Editorial Julio 2011

Querida amiga de oración:

Necesito tu ayuda hoy para el avance de un ministerio muy especial. Sólo por la gracia de Dios podemos

siempre sobrellevar los casi insuperables obstáculos de alcanzar los muchos millones de mujeres aún

escondidas bajo el negro velo.

Hace más de 13 años en Singapur, en un día extremadamente caliente, ella estaba de pie ante mi, cubierta

con un velo negro de pies a cabeza, mientras que su esposo, junto a ella, vestía una fresca y confortable

camisa de algodón de mangas cortas. Aún ni sus ojos pude ver. Esa escena se grabó por siempre en mi mente

y fue el momento decisivo más grande en mi vida. Fue uno de esos momentos de Dios en nuestras vidas

cuando Su voz es tan fuerte y Su llamado tan fuerte que sólo podemos confiar y obedecerlo. “Marli, ¿ves

ese velo negro? No sólo está sobre su cabeza, está sobre su mente, su espíritu, su familia – todo lo que se

relaciona con ella está vestido de oscuridad.”

Ese fue el momento cuando Proyecto Ana nació en mi corazón. Yo me rendí al llamado de Dios de sacar a

las mujeres de su oscuridad donde el mal y las indignidades se cometen contra ellas en cualquier cultura,

clase social y persuasión religiosa.

A la mayoría de las mujeres árabes se les enseña desde temprana edad que las personas de sexo femenino

son deficientes en inteligencia y espiritualidad. ¡La mayoría de ellas viven detrás de muros de opresión,

segregadas en su propio hogar y mantenidas como una perpetua minoría! El mero pensamiento de este

desproporcionado sufrimiento me ha mantenido preguntándole a Dios por una manera de alcanzarlas y sanar

sus heridas. Han sido 13 largos años, pero el tiempo nos ha llegado para irrumpir a través de las barreras y

transmitir los programas Mujeres de Esperanza en los idiomas árabe y turco. ¿Quieres unirte a mí para cubrir

este ministerio con oración?

Cuando vemos un suelo inflamado de visión y disposición en el ministerio de Proyecto Ana, necesitamos

de tu esfuerzo en ferviente oración para que el Señor abra las puertas para el entrenamiento, producción y

transmisión de programas que ministrarán muy específicamente a esta nueva audiencia. Aunque el Medio

Oriente espera por una nueva fase de apertura y libertad, muchas señales indican que la oposición podría

suceder y llevar a las mujeres bajo una esclavitud más extrema.

Necesitamos redimir el tiempo e interceder con todo el fervor de nuestros corazones para que la luz del

evangelio penetre aquella oscuridad.

Gracias por orar conmigo.

Marli Spieker

Fundadora-Directora Del Ministerio Global

Proyecto Ana

1 Comentario

  1. Luz dice:

    Queridas Hermanas que Dios les continue Bendiciendo su Gran Ministerio Radial, es de mucha bendicion para mi vida y creo que no solo para la mia sino para todo el que las escucha.
    Escucho su programa en Aruba por medio de Radio transmundial de Boneiro, y esta mañana estaba escuchando Mujeres de Esperanza y cuando estaban dando la formula del yogurt que se procesa en casa, no pude escribir la formula. Me la podrian enviar a mi Correo?. Les Agradeceria Mucho.
    Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.