Editorial Febrero 2014

Editorial Enero 2014
2 enero 2014
21 de Febrero
21 febrero 2014
Querida amiga:
¿Estás contenta que alguien cuidó lo suficiente de ti como para enviarte a la escuela, permitiéndote así el acceso a un mundo de información y oportunidades? ¡Yo estoy segura acerca de mí! Mis padres misioneros, pobres como eran, con sacrificio dieron a mis hermanos y a mí, dos maravillosos tesoros – la fe en Dios y una educación. Yo me siento bendecida y estoy por siempre en deuda con ellos. Mientras estuve pensando acerca del enfoque de nuestras oraciones este mes, me impresioné por algunos hechos y estadísticas impactantes, aún me ha conmovido pensar que dos terceras partes de todos los iletrados en el mundo son mujeres. ¿Por qué? Porque en muchas partes de este mundo las niñas siguen siendo las menos valoradas, las menos alimentadas y las menos educadas. Ellas tienen poco o ningún acceso a información general y conocimiento, de modo que son incapaces de leer un libro o un periódico- o aún el nombre de las calles!
Se ha dicho que una niña educada es como un guijarro dando vueltas en el agua – su efecto se refleja no sólo sobre ella sino también sobre su familia y como consecuencia, sobre toda la comunidad. ¡Cuando las mujeres son educadas, gana la nación! Las niñas educadas están menos propensas a llegar a ser niñas novias y tener embarazos tempranos. Las mujeres educadas reciben pagas más altas y por lo general sus familias son más pequeñas y saludables. Madres educadas están seguras en pasar este valioso regalo de la educación a las generaciones por venir.
Hay millones de mujeres iletradas en conocer acerca de la Biblia alrededor del mundo Debemos orar por ellas también. Esto me interesa mucho. Como puedes ver, hay millones de mujeres que no pueden leer o estudiar la Palabra de Dios por sí mismas. Por años tuve el sueño de producir un programa de radio en que nosotras leyéramos la Palabra de Dios para estas mujeres de una manera que las capacite a relacionarse con ella, entenderla y aplicar sus verdades a sus vidas diarias. ¿No es que la Biblia dice que la fe viene por el oír y el oír la Palabra de Cristo. (Romanos 10: 17)?
¡Estamos transmitiendo la Palabra de Dios a través del programa mujeres de Esperanza de Proyecto Ana en 65 idiomas hoy! Y debido que tú has orado fielmente con nosotras, las mujeres atrincheradas detrás de barreras de falta de educación pueden escuchar las buenas nuevas de la gracia de Dios. Pero necesitamos orar por más innovadoras oportunidades para acelerar la divulgación de las Buenas Nuevas a través de toda clase de plataformas de comunicación accesibles para nuestro uso. Me gusta recordar lo que dijo Jesús: “Nuestra fe si es como un grano de mostaza- tiene poder para mover montañas!” Yo creo que esto es absolutamente cierto. Así que, mi amiga, actuemos sobre nuestras creencias y digamos a esta montaña de analfabetismo, “¡Montaña, apártate de nuestro camino!” Estoy segura que Dios sonreirá y cantará de gozo sobre nosotras, mientras oramos fervientemente por estas queridas mujeres iletradas durante este mes.
Sí, nuestra pequeña fe puede mover montañas. Oremos con pasión y con expectante fe. Hagámoslo recordando que todo lo que hagamos por las queridas mujeres y niñas “por menos que sea” lo hacemos para Él.
Creyendo contigo,
Marli Spieker
Directora/Fundadora
Ministerio Global – Proyecto Ana.
Informes del Ministerio Proyecto Ana
Informe de Camboya:
En una villa de nombre Thrawnup en la provincia de Kandal nos encontramos con 15 familias de las cuales
la mayoría son extremadamente pobres. Ellas viven en resquebrajadas chozas de paja y no tienen suficiente
comida o ropa. Hay alrededor de 50 niños viviendo allí que no van a la escuela por causa que sus padres
son demasiado pobres para enviarlos. Debido a que sus padres tampoco recibieron educación, no ven la
necesidad de educación y por esa razón no animan a sus hijos a asistir a la escuela. No escuchan nuestros
programas porque ellos no tienen una radio. Hablé con tres familias afectadas por el VIH.
Reporte de Nepal de Shanti
Gracias a Dios que este mes pude visitar Pipra, Bangau y Taulihawa. Me reuní con nuestras oyentes regulares
y nuevas, junto con algunas esposas de pastores y líderes. Me he reunido con las mujeres de los grupos de
oración de Proyecto Ana. Estaban muy felices de vernos en sus villas y nos dieron la bienvenida. Hablamos
unas con otras y compartimos nuestros sentimientos y experiencias al escuchar los programas Mujeres
de Esperanza. De acuerdo a lo que nos han dicho el programa Nari Asha (Mujeres de Esperanza) es un
programa que da esperanza a quienes no tienen nada. Es el programa hecho por mujeres para mujeres, así
que nunca se lo pierden de escuchar. Ellos nos dijeron que el programa es maravilloso y está en un lenguaje
sencillo que cada mujer pueda comprenderlo fácilmente. Llegan a saber más acerca de sus necesidades físicas
y espirituales. Están muy agradecidas por este maravilloso programa y por la producción de ellos en Radio
Trans Mundial Nepal.
Kyrgystan- nuevos informes de matrimonios forzados.
El Der Spiegel, asunto número 38/2013 dice: La novia robada Farida y Tychtybek (su secuestrador) apenas
se conocen uno al otro, pero él quiere casarse – contra la voluntad de ella. Los miembros de su familia
trataron de arrastrar a la estudiante de 20 años al hogar de la familia para forzarla a casarse con el joven.
Pero Farida se escapó. Más tarde buscó la manera de escapar y retornar a su ciudad natal. La mayoría de
las mujeres tienen poca suerte. Después de haber sido raptadas y violadas, ellas consienten al matrimonio
forzado, ya que la vergüenza es demasiado grande. Se estima que una de cada tres mujeres Kyrgyz están
casadas con sus raptores. Raptar novias no es una tradición sino un crimen por el cual se paga la pena
máxima incrementada en enero por diez años. Sin embargo, la práctica continúa.
La edición Internacional de People (Gente), número 3/2013 dice: En el día prometido, fue llevada en auto.
Recibió lindas ropas y tuvo que escribir una carta a sus parientes diciendo que era una novia de forma
voluntaria, aunque eso no sucedió voluntariamente. Las mujeres de la familia la tenían contra la pared,
sosteniéndola fuerte por sus brazos, hablándole vigorosamente mientras ella lloraba y luchaba con todas
sus fuerzas. Tuvo que dejar su niñez y adolescencia atrás y desde entonces debía pertenecer a una nueva
familia. No podría ver a su propia familia muy a menudo. Por el resto de su vida tendrá que cuidar de su
suegra, ya que es la esposa de su hijo más joven. Tendrá que realizar la mayor parte de la tarea de la casa para
demostrar que es una buena esposa. Pronto quedará embarazada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.