Explorando la Esperanza

Cómo definimos la fe
1 septiembre 2021
La Restauración de Dios
1 septiembre 2021

“Solamente en la oscuridad puedes ver las estrellas” – Martin Luther King Jr.

¡La Fe es la certeza de lo que se espera!


Hace varios años, entré a una habitación llena de líderes que daban cuidado a víctimas de tráfico sexual en la India. Habían ido para un retiro de cuatro días para aprender acerca de cuidar y llevar restauración en Jesús a sobrevivientes de un severo abuso y trauma sexual. Cuando empecé la primera sesión, noté a una muy pequeña mujer joven atrás en el salón sentada con sus brazos cruzados y una mirada en su rostro que decía: “Nada tienes para enseñarme. Aún ni te conozco.”

Pude sentir la tensión en la habitación, y después de unos pocos minutos en mi primera sesión, detuve la presentación y pregunté al grupo qué estaban sintiendo ellas. Después de varios minutos de silencio, cada una comenzó a compartir palabras tales como dolor, tristeza, fatiga, enojo, hambre, pérdida y desesperación. Eso rompió mi corazón, pero me di cuenta que esas “líderes” necesitaban
más que una presentación sobre cómo dar esperanza a otros. ¡Necesitaban esperanza para ellas mismas!
Comencé a dirigirlas en oración y adoración que proveyó un espacio en que ellas pudieran compartir unas con otras y con Dios el dolor que estaban sintiendo. Se tornó en muchas horas de oraciones con lágrimas, silencio y corazones dolidos. Lo que se desarrolló fue la realización en que estas líderes, ellas mismas, eran sobrevivientes que habían encontrado la luz de esperanza en Jesús en medio de la oscuridad en sus propios corazones.
Aún cuando las más oscuras nubes cubren el cielo, sabemos que todavía hay un sol y una luna que alumbra más allá de ellas. Dios nunca está demasiado lejos de nuestros más oscuros momentos.
La líder más joven allí atrás en el salón tenía una muy oscura historia, y nunca había considerado cómo se podía ver la esperanza
en la oscuridad. Su historia era de una pequeña niña que fue testigo de cómo su padre arrojó a su madre al fuego, matándola. Cuando su padre se volvió a casar, la madrastra de la pequeña niña la puso en las calles. Experimentó por años tráfico sexual y abuso en las calles de la India hasta que fue rescatada a los 18 por la organización para la que estaba trabajando. Desde su rescate ella se prometió sacar más y más niñas de las calles de India. Nunca se detuvo a pensar que había un Dios que la amaba. Nunca consideró que habría una manera que ella pudiera encontrar perdón y paz en su corazón. Sin embargo Dios se le presentó cuando menos lo esperaba- en un
retiro guiado por una extranjera.
¡No podemos perder la esperanza! Sólo Dios sabe qué es necesario para encontrar la esperanza duradera cada día. Cada día tenemos
una oportunidad de proveer una palabra de ánimo, un lugar seguro o sólo una mano de ayuda a alguien que necesita encontrar la esperanza mientras comparte su oscuridad y dolor con nosotras. Cada día podemos decidir en nuestros corazones confiar en el Señor y creer que Dios está obrando en este mundo para traer esperanza en Jesús a las mujeres alrededor del mundo y por las generaciones. Aún Dios desea usarte a ti y a mí para llevar ese mensaje a otros a través de nuestra fe, palabras y acciones.
¡Decidamos hoy tener fe y esperanza!
No temamos a la oscuridad en nuestras propias vidas o en las vidas de otros porque nosotras creemos que tenemos la luz de Jesús viviendo en nosotras, la luz que trae esperanza por la eternidad.
Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras y alaben al Padre que está en el cielo.” Mateo 5:14-16
¡En Él, nuestros corazones se gozan!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.