Hora de buscar a Dios

Es interesante leer o escuchar historias acerca de coleccionistas; conozco algunos de ellos y los admiro por la dedicación y el empeño en juntar su objeto predilecto. El mismo objeto pero de diferentes tamaños, formas, épocas, colores y demás. Y llenan su casa, las paredes, los estantes, todo rincón con eso que por alguna razón les atrae. Uno de ellos colecciona relojes. Los tiene de todos los tamaños, modelos, colores y épocas. No es que esté obsesionado por saber la hora, simplemente ama los relojes.

Tiene sencillos y de lujo, de pared, de bolsillo, de mesa, de muñeca y los puedes ver por todos lados de su casa. Le pregunté; ¿Tienes suficientes relojes ahora? “Oh sí, no necesito más “…Pero, haciendo una pausa dijo: “Bueno…siempre hay lugar para otro…
Como puedes ver este hombre ama los relojes.

Algunas personas sin ser coleccionistas poseen varios relojes. Yo tengo más de uno en casa pero sólo uno que uso en mi muñeca. Lo uso cada día, lo necesito y es muy práctico para mí, me dice qué hora es y me ayuda a controlar mi tiempo en los quehaceres y responsabilidades diarios y me ayuda a no llegar tarde a mis compromisos. Sin embargo hay algo que mi reloj no me puede indicar y es el tiempo que me queda para vivir. Si te preguntara ¿Sabes en qué tiempo estás viviendo?, ¿Sabrías responderme?
Hay algo que todas sabemos con certeza; y es que no vamos a vivir por siempre en esta tierra. Va a llegar el día que partiremos, que diremos adiós. Es un tema difícil de hablar pero es necesario. Algunas personas moriremos de ancianos, otras de alguna enfermedad y aún otros de jóvenes y aún niños.

La Biblia en el libro de Eclesiastés (3:1-2) nos dice algo muy interesante a tener en cuenta: “Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora, tiempo de nacer y tiempo de morir…” El hecho es que nosotros no tenemos ni idea cuándo vamos a morir. (Ecc9:12) La Biblia continúa diciendo: “Ahora bien, el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en el lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.” Subrayo esta frase: “cae de repente sobre ellos”. Como no sabemos cuándo vamos a morir debemos estar siempre listas. ¿Lo estás tú?
Quizás te preguntes, ¿cómo puede uno estar listo para morir?
Algunas personas no tienen interés en prepararse porque creen que cuando mueran, todo se terminará. No creen en la Vida Eterna y por tanto no se ocupan de pensar en ese tema. Otros creen que cuando mueren su alma se traslada a otra forma de vida física. Y están aquellos que creen que la vida eterna será una recompensa por las muchas cosas buenas que han hecho en la vida.
La Biblia tiene mucho para decir acerca de la muerte. En el Evangelio de Juan Cap.3:16-18 dice:
“De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga Vida Eterna” La Biblia nos está diciendo que la única manera de tener vida eterna es creyendo en Jesucristo. En Hebreos 9:27 leemos una declaración muy importante en cuanto a la vida después de ésta vida. Escucha: “Está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio” Aquí aprendemos dos cosas: Que morimos una vez y después de la muerte seremos juzgados. (Y en Heb.12:23) La Biblia nos enseña que Dios es Juez de todo. Su juicio es justo y es el que vale.

Todos en algún momento moriremos. Te pregunto: ¿Estarás lista para cuando ese día llegue? La Biblia nos dice “Hoy es el día de Salvación” ya que no sabemos cuando nos tocará debemos tomar las precauciones. La Biblia dice:”HOY”. Si crees en Cristo Jesús como tu Salvador que murió en la cruz por tus pecados serás salva y gozarás de la Vida Eterna con Dios. No dejes pasar ni un día más decide recibir y seguir a Cristo ahora mismo. No lo dejes para mañana, podría ser demasiado tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.