Disfrutando la tercera edad

Crecimiento espiritual continuo…
4 febrero 2020
Simeón y Ana: ancianos de fe
5 febrero 2020

Recientemente le pregunté a una abuelita cómo es ser una anciana. Le pedí que me hablara acerca de algo bueno por haber llegado a ser tan anciana y también que me dijera de algunas cosas malas de su vejez. Y esto fue lo que me respondió:

«Hay muchas cosas buenas por ser anciana. Cuando llegas a adulta mayor tienes mucha experiencia y eso causa un efecto positivo en cómo ves la vida. Te das cuenta de que no debes enojarte por cosas pequeñas que te suceden. Aprendes a tomar la vida con calma. Y debido a que ya no estás tan ocupada puedes usar tu tiempo como quieras para hacer tus cosas. Sabes que no necesitas correr y aun puedes decir “no” a ciertas cosas. No es necesario que hagas todo».

Pero luego me enumeró y me dijo que hay algunas cosas malas por haber llegado a ser una anciana:

«Te pones más lenta y te lleva más tiempo hacer ciertas tareas. Algunas cosas se ponen más difíciles de lograr. Y por supuesto requieres de más ayuda de otras personas para lo que tratas de hacer. No te involucras tanto en la vida social, por lo tanto permaneces más tiempo sola en tu hogar sin tener con quien hablar y eso puede producir soledad y aislamiento».

Eso es muy cierto; a veces pienso en tantas mujeres ancianas que están muy solas. Sin embargo, conozco algunas mujeres mayores que ya viven solas pero tienen una fe fuerte en Dios. Una de ellas me ha dicho que ahora que está más sola tiene más tiempo para leer la Biblia y más tiempo para orar. Ella ha aprendido a estar contenta con lo que tiene y con su tiempo a solas. Realmente es un ejemplo de mujer, viviendo la vida de un modo positivo. ¡Es una maravillosa mujer! Está dando lo mejor de ella aún siendo tan anciana. ¡Dios la siga bendiciendo mucho como hasta ahora!

¿Y qué acerca de ti, amiga? ¿En qué etapa de tu vida te encuentras? ¿Eres una persona adulta mayor o conoces a alguien que lo es? Debes saber que si Dios quiere, todas vamos rumbo a ser ancianas un día. Conocerás personas que van creciendo y son felices, y también otras que al ver pasar los años se llenan de temor por lo que vendrá más adelante. Otros adultos mayores se vuelven muy quejosos; se quejan porque ven sus fuerzas menguar y no pueden hacer las cosas a su gusto. Gracias a Dios también hay ancianos que son felices con sus vidas. Se interesan en otros y en las cosas que suceden a su alrededor, y se ocupan de cosas que pueden hacerles felices.

¿Qué clase de persona te gustaría ser al mirar hacia adelante: ¿quejosa o feliz? Puedes elegir entre lo positivo o lo negativo por ser adulta mayor. Escoge lo mejor. Si te concentras solo en las cosas malas por haber llegado a la vejez, probablemente te sentirás infeliz. Pero si decides disfrutar de tu vida tanto como te sea posible y tomas la vida con calma, seguramente estarás más alegre.

Es importante hacer aquellas cosas que disfrutas a medida que pasan los años; cosas que mantengan tu mente activa, como leer o hacer crucigramas y cosas que te hagan ejercitar. Los doctores dicen que el ejercicio es bueno tanto para el cuerpo como para la mente. Por supuesto que algunos adultos no pueden hacer muchos ejercicios, pero aun las personas que no pueden caminar pueden hacer algunos ejercicios con movimientos suaves. Hay grupos para personas adultas mayores a los cuales te puedes unir. Podrías aprender algo completamente nuevo como por ejemplo un idioma, juegos de mesa, pintura, juegos con cartas, algún coro para la tercera edad para compartir con otras personas de la misma edad.

No pienses que porque eres adulta mayor no puedes hacer algo por otras personas. De hecho, muchas personas descubren que ayudar a otros les hace feliz a ellos también. Depende de tu edad y cómo te sientes físicamente, pero hay muchas cosas que los ancianos pueden hacer por otras personas. Quizás eres abuela y a veces tienes que cuidar a tus nietos y así das una mano grande a sus padres. Aun si no tienes nietos puedes ayudar a alguna mamá muy atareada cuidando a veces de sus hijos.

Las personas ancianas a menudo son muy sabias. Han aprendido mucho acerca de la vida y tienen mucho para compartir con los más jóvenes. Si eres una persona anciana y comunicativa descubrirás que los jóvenes te buscarán para preguntarte cosas o algún consejo. Si te sucede, realmente es un privilegio poder ayudar de esa manera. Los más jóvenes a menudo aprecian a sus abuelos o adultos mayores. Busca conversar con ellos también, que te cuenten de sus estudios o trabajos, hazles preguntas, interésate en lo que hacen o la música que escuchan o películas que les gusta mirar y por qué. Sé amable con la generación joven y busca su amistad; de seguro guardarán un hermoso recuerdo de tu persona.

He conocido y compartido con personas de todas las edades. Puedo decirte que de todas he aprendido mucho. Tengo tanto que agradecer a Dios porque fueron y son una bendición para mí y espero haber sido de bendición para ellos. Disfruto de su compañía y mi deseo es ser igual para ellos, porque reconozco que nos necesitamos unos a otros.

Creo que es importante compartir con personas de todas las edades porque de todas ellas podremos aprender y disfrutar. Desafortunadamente algunos ancianos pasan todo su tiempo con ancianos. Si eres una persona que estás llegando a la edad madura trata de interactuar con personas de todas las edades; eso enriquecerá tu vida y la de los otros. Estoy segura de que todos tendrán cosas buenas para compartir y mucho que aprender. Dios es el dador de la vida; saca lo mejor de tu vida mientras el Señor te tiene aquí en la tierra y ayuda a los adultos a no sentirse solos.

 

Gracias a los adelantos de la medicina las personas cada vez vivimos un poco más.
Aprendamos entonces a valorar y disfrutar nuestros días.

1 Comment

  1. Maribel Lopez dice:

    Hoy escuche el programa desde Anzoategui, Venezuela; soy madre y estudio licenciatura en educacion integral, me gusto mucho este programa siempre les escuchamos, casi todos en i familia soos cristianos, este programa me vino como anillo al dedo pues tengo que hacer un trabajo sobre este tema y siempre que podemos mis compañeras de estudios y yo damos el punto de vista de la biblia con respecto a los temas que nos toca exponer…. Sus programas me han sido de mucha ayuda espiritual siempre que puedan envienme cualquier material que tengan disponible sera un placer leerlo y ponerlo en practica. Su programa es de bendicion para nuestras vidas, en cuanto pueda compartire con ustedes el testimonio de mi pequeño de 9 años… El Señor les continue bendiciendo en su labor

    Maribel Lopez, Anzoategui, Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.