Salmo 121

Estrés matrimonial dificulta recuperación de cáncer de mama
27 enero 2009
Viviendo en un matrimonio díficil
4 febrero 2009

«Alzaré mis ojos a los montes.
¿De dónde vendrá mi ayuda?
¡Mi ayuda viene del Señor
Que hizo los cielos y la tierra!
No permitirá que tu pie resbale
Ni se dormirá el que te guarda.
El Señor es tu guardador
El Señor es tu sombra a tu mano derecha
El sol no te fatigará de día
Ni la luna de noche.
El Señor te guardará de todo mal.
El guardará tu alma.
El Señor guardará tu salida y tu entrada
Desde ahora y para siempre.

¡Señor esperamos tu ayuda!
Tu prometes guardarnos del mal.
Ten misericordia de nosotros.
Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *