Nuestro Dios no cambia

foto_arbol

Hoy estamos hablando acerca del cambio…como algo normal y necesario en nuestras vidas. Piensa por ejemplo en los árboles que Dios creó cómo cambian según la estación. En verano puedes verles plenos de hojas…en otoño se secan y se caen…y en primavera vuelve a comenzar el proceso de los brotes nuevos hasta florecer. Es el plan de Dios para la naturaleza.

Nuestras vidas también cambian, es el plan de Dios para nosotras, pero a veces no estamos contentas con los cambios porque seguramente nos estresan y nos atemorizan.
Tememos a lo desconocido. En un mundo que todo cambia y pasa- hay alguien que no cambia. Alguien en quien podemos confiar y de quien podemos depender completamente y ese alguien es Dios.

Las personas tienen diferentes ideas de Dios. Hoy me gustaría compartir lo que yo sé de Dios y acerca de mi relación con El. ¿Sabías que es posible tener una relación personal con Dios? Dios es Espíritu y está en todas partes y El quiere relacionarse con nosotras como un amigo maravilloso y que no cambia. A través del Espíritu Santo El quiere vivir en nuestra vida. Una manera de aprender quién es Dios es leyendo La Biblia, Su Santa Palabra. No lo vemos porque es Espíritu pero lo sentimos y lo vivimos cada día. El no es una figura de piedra o de madera. Tampoco es de carne y huesos como nosotros pero existe y es real y es eterno.

Algo más que he aprendido es que Dios es bueno y desea lo mejor para sus hijos.
Hay personas que se preguntan: «Si Dios es tan bueno y tan maravilloso por qué debo enfrentar tanto sufrimiento en mi vida?» Vivimos en un mundo imperfecto y lleno de dolor porque el ser humano se ha alejado del cuidado de Dios y ha escogido vivir a su manera no respetando las reglas del Creador para nuestras vidas y nuestro mundo.
Pero para los que confiamos en El la Biblia nos dice en el Salmo 46:10 «Estad quietos y conoced que yo soy Dios», a su tiempo el Señor hará la obra en nosotros.

Otra característica del Señor: Dios es misericordioso y fiel. El nunca deja de amarnos. Cuando nos vio perdidos y sin rumbo mandó a Su Hijo a morir en la Cruz. La Biblia nos dice que Jesús es la exacta imagen de Dios el Padre, por esta razón El tampoco cambia. Jesús es el mismo, ayer, hoy y por los siglos. (Hebreos 13:8). El vino a la tierra para dar Su vida por ti y por mi. ¡El murió por nuestros pecados! Es nuestro mejor amigo…el regalo perfecto que nuestro Padre Celestial pudiera darnos. Lo mejor que tú y yo podemos darle en agradecimiento es nuestra propia vida.

Cuando le confiamos nuestra vida a Jesús y aprendemos más acerca de quien es El y Su Padre, comenzaremos a gozar de Su paz y de Su fortaleza para enfrentar la vida y sus vicisitudes. La Biblia nos enseña que Dios tiene un plan perfecto para cada una de sus hijas y cuando le obedecemos El está en control de todo lo que nos sucede. Debemos confiar y gozar de su paz.

Piensa en esto: ¡Dios no cambia!- ¡Nunca! Siempre es fiel, siempre el mismo Dios (Malaquías 3:6). Y la Biblia nos dice mucho más acerca de El. El es verdadero y fiel. Esto es maravilloso al hablar de Dios!!, porque nosotras sí cambiamos, porque somos imperfectas y limitadas. Tu familia, tus amigas puede ser que cambien …pero no el Señor.

Querida amiga, hoy te invito que confíes tu vida a Dios. Recibe a Jesucristo en tu corazón y en tu mente y El estará contigo para siempre. Si haces esto sinceramente tu vida cambiará porque el Señor será tu ayudador, tu libertador y enfrentarás tu diario vivir de otra manera. Ya no estarás sola, el poder de Dios estará en ti cuando lleguen los cambios y quieran atemorizarte.

Oremos:
Señor Jesús, Gracias te doy porque tú eres Dios, Eres el mismo hoy, ayer y por los siglos. Puedo confiar en tu fuerza y en tu poder para enfrentar cualquier cambio y circunstancia que me toque vivir. Mi esperanza está puesta en ti. Amén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.