Editorial Agosto 2014

31 de Julio
31 julio 2014
Mujeres víctimas de Mutilación o Fístula
1 agosto 2014

Querida amiga:
Alguien dijo: “La verdadera oración se conecta a la voluntad de Dios y se transmite en corrientes de compasión e intercesión por todas las personas.” Cuando oramos, somos un puente entre Dios y las personas que amamos. A través de la oración levantamos incontables mujeres de muchas razas y nacionalidades que comparten una cultura de abuso, dolor, vergüenza y conecta a estas hermanas con el poder de un Dios compasivo que puede tocarlas, sanarlas y salvarlas. Fervientemente traemos a las mujeres sufrientes de prácticas culturales dañinas tales como la fístula y la mutilación genital femenina (MGF) para Dios. Oramos por las mujeres en países en desarrollo como también las de Occidente que están en riesgo o ya soportando consecuencias devastadoras, debilitantes y denigrantes de estas prácticas barbáricas.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud: “La MGF viola los derechos de una persona en salud, seguridad e integridad física; el derecho de ser libre de tortura y trato cruel, inhumano y degradante y el derecho a la vida cuando el procedimiento resulta en muerte.” Mi corazón sufre cuando leo este testimonio de un doctor que trabaja en el Hospital para fístulas en Addis Ababa. “Esta hermosa paciente del lejano norte de Etiopía, sufrió permanente daño de la espina dorsal debido a un trabajo de parto que duró ocho largos días. Finalmente su beba sufrió un aborto. Ella nunca más caminó…” Probablemente una novia-niña y su cuerpo no estaban preparados para un embarazo. O quizás sus padres quisieron proteger su virginidad realizándole la MGF- una circuncisión que paraliza y denigra a las mujeres.
¡Dios ya está obrando! Nuestras amigas y fieles sostenedoras de Norea en Noruega, interesadas en las víctimas con fístula en Etiopía, nos han pedido crear un componente para los medios, para su trabajo misionero entre el pueblo Ari. Así que, estamos produciendo una serie en estilo drama llamado “La voz que sana” Informará, educará, y levantará conciencia de esta práctica cultural inhumana. Su formato y contenido está diseñado especialmente para oyentes orales. “La voz que sana” será colocada en aparatos manuales y distribuido junto con un audio de promesas de la Biblia y canciones para las mujeres para toda Etiopía.
Gracias por ser ese puente entre estas queridas mujeres y Dios, que responderá nuestros ruegos mientras oramos fervientemente por ellas.
Bendiciones,
Marli Spieker
Fundadora-Directora Ministerio Global
Proyecto Ana

Extractos del informe de Tanzania:
En Mayo, Elizabeth y Merete de Noruega; Anne y Eva de Finlandia; Yvonne de Irlanda y Brenda, Avril
y Ruth de Sud África viajaron para visitar el Ministerio de Proyecto Ana en seis regiones de Tanzania y
Zanzíbar.
A continuación hay algunos extractos de informes de los lugares que visitaron.
• Joyce, la coordinadora de Proyecto Ana Mererani, informó que Mujeres de Esperanza enseña a las
oyentes cómo criar a los hijos. Mujeres de Esperanza les enseña versos de la Biblia y a orar, y como resultado
de eso el equipo ha visto muchas familias sanadas. En un área de 3 por 7 kilómetros, las intercesoras
caminaron de casa en casa para orar. Haciendo así, añadieron nuevas miembros y amigas que ahora también
oran unas por otras. Su sueño es construir un Centro Proyecto Ana para la oración y las manualidades. Un
centro de este tipo también animaría y guiaría a las mujeres, cuyo centro de salud es inefectivo e insuficiente
porque no tiene medicinas para distribuir.
• La práctica de la circuncisión y poligamia es aún parte de la cultura Maasai. Los hombres Maasai
escogen a sus futuras esposas fuera del seno. En otras palabras, un hombre Maasai sólo “informa” a una
mujer embarazada seleccionada, “Tu hijo es mío. Si es un varón, será mi amigo; si es una niña, mi esposa.”
Esta tribu valora más a las vacas que a las niñas; una niña tiene el valor de alrededor de 20 vacas. La niña
novia permanece con su familia hasta sus 5 o 6 años y después se muda a la casa del esposo. Las niñas
comienzan a trabajar tan pronto como puedan caminar. Si hay una escuela el gobierno trata que concurra allí
hasta los 18.
• Las reuniones de Proyecto Ana en una iglesia formada por 600 participantes de 12 grupos de
oración en y alrededor de Kiteto. Cinco pastores, sus esposas y la esposa del Obispo Chambalá, Ezereda,
asistieron también. La magnitud de esta reunión y el hambre de los participantes para aprender más, nos
tomó por sorpresa. Nuevos grupos se mantuvieron llegando cada mañana. Por esta razón, se decidió que
nuestro equipo permaneciera un poco más del tiempo planeado. Y aún, cuando nos fuimos, otro camión
lleno de mujeres llegó al patio de la iglesia.
• ¿Quién no tiene una Biblia en su casa? Preguntamos. ¡Todas levantaron la mano!
• Proyecto Ana había llegado a Kiteto hacía ocho meses antes (Setiembre 2013). Quieren expandir el
ministerio a las áreas cercanas. Hay una gran necesidad debido a la mutilación genital femenina, violaciones y
la falta de agua y las impurezas en ella
• Algunas informaron: “Desafortunadamente, no podemos escuchar Mujeres de Esperanza debido a la falta de aparatos de radio.”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.