Consecuencias del pecado

Hemos hablado acerca de diferentes razones por las cuales podemos tener dolor en el pecho y muchas de ellas se deben a cosas que hacemos nosotras mismas. Por ejemplo; ingerir comidas picantes o muy condimentadas antes de ir a la cama, estar en una misma posición por mucho tiempo como un largo viaje durante horas,  vivir situaciones de mucho estrés o comer comidas con demasiado  aceite o grasa!

Si, todo lo que hacemos tiene sus consecuencias. A menudo hacemos cosas sin pensar acerca de lo que sucederá más tarde como resultado de eso. A veces las consecuencias se notan enseguida, como el ardor en el esófago después de una comida muy condimentada. Pero a veces no suceden sino hasta después de mucho tiempo, como cuando comes demasiadas frituras y comidas grasosas y años después sufres un ataque al corazón.

¡Más pronto o más tarde, todo lo que hacemos traerá sus consecuencias!

¡Qué cierto es lo que dices, Mercedes! Por ejemplo, si decimos una mentira y eso es muy común, nos puede salvar en el momento del problema, pero, cuando la persona descubre que le mentimos, pierde la confianza en nosotras y ya no nos respetará más. Y si se trata de nuestros hijos, cuando nos escuchan decir mentiras, ellos aprenderán enseguida que decir la verdad no es tan importante. Así sabrán que no pueden confiar en que sus padres les estén diciendola verdad. Podremosdecirles cada día que deben ser honestos, pero no nos creerán porque verán que nosotras no somos honestas.

Apenas una pequeña mentira hará que las cosas sean más fáciles “en ese momento” pero tendrá consecuencias por largo tiempo. ¿Y qué me dices del robo? Puede ser que pensemos que realmente necesitamos esa cosa o ese dinero… Pero, no hacemos más que pensar en “el ahora”, “en ese momento” y no nos detenemos a pensar en las consecuencias que vendrán.

Si la persona roba y es descubierta, otros lo sabrán también. Quizás llamen a la policía y aún puede terminar enla cárcel. Comoconsecuencia, toda la familia sufre y no sólo el que robó. Luego todos saben que es un ladrón o ladrona y no podrán darle un trabajo porque no es confiable. Realmente, ¿robaríamos si pensáramos acerca de las consecuencias?

Y pienso que aunque no seas descubierta, aún habrá consecuencias  por el resto de tu vida por eso que has hecho mal. Cada vez que te cruzas con la persona a la cual has robado algo, te sentirás mal. Así sea un poquito de dinero que pensaste que lo necesitabas… las consecuencias pueden ser grandes. Pueden durar por mucho tiempo  y causarte mucho dolor de cabeza.

Por eso Dios nos dio reglas sencillas que pudiéramos seguir y que nos ayuden a vivir bien. Algunas de ellas dicen: Honra a tu padre y a tu madre, no mates a nadie, no lleves una vida sexual desordenada,  no robes, no digas mentiras acerca de otros… Algunas personas piensan que estas reglas son difíciles de obedecer y que Dios no nos ama. Pero, todas estas reglas tienen sentido cuando pensamos acerca de las consecuencias que nos traerán por hacer esas cosas. Yo creo que las reglas de Dios… sus mandamientos, claramente nos muestran que Él nos ama mucho y quiere protegernos. Él sabe que los humanos a menudo sólo pensamos en el “ahora” y “en el momento” y olvidamos acerca de las consecuencias que tendremos que enfrentar en el futuro.

Pero ¿qué me dices del perdón? Dios dice que si confesamos nuestros pecados o las cosas que hemos hecho mal- Él siempre nos perdona y no necesitamos sentirnos culpables nunca más. Que esos pecados pueden ser todos borrados…

Eso es muy cierto y Dios lo promete en Su Palabrala Biblia. Lohemos enseñado una y otra vez aquí en el programa. Dios nos perdona si admitimos que hemos hecho mal las cosas y le pedimos perdón. Él nos ama realmente y Jesús pagó con su vida el precio por cada cosa que hemos hecho mal y por las que aún haremos. ¡Eso es fantástico!

Pero recuerda lo que hemos dicho acerca de las consecuencias. Hay cosas que nunca olvidaremos aún cuando Dios nos ha perdonado y a veces afecta a otros también. Puede ser que ellos no confíen más en nosotras. Puede ser que les hemos animado y empujado a hacer cosas malas. Quizás se sientan heridos y no puedan perdonarnos.

Cuando Dios nos perdona por algo que hayamos hecho, eso no significa que las personas afectadas nos perdonarán. Y aún cuando Dios nos perdona no siempre significa que nuestra situación va a cambiar. Por ejemplo, si una joven juega amorosamente con los muchachos y queda embarazada, ella puede confesar su pecado a Dios, arrepentirse y nunca más hacerlo. Dios la perdona y le da paz otra vez, pero el embarazo continuará. Ella podrá ser perdonada, pero tendrá que seguir con su embarazo y tener el bebé y cuidarlo. O aquellos quienes practican el sexo fuera de la voluntad de Dios y adquieren una enfermedad por transmisión sexual, Dios les perdonará si se lo piden, pero aún así esa enfermedad dañará sus cuerpos y en algunos casos la persona podrá morir.

Pongamos otro ejemplo: Una persona que ha hecho algo incorrecto y realmente se da cuenta que está mal y lo siente y pide perdón, puede ser que el otro le perdone, pero si quebrantó una ley del país que debía obedecer seguramente le harán cumplirla ley. Losagentes de la policía le llevarán detenido o detenida y aún a la cárcel por haber robado a otra persona, no importando cuánto perdón haya implorado y se le haya concedido.

Es cierto que Dios perdona y olvida el pecado que hayamos cometido. Él no recuerda más nuestro pecado. Siempre perdona cuando se lo pedimos. ¡Él es un Dios maravilloso!

Jesús murió en la cruz para pagar las consecuencias espirituales  de nuestros pecados… pero hay otras consecuencias aquí en la tierra que nos siguen. Dios perdonó a la joven que irresponsablemente  jugó con los sentimientos de los varones, pero aún así continuó estando embarazada. Dios perdonó al hombre que robó cosas, pero aún así tuvo que ir ala cárcel. Conel antecedente policial, nunca logró tener un buen trabajo.

Las consecuencias de nuestros pecados permanecen con nosotras. Dios siempre perdona y un día viviremos con Él la vida eterna. Pero cuando Dios nos perdona, necesitamos pedirle de Su ayuda para vivir de la manera correcta- según las reglas de Dios para nosotros. Hay un verso en la Biblia que me gusta recordar siempre. Está en el Salmo 119: 165 y quiero leerlo para ti. “Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.” ¡Cuánta verdad hay en esas palabras! Si guardamos las buenas y sencillas reglas de Dios para nuestras vidas, tendremos paz interior y no tendremos que luchar con las malas consecuencias. ¡Si guardáramos sus mandamientos seríamos verdaderamente libres y felices!

¡Dios, ciertamente es bueno con nosotras!  Si pudiéramos comprenderlo y dejar que guíe nuestros pasos cada día, no haríamos más que agradecerle por sus bondades.

¿Quieres orar conmigo esta oración?

Dios nuestro Padre, gracias por amarme tanto. Gracias por perdonarme cada vez que he hecho lo malo. Ayuda a mi amiga oyente que acepte Tu amor y Tu voluntad para su vida. Danos de tu ayuda para enfrentar las consecuencias por no haber hecho las cosas correctamente. Que seamos mujeres prudentes y sabias cada vez que debamos tomar decisiones sobre cosas del diario vivir. Líbranos de equivocarnos, recuérdanos tus reglas de vida que has puesto para nuestro bien. Oramos en el Nombre de Jesús. Amén

rató �~ep(՘h� dos semanas internado en un hospital.

 

Luego el doctor recordó que había mencionado un coágulo en los pulmones. Eso es más peligroso y sucede repentinamente. Puede ser causado por la deshidratación…  el cuerpo llega a estar muy seco si no tomamos suficiente agua. Puede suceder también si estamos sentadas por demasiado tiempo, como cuando debes viajar por muchas horas sin levantarte del lugar. Así que, bebe mucha agua, en especial si hace calor, y no te quedes sentada por demasiadas horas con las piernas para abajo.

Para alguien que debe permanecer  en cama se le debería dar mucha agua y ayudarle a mover sus piernas también.

En cuanto al ataque al corazón podemos señalar lo siguiente: La persona que no hace ejercicios o le gusta comer muy grasoso o comidas fritas tiene más probabilidades de tener un ataque al corazón… Y una persona que tiene presión sanguínea alta y mucho estrés. Así que el consejo médico es que hagas mucho ejercicio para mantenerte saludable y delgada. No comas demasiadas frituras y evita situaciones que te causen mucho estrés.”

Daniel se preocupó y dijo: “Eso no va a ser tan fácil, porque en casa cocinamos con mucho aceite y a casi todos nos gustan las comidas que justamente te hacen engordar; pasteles, bizcochos, cosas dulces y arroz frito. Y ya verás que a la mayoría de las personas les da pereza caminar y usan el bus para trasladarse de un lado a otro, aún para distancias cortas. Creo que me uniré a un grupo de amigos para jugar al fútbol… aunque sea en la calle frente a mi casa.”

El doctor se rió de la ocurrencia de Daniel y lo animó que lo hiciera ya mismo. El doctor le dijo: “Te ayudará a superar tu estrés y al practicar deporte con los amigos podrás conocer mejor a tus vecinos y será divertido. Pero… también podrías trabajar en el jardín de tu casa y cultivar algunos vegetales allí parala comida. Esoserá un buen ejercicio para tu cuerpo y ayudará que tu corazón esté más sano. La clave es mantenerte activo. No permitas que el sedentarismo te gane de mano.

Recuerda, si llegas a tener un fuerte dolor en tu pecho que sube por el cuello y se transmite al hombro y brazo izquierdo o ambos brazos, no pierdas tiempo, respira bien profundo, llama la emergencia o pide que te lleven al hospital más cercano; puede ser un ataque al corazón y debes ser atendido por un médico de inmediato para salvar tu vida.”

a7s (՘h�promete que, si confiamos en Jesús y le pedimos su perdón, Él nos lo dará y nos hará sus hijas y nos promete la vida eterna con Él para siempre.

 

Dios tiene un plan para la vida de cada una de nosotras. ¿Estás dispuesta a obedecer el plan de Dios para ti? Él sabe lo que es mejor para ti y para mí. Acepta vivir como Dios quiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.