Resfríos y gripes

Familias separadas…
27 agosto 2018
Justicia y misericordia
27 agosto 2018

Si tienes gripe, también puedes tener fiebre, pero podrías estar confundida y te preguntes: ¿tengo un resfrío o tengo gripe? ¿Cuáles son los síntomas? Si te ha sucedido de tener un resfriado, ya sabrás que enfermedad molesta es. Podría estar acompañado de tos, estornudos, dolores de cabeza y de garganta. La mayoría de las veces es suficientemente fastidiosa, como para que te sientas miserable, pero no tanto como para guardar cama. Tanto los resfríos como una gripe son de lo más fastidiosos. Te despiertas una mañana y sientes tu nariz tapada. Tu garganta áspera y puede ser que tengas un dolor de cabeza también. Te imaginas que te estás por resfriar.

Un resfriado común y la gripe, son dos enfermedades que las personas donde sea pueden tener en algún momento. No es de extrañar que por lo menos dos veces al año o aún más, te resfríes. ¿Quieres saber de dónde vienen los resfríos? Los resfríos son causados por virus que infectan la parte alta del sistema respiratorio que está formado por la nariz, las cavidades de la sinusis y la garganta. Para enfermarte de un resfrío se debe a que has estado en contacto con los virus. No solo te enfermas por haberte mojado o tomado frío sino por haber estado en contacto con los virus. Por lo general te resfrías si estás cerca de alguien que estornuda o tose desparramando los virus en el aire. También puedes agarrarte un resfrío si tocas algo que tiene los virus del resfrío y luego tocas tu boca o nariz con tu mano sin higienizar. Por ejemplo, si tu niño resfriado estornuda dentro de su mano y luego toca su juguete, otro niño toca ese juguete y lleva su mano a la nariz o boca y así se contagia de los virus. Puedes ver qué fácil es esparcir un resfrío.

Los resfriados por lo general no son serios sino molestos. La mayoría de las personas que tienen un resfriado, sienten que pierden agua por su nariz, sienten la garganta áspera, seca, dolor de cabeza y podrían tener también un poco de fiebre y tos; debido a que hay tantos diferentes tipos de virus de resfríos, no es fácil curarlo. Lo que puedes hacer es tratar los síntomas si fuere necesario. Es importante comprender que los resfríos son causados por virus, por tanto nunca se debe usar antibióticos, que solo sirven para matar las bacterias. Sin embargo, si queremos aliviar nuestros resfríos y los malestares que nos producen (como dolor de cabeza) nos hará bien descansar un poco. Toma una siesta, acuéstate temprano por las noches porque tu cuerpo necesitará descanso para sanar. En segundo lugar, toma mucho líquido. Esto te ayudará a sacar los virus fuera de tu cuerpo y ayudará a que tu nariz drene todo lo que molesta. Si con el resfrío tienes fiebre, los líquidos te ayudarán a no deshidratarte debido a la fiebre. Lo mejor para beber es el agua, jugos de fruta, té caliente con limón. En tercer lugar, si tienes dolor de cabeza o fiebre toma algún calmante como aspirina u otros que venden en la farmacia de tu barrio para calmar el dolor y reducir la fiebre (algún calmante que sepas que no te hará doler el estómago). Niños menores de doce años, mejor consultar siempre al doctor.

En cuarto lugar, si queremos alivio para nuestra nariz tapada y poder respirar normalmente de modo que podamos descansar bien, encontraremos algunos medicamentos en la farmacia que nos ayudarán a que la nariz se libre y se destape. Podemos recomendarte alguna receta casera para aliviar los malestares de una nariz tapada. Una solución salina para respirar o lavar tu nariz te ayudará a diluir y drenar lo que tienes dentro de tu nariz. Mezcla un poco de sal con agua caliente, déjala entibiar y luego trata de poner gotas en tu nariz. Respirar vapor de agua hace bien. Coloca una cacerola con agua caliente y permite que el vapor suba a tu nariz. Tapa la cabeza con una toalla y aspira el vapor por unos 15 minutos varias veces al día si es necesario. A veces puedes tener tos a la vez que estás con un resfriado. Cuando toses y salivas algo de la mucosidad que se forma en tus vías respiratorias resulta en algo bueno porque las vías se limpian. La tos es la manera en la que el cuerpo limpia el sistema respiratorio y te libras de la mucosidad. Te ayuda si tomas mucho líquido los días que estás resfriada (y siempre). Una receta casera que te ayudará es si mezclas una parte de jugo de limón con una parte de miel y tomas una cucharadita varias veces al día.

Cuando estás resfriada o con gripe es importante evitar transmitirlo a otras personas. ¿Qué cosas puedes hacer para evitar el contagio? Lo más importante es mantener nuestras manos limpias. Debido a que estornudamos, tosemos y limpiamos nuestras narices frecuentemente, deberíamos lavar nuestras manos frecuentemente también, con jabón y agua. Evita estar tocando cosas que otras personas van a usar. Cuando estornudas o toses cubre tu boca y nariz con pañuelos descartables. Así evitas desparramar los virus por el aire. Mantén tus utensilios de comer o beber separados de otros de tu familia y asegúrate de lavarlos siempre con jabón y agua caliente. Enjuaga los utensilios con agua bien caliente así los mantienes estériles.

La gripe es similar a los resfríos, pero mucho más severa. ¿Qué es realmente una gripe? Es una infección muy seria, a menudo con fiebre, dolor en las junturas o articulaciones y a veces diarrea. Todo lo que hemos mencionado para el resfrío puede funcionar bien para la gripe pero con mucho más cuidado. La gripe puede llegar a ser mortal para los niños pequeños como también para los adultos mayores, porque fácilmente puede tornarse en bronquitis o neumonía. La bronquitis es una infección de los tubos en el pecho que llevan el aire a los pulmones. Si la tos comienza a lastimar en tu pecho y llega a ser profunda y ruidosa con mucha mucosidad, podrías tener bronquitis y necesitarías una consulta médica. Si tienes la fiebre muy alta, te sientes débil y tienes problemas para respirar, podrías tener neumonía que es una infección en los pulmones. Debes buscar tratamiento médico de inmediato.

En cuanto a la fiebre, puede ser una buena cosa y es la manera en que nuestros cuerpos tratan con la infección. Sin embargo, si la fiebre sube muy alto (40 grados), puede ser dañina, especialmente para los niños pequeños. Los niños más crecidos y los adultos pueden tomar una aspirina o novemina para la fiebre, pero los bebes o niños pequeños no pueden tomar esas medicinas fácilmente. Una manera efectiva de tratar la fiebre en un bebé es quitándole toda la ropa y bañándole en agua fresca, pero no fría. Secarlo y colocarle paños húmedos frescos sobre su cabeza y pecho, cambiando los paños con frecuencia. Repite el baño si la fiebre no comienza a bajar. Y por supuesto busca ayuda médica lo más pronto posible.

¡Esperamos que estos consejos puedan ser útiles de alguna manera para ti o alguien más!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.