Parábola de la Gran Fiesta

La Malaria
8 octubre 2012
10 de Octubre
10 octubre 2012

 

Queremos relatarte una historia que contó Jesús y quedó registrada enla Biblia. Setrata de una gran fiesta.

A Jesús le gustaba hablar a las personas por medio de historias. Como sabes, Él vivió en este mundo hace ya más de 2000 años. Fue un excelente maestro y a menudo hablaba a la gente acerca de Dios y de su Reino y de cómo deberían comportarse las personas. Usaba mucho las parábolas que eran historias con propósito.

Un día Jesús fue invitado a una cena por un importante líder religioso. Durante la comida, otro huésped dijo: “Dichoso aquel que se siente en la fiesta del Reino de Dios a comer pan.” Él estaba hablando de su esperanza que un día Dios dirigiría todo el mundo. Entonces todo sería hermoso y tendrían una posición especial de honor en el Reinode Dios. Jesúsles contó la siguiente historia que puedes leer en el Evangelio de Lucas capítulo 14 (15-24).

 

 “Un día, un hombre hizo un gran banquete e invitó a muchos. Cerca de la hora del banquete envió a su siervo para recordar a sus invitados: “Vengan, todo está listo” Pero uno tras otro comenzaron a dar excusas. El primero dijo al sirviente: “He comprado un campo y necesito salir a verlo”: te ruego que me disculpes. El otro dijo: “He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos.” Te ruego que me disculpes. El otro dijo: “Acabo de casarme y por tanto no puedo ir.” El siervo volvió y contó todo esto a su patrón. Entonces se enojó el dueño de casa y dijo a su siervo: “Vé pronto a las plazas y a las calles de la ciudad,  y trae acá a los pobres, a los mancos, a los ciegos y a los cojos. Luego volvió el siervo y dijo: “Señor, se ha hecho lo que mandaste y aún queda lugar.” El señor dijo al siervo: Ve por los caminos y por los callejones y exígeles que entren para que mi casa se llene. Pues te digo que ninguno de aquellos hombres que fueron invitados gustará de mi banquete.”

 

Así terminó la historia que Jesús contó. ¿Qué piensas, cual fue el propósito de contarla?

Quizás pienses: – ¡Qué rudos han sido esos invitados! Ninguno de los tres ha mostrado respeto por el dueño de casa. No le han comunicado antes que no irían.

 

Imagínate toda la comida que tendría preparada. Era un banquete- Estaría deliciosa y recién salida del horno, con un aroma atrapante. ¿Y qué me dices de sus excusas? Ellos mencionaron la compra de terrenos, bueyes y recién casados? ¿Serían ésas, buenas razones?

 

Pero yo no pienso que ese era el propósito realde la historia. Jesúsestaba hablando de “la fiesta en el Reinode Dios.” Jesúsmás de una vez mencionó que el Reino de los Cielos ya había llegado, porque Él estaba allí, presente.

Esta gente religiosa a quién el dueño de casa invitó para el banquete creían de sí mismos como personas muy importantes y que merecían estar en el banquete del Reino de los Cielos, pero a través de este relato vamos a ver algo diferente que quería enseñar Jesús. El pueblo de Jesús, que eran los judíos, habían enseñado mucho acerca de Dios, pero no todos respondieron de la mejor manera al Señor.

En tiempos pasados muchos de ellos adoraron ídolos. En otros tiempos adoraban en palabras y ceremonias, pero en realidad, no seguían sus caminos. No habían mostrado justicia y misericordia (Miqueas 6:8), ni habían divulgado el mensaje de Dios a otras tribus y naciones en el mundo. Algunos estaban orgullosos de su “religión” pero lejos de Dios en sus corazones. (Mateo 15:8)

 

Creo que ellos eran personas como nosotros que cometemos muchos errores y a veces los mismos que cometían ellos; ¿no te parece?

Sabes, “la religión” no es lo que te pone en buena relación con Dios. El haber nacido en cierto país o familia no hace la diferencia en estos temas espirituales. Dios nos hace una invitación a todos. Él quiere que todos sepamos de Su amor para nuestras vidas. Quiere perdonarnos a todos por los errores que cometemos. Quiere darnos el poder para que vivamos buenas vidas, para que estemos cerca de Él.

 

Hay unas palabras en la Biblia que nos hablan de eso. Dicen así: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a SU Hijo Unigénito, para que todo aquél que en Él crea no se pierda más tengavida eterna.” Juan3:16.

Así entonces, ¿qué necesitamos para aceptar la invitación de Dios? ¿Qué nos enseña la Biblia?

Hemos leído que – todo aquél que pone su confianza en Jesús, no perece sino que tiene vida eterna.

Puedes confiar en Jesús porque Él ha prometido perdonar y limpiar de todo pecado. Puedes confiar en Dios porque Él mantiene sus promesas y puedes confiar que te mostrará una mejor manera de vivir (1ª. DeJuan 1:9) y sobre todo que te dará la bienvenida a Su Reino Celestial, a su eterna mansión.

 

Como en la historia del gran banquete, Dios invita a todos a participar. ¿Todos le dicen SÍ a Dios? No, por supuesto que no;  presentan excusas, diferentes excusas.

Creo que algunas personas son como las de la historia, ellas dicen que están demasiado ocupadas con sus trabajos, sus negocios, o su familia, para pensar acerca de lo que dice Dios. Algunos otros dicen: “Oh, yo tengo mi propia religión”, o “yo pienso que soy lo suficientemente bueno y no necesito a Dios”

 

O están aquellos que piensan que no son lo suficientemente buenos para Dios, que son tan malos e insignificantes, que no merecen ser amados. Como ves, las personas tienen toda clase de excusas. ¿Qué acerca de ti, pones excusas también?

 

La invitación de Dios está abierta para todos, para ti también. Recuerdas en la historia de Jesús, el sirviente salió a buscar a otras personas para la fiesta. ¿Qué quiso decir Jesús con esto?

Todos somos especialmente invitados por Dios, ricos, pobres, intelectuales, iletrados, enfermos y sanos, todos tenemos lugar en el corazón de Dios. Dios nos ama a cada uno en particular.

Cuando Jesús iba a dejar físicamente este mundo, Él dio un mandato a sus seguidores demostrando que quería que todas las personas supieran de Su amor y de Su salvación. Escucha lo que pidió a los discípulos: “Por tanto vayan y hagan discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que yo les he mandado; Y he aquí yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.

Amiga, si crees en Jesús como tu Salvador y Señor serás una de las que participen en esa gloriosa fiesta que está preparando Jesús para recibirnos allí en el Cielo para vivir eternamente con Él. Espero que no seas de los que ponen excusas sino una que pone toda su confianza en el Señor. No desaproveches esta oportunidad de entregarle tu vida y tu futuro a Jesucristo. Toma una decisión hoy mismo.

2 Comments

  1. Samuel Carreño dice:

    Es el momento para meditar y ver en qué situación estamos, somos cristianos pacimos cómodos en el lugar que nos encontramos y no ver en profundidad lo que Dios quiere de nosotros, siempre cuando el nos quiere usar para que honremos su nombre ahí están todas las esclusas posibles para no hacerlo, yo me considero uno de ellos por lo que esta cita bíblica me ha tocado, reconozco que he sido un Cristiano pasivo y que aún siendo testigo del poder de Dios no he sabido llevar una vida dedicada a Dios como el quiere pues me he sentido inferior,no capacitado porque he confiado en mis propias fuerzas y no en las que el nos puede dar, gracias por dejar hacer este humilde comentario Dios les bendiga.

  2. Anónimo dice:

    Deseo. Ser mejor..y no. Puedo..mi interior es un volcán con fuego de Dios.q. Quiere explotar.y no me siento capacitado…..muchos. Mensajes. Me. Son revelados en. Profundidad y sólo quedan hay. Cualquier ayuda me. Aria bien. Cl 986611275

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.