4 de Enero

Los cristianos que pidan a sus pastores y líderes de la iglesia que sean responsables por la manera que tratan a sus esposas e hijos. «Es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospitalario, apto para enseñar, no dado al vino, no violento, sino amable, no contencioso ni amante del dinero» (1ª. Timoteo 3:2-3).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.