando los gobernantes lo racionalicen o lo legalicen, aún así está en contra de la ley de Dios y victimiza a la madre y al hijo.

Oremos fervientemente por las madres con problemas mentales y físicos después del aborto, con esterilidad y un dolor agonizante interior y depresión, ansiedad, sufrimiento y culpa.

Joel también dijo: «El día del Señor está cerca en el Valle de la Decisión» (Joel 3:14). Millones están «eligiendo» la muerte ahora. Especialmente en estos tiempos en que celebramos el nacimiento de UNO que dio su vida para salvarnos, oremos para que elijan la vida. Comencemos este nuevo año dedicándonos de nuevo para salvarles a ellas y a sus bebés de las manos de Satanás con nuestras oraciones y acciones.

Proyecto Ana es un pequeño arroyo de Agua de Vida de Jesús, corriendo en 34 idiomas. Es la alternativa de Dios – un poderoso río de sanidad, gozo, hermosura y ánimo. Gracias por orar y trabajar con nosotros porque «el Día del Señor está cerca», no solo para estas madres, sino también para nosotras (¡quizás más cerca de lo que pensamos!).

Con gratitud
Marli Spieker
Fundandora
Proyecto Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.