Tiempo para estudiar

Querida hija,
¡Te felicito por los resultados de tu examen! ¡Tu duro trabajo ha sido recompensado!. Ahora mientras decides que carrera seguir, ¿no estás contenta de tener varias opciones para elegir? ¿Recuerdas cuando yo te regañaba para que estudies porque iba a ser para tu bien?

Debido a tu empeño y duro trabajo en estudiar durante estos años pasados es que ahora tienes el privilegio de poder escoger el curso que quieras seguir y en qué Universidad. Tienes el puntaje necesario para poder hacerlo. ¿No te hace sentir feliz? Puedes suspirar de alivio o más bien soy yo quien suspira de alivio.

Yo se que fue una terrible lucha tratar de balancear el tiempo que usaste para estudiar, las actividades extracurriculares y tu vida de sociabilidad. Fue una continua preocupación que no pasaras suficiente tiempo estudiando. Algo que te ayudó mucho es que te entregaste de lleno dos meses antes de los exámenes.

Cuando una persona pasa bien los exámenes, muestra también determinación, perseverancia, buen manejo del tiempo y disciplina. Estas cualidades son las mismas que los empleadores buscan en sus empleados.

Puede ser que te cuestiones por qué tienes que aprender ciertas materias en la escuela que parecieran no ser relevantes para tu futura carrera. Eso me preguntaba yo también cuando era estudiante. Pero ahora me doy cuenta que si no hubiera aprendido a multiplicar los números en la escuela primaria, no podría contar el dinero para pagar mis cuentas y las tuyas, o escribir los cheques. Así que no subestimes aquellas cosas que parecen irrelevantes y que te obligan a aprender.

Puede ser que haya materias que no te guste estudiar pero eso no significa que no debas hacerlo bien. Solo necesitarás más tiempo y esfuerzo. A veces al profundizar en ellas, llegan a gustarte como las demás. No te desanimes ni te dejes estar, dedícale tiempo y lo lograrás. Quizá tengas que hacer un gran esfuerzo de tu voluntad, no te des por vencida, cuando pasen los años seguramente vas a estar agradecida de haberlo intentado.

Es importante conocerte a ti misma. Cuáles son tus límites, las horas del día que te resultan más provechosas para estudiar y cuánto necesitas dedicarle para comprender una materia. Si eres lenta pon un esfuerzo extra. Debes poner atención en los puntos más importantes y tratar de descubrir cuales podrían ser las preguntas que el profesor haría.
Al preparar los exámenes aprendes a ampliar tu mente. Puede ser que olvides el contenido de las materias luego de los exámenes, pero lo que has ganado es destreza y habilidad para apuntar a una meta. Estas son habilidades que no puedes perder. Las vas a necesitar cuando estés más adelante desarrollando una tarea.

Ahora que cursarás la Universidad tendrás más exámenes por delante. Yo se que es una época de estar un poco sola. Pero es algo que debes hacer por ti misma y requiere disciplina. Esfuérzate y se valiente.

Te ama,
Tu mamá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.