La importancia del juego en el aprendizaje

Refugiados en África del Sur…
23 junio 2021
Lidia se encuentra con Dios
23 junio 2021

Hoy queremos pensar en la importancia que el juego tiene en la vida de los más pequeños. Los que son padres, por lo general tienen mucho interés que sus niños aprendan, pero deben saber que los hijos probablemente aprenderán mejor cuando disfrutan lo que hacen. En los primeros años de vida los niños tienen mucho para aprender a través del juego.

Diana, maestra de preescolares nos ha dicho que cada día ella tiene que pensar cuidadosamente acerca de varias actividades con juegos y qué quiere enseñarles a los niños por medio de esas actividades. Por ejemplo: los juegos con puzles les ayudan a aprender acerca de las formas y los colores. También son de ayuda para entrenar sus mentes para que sean lógicas y piensen cuidadosamente cual es la pieza que va en cada hueco. El niño tiene que buscar y eso le lleva a aprender a tener paciencia y por supuesto estará muy contento si la coloca en el lugar correcto. Si ese niño tiene una maestra que sabe dar palabras de elogio y ánimo, eso permitirá al niño mantener su entusiasmo y continuará haciendo lo que comenzó hasta terminar la tarea.

Las madres, pueden ayudar a sus hijos a aprender por medio del juego de la manera similar a como lo hace la maestra. No es necesario que le compres juguetes caros. A veces se los puedes fabricar en casa. Puedes pegar una lámina sobre cartulina o cartón y cortarla de diferentes formas para que el niño se entretenga en el armado del mismo.

Es importante que el niño concurra a la escuela para aprender a jugar junto a otros niños; aprendiendo así a compartir, a ser generosos y estar junto a otros adultos también. Al jugar con otros aprende a tomar turno y esperar mientras le toca a otro niño. Aprende que hay un comienzo y un final para el tiempo de los juegos. Si en casa puede repetir lo aprendido reforzará lo que logró en la escuela.

Tienes que avisarle con tiempo que el juego va llegando a su fin porque no es bueno cortarle abruptamente lo que está haciendo así mentalmente se prepara aceptando que debe terminar. A través del juego los niños aprenden rutinas, cuando comenzar, cuándo terminar y realmente lo disfrutan. Aprenden que luego del juego habrá algo otro que también será divertido como escuchar un cuento, comer algo rico de merienda, salir al patio de la escuela o del hogar, observar una mariposa o un camino de hormigas…

A los niños les gusta imitar o aparentar. Es muy divertido observarlos. Por ejemplo cuando hacen que hablan con alguien por su teléfono de juguete imitando la manera que lo hace su mamá o cuando le dan el biberón a su bebé o cuando preparan la comida y la sirven. Los niños necesitan un espacio donde puedan jugar imitando a sus padres o a otros de su familia. Necesitan lugar donde expresarse y ser creativos sin temor por dejar cosas fuera de lugar y donde no serán castigados. Un lugar donde jugar confiados.

Es muy entretenido observar a los pequeños mientras pintan o dibujan. A veces solo se les ocurre mezclar colores y ver el efecto que eso causa. Otras veces los veremos dibujar cuidadosamente a cada miembro de la familia, dónde ubican a cada uno, quién es el más importante y sobresale en el dibujo. Demostrará a través de esa pintura quién impacta más en su vida o a quién valora más.

Cuando un niño realiza un dibujo o una pintura, y la estuvo haciendo con mucha dedicación y luego te la muestra lo mejor es pedirle que te hable acerca de esa pintura o dibujo. Nunca le digas «¿qué es eso?». El niño se preguntará «¿cómo es que no sabes?». Para él está muy claro lo que hizo. Mejor le dices: “háblame acerca de tu dibujo.” Esa será una buena manera de comenzar la conversación. Podrá explicarte lo que hizo sin sentir que no ha sido lo suficiente bueno y claro al dibujar para que otros lo comprendan. Si animas a tu hijo para que sea creativo, lo será cada vez mejor y hará cosas más interesantes y logrará dibujos y pinturas más reales.

Cuando un niño juega con los puzles y hace dibujos y pinturas, está aprendiendo a tener control sobre sus manos y dedos. Es a lo que decimos control sobre motricidad fina. Cuando el niño es pequeño, deberíamos darle crayolas o lápices grandes y hojas grandes. Pasando los años irá desarrollando suficiente control para comenzar a escribir letras y palabras pero llevará tiempo para desarrollar la musculatura fina para poder hacer eso. Por ahora disfrutará jugando con papel, crayones o tizas de colores.

De igual manera queremos que los niños desarrollen sus músculos grandes en sus piernas, brazos y todo el cuerpo mientras juegan. Por eso necesitarán espacio suficiente para correr, saltar y trepar. Esas actividades no solo ayudarán a desarrollar todos los músculos de su cuerpo, sino también sus pulmones y corazón para manteneros en forma saludable.

Si tu pequeño hijo va a un pre-escolar, siempre encontrará algo que le ayude a desarrollar su equilibrio. Por ejemplo, una tabla para caminar sobre ella, no muy separada del piso para que si cae no se lastime. Algún túnel a través del cual arrastrarse o trepar por encima. Los niños a menudo descubren desafíos que quieren probar por sí solos y demostrar que pueden tener equilibrio. Es interesante notar que los niños necesitan demostrar que pueden avanzar manteniendo el equilibrio mientras caminan sobre un muro o tabla. Todo lo contrario cuando las personas llegamos a la edad adulta mayor comenzamos a perder el sentido del equilibrio que tanto nos gustó conquistar de niños. Y si no nos esforzamos en ser activos y mantenernos en movimiento, corremos el riesgo de perder la fuerza muscular que obtuvimos en el correr de los años.

Es muy importante que a lo largo de nuestra vida podamos tener momentos de relax, juegos y movimientos. Es bueno para nuestros músculos, nuestro corazón y los pulmones, como también para nuestra mente y espíritu que nos ayuda a permanecer en calma. Pensando en los niños, ellos crecen muy rápido por tanto nunca perdamos la oportunidad de jugar con ellos ya sea en el parque, en la playa, o en nuestros hogares. Haciendo así comprobarás que tu familia permanecerá unida y disfrutará momentos inolvidables cuando ya se vayan del hogar paterno.

Los niños crecen rápido y nosotras envejecemos rápido, por tanto no dejemos de disfrutar con la familia; es lo más hermoso que Dios nos ha dado.

1 Comment

  1. […] el artículo «La importancia del juego en el aprendizaje» hemos hablado acerca de los juegos en la vida de nuestros hijos y todo lo que ellos pueden […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.