Cuidado del moribundo

Nuestra amiga Maureen  trabajó como Nurse por unos 50 años, veinte de los cuales los dedicó al cuidado de personas enfrentando la etapa terminal de sus vidas en un centro de cuidados intensivos. Estaremos compartiendo en Las Lecciones Para la Vida- lo que ella aprendió durante tantos años junto a personas moribundas.

Hemos escogido para esta semana, un tema del cual no se acostumbra hablar demasiado en nuestras ruedas de amigas por lo difícil que es.

Como nos dijo y subrayó la señora Maureen… “debemos poner a un lado nuestro propio dolor y tristeza y cuidar de las necesidades de la persona que está enfrentando la muerte. A veces debe ser muy difícil de lograr.

Supongo que no es fácil de hacer. Ahora… te preguntarás, ¿Cómo podemos saber cuáles son sus necesidades reales… especialmente si no las puede decir?

 

Primero que nada debes estar segura que la persona esté cómoda. Recurre a las almohadas y rollos con toallas para poner bajo sus brazos y piernas para que descanse. Pon atención si el cuarto o lugar donde se encuentra el paciente está lo suficientemente caliente o fresco

 

Es importante que la cama sea cómoda ya que debe permanecer allí muchas horas o todo el tiempo por lo general; y lo que come o bebe también es importante. Al estar junto al enfermo, uno aprende a descubrir qué cosas le hacen sentir más cómodo. Ya sea materiales, físicas o de otra índole, como por ejemplo… tener una suave música…

 

Cuando una persona pasa la mayor parte del tiempo en cama o todo el tiempo, tendrá otras necesidades de las cuales deberás tener cuidado.

Por ejemplo necesita cuidados de higiene general. Un suave lavado de todo el cuerpo es importante, cepillado de sus dientes y lavado y peinado regular de su cabello. Necesitarás la ayuda de otra persona al cambiarle las ropas o las sábanas de la cama.

Un masaje con algún aceite  le ayudará a sentirse cómodo y le estimulará la circulación. Es esencial mover a la persona varias veces al día para prevenir que se sienta… y mantenerla libre de llagas de la cama.

 

Algo importante es animar al enfermo para que camine todo lo que sea posible. Sentarlo en una silla, pasearlo… son cosas que le alegrarán.

Si la persona desarrolla llagas u otras heridas en el cuerpo debes lavar las heridas con agua limpia, ligeramente salada y cubrir con vendas o gasas limpias o con sábanas que has secado al sol. Las vendas deberán ser cambiadas cada día y si es diabético quizás necesitas tener más cuidados.

Cada día al quitarle las vendas en lo posible debes quemar las vendas usadas y lavar las sábanas con jabón y secarlas al sol. El enfermo nunca debe estar en una cama mojada.

 

Debes tener mucho cuidado con la higiene de tus manos. Lávalas con jabón y agua antes y después de tocar al enfermo. De esta manera tú no le pasarás gérmenes al enfermo, ni el enfermo a ti. Si sabes que la persona tiene una enfermedad contagiosa usa guantes descartables cada vez que necesites atenderle.

 

Podemos referirnos ahora acerca de la comida y qué deberíamos darle.

¿Sabes una cosa? Cuando la persona está muy enferma pierde el interés por la comida. Por tanto debemos tratar de animarle a comer pequeñas cantidades de la misma o de aquellas que realmente desea y está interesada. Por ejemplo; seis pequeñas comidas al día sería mejor que tres grandes comidas. Los alimentos deben ser suaves y nutritivos. Ofrécele mucho líquido como ser, agua, té, sopa, leche, jugos de fruta… pero asegúrate que lo caliente, no esté demasiado caliente.

 

Y algo a tener en cuenta es que no debes preocuparte demasiado si no desea comer mucho… y si le ves perder peso. Eso sucede…

Creo que más importante será que no sufra, por tanto hablemos un poco del dolor que pueda tener. No todos los enfermos terminales sufren de grandes dolores y si los tiene deberás recurrir a los calmantes que recomiende el doctor. Cada persona enferma tiene diferentes necesidades así que habrá que descubrir qué es lo que le hace sentirse mejor. Por ejemplo: un masaje suave, un paño fresco en la frente, o un cambio de posición. Algunas hierbas aromáticas para que el ambiente huela bien.

Algunos medicamentos causan constipación así que deberás darle más líquidos y fruta fresca que le hará sentirse más aliviado.

Por todo lo que venimos diciendo ya ves que no es para nada una tarea fácil de llevar a cabo.

Y por lo general no es posible que lo haga una sola persona. Si además necesitas realizar  toda la tarea del hogar deberás buscar ayuda. Puede ser algún otro familiar o una amiga que pueda darte una mano algunas horas del día o la noche.

Nunca rehúses la ayuda que alguien te ofrece, día a día se irán agotando tus fuerzas también.

Nos referimos a la necesidad de cuidarnos a nosotras mismas además de cuidar del enfermo. A veces son enfermedades que llevan mucho tiempo y si no te cuidas corres el riesgo de quedar exhausta y el peligro de enfermar también. La persona que cuida a un enfermo necesita poder dormir unas horas para descansar o poder salir a tomar un poco de aire y cambiar de actividad.

No debes enojarte o alarmarte si el enfermo llora; es una manera natural de encontrar alivio al dolor  o al sufrimiento que está soportando.

Puede servir si escucha música, mira fotos, o escucha historias de los buenos tiempos de su vida. Quizás disfrute de cosas sencillas de la naturaleza, como las flores, las plantas o una suave brisa.

Y todos necesitamos compañerismo…

         amigos para conversar

         alguien que le lea un libro o simplemente se siente a su lado

         alguien que guste contar alguna historia. A veces el enfermo se siente muy débil para conversar pero le hace bien estar acompañado y escuchar a otros hablar.

Los enfermos terminales duermen mucho y especialmente si son ancianos.

Debes cuidar de cambiarles de posición de vez en cuando para que se sientan más confortables y no se formen llagas.

Como ya hemos dicho, busca ayuda entre tus familiares o amigas para que te den una mano en el cuidado del paciente. Es importante no enfermarte tú también.

4 Comentarios

  1. Evangelina Santana dice:

    Gracias por esta publicacion’me senti muy identificada con ella,muchas veces a lo largo de mi vida me ha tocaco cuidar enfermos terminales,se lo dificil y DOLOROSO que es entre otros cuide de mi suegra, mi esposo,mi nietita,mi madre Que tiempos tan tristes!!!son muy buenos estos consejos porque cuando a uno le toca por primera vez no sabe que hacer se que Dios siempre esta pero muchas veces uno no lo siente,tal vez el mismo sufrimiento,no te deja verlo o escucharlo.En la actualidad estoy visitando a una compatriota que hace 7 a~os esta postrada con Distrofia muscular,ya es alimentada con un medicamento por via intravenosa,ha perdido todo movimiento y aun su voz,solo mueve sus ojitos,yo solo voy y me siento a su lado,hace unos dias oramos y acepto a JESUS,me siento muy limitada porque sus familares son incredulos y no puedo hablar con libertad,ella le encanta que le hablen y le cuenten cosas,yo me siento muy triste cuando me habla y no le entiendo,su mente esta comletamente lucida y que ansias de vivir tiene!!!!!por favor oren por ella y su familia.Gracias y Dios les bendiga.

  2. Miguel Rolong dice:

    Excelente. Sé que me será de gran ayuda

  3. Ana Isabel perez dice:

    Grasias por aclararme muchas dudas en estos momentos estoy cuidando a mi mamá que tiene 92 años y tiene una discapasidad motora yo me siento sola sin nadie que me pueda ayudar con ella y es fuerte abeses entro en deprecion pero busco fuerzas en mi señor Jesucristo y me siento renovada de nuevo ha si es que he podido yebar esta lucha adelante se que Dios no pone cargas que uno no pueda yebar Grasias por que me has orientado mucho de como debe ser mi cuidado con e ya Grasias

  4. Silvia dice:

    Son momentos difíciles que nos ponen a prueba, y de los cuales no podemos huir, que buenos consejos, y me siento identificada con los comentarios, a tener fe y paciencia para brindar el amor incondicional con los que debemos cuidar , gracias !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.