La Restauración de Dios

Explorando la Esperanza
1 septiembre 2021
La importancia de un toque físico significativo
1 septiembre 2021

por Maribeth Stevens, voluntaria

Es casi demasiado doloroso a considerar: ¿Podrías sobrevivir siendo repetidamente violada por un período de años y luego al final perdonar a tus agresores?

Ponte en el lugar de Aya,* quien sufrió continuo abuso sexual desde los 11 y hasta los 13 años. Mucho después esta mujer de Costas de Marfil escuchó las transmisiones acerca de abuso sexual y restauración y luego se contactó con el equipo que responde para discutir la horrorosa experiencia que ella experimentó.
“Eso me había destruido completamente… me llevó a un enojo con odio y disgusto,” dijo Aya. “Yo tenía mis interrogantes acerca de Dios y porqué Él no me protegió de ser violada.”
La transmisión ayudó a cambiar el punto de vista de Aya y de su vida. Se dio cuenta que Dios la había protegido de quedar embarazada. Aya también hizo la dificultosa pero importante decisión de perdonar a sus agresores, dándose cuenta que “perdonar a aquellos que me habían violado me haría libre.” “Debo obedecer a Dios que me ha perdonado, del mismo modo perdono a aquellos que me han ofendido,” dijo ella.
Dios trajo restauración a la vida de Aya. Ahora es una esposa feliz y madre de cuatro hijos.


Otra oyente de las transmisiones por radio de Mujeres de Esperanza en Tanzania compartió con el equipo acerca de cómo los programas trajeron cambio en lo que había sido un matrimonio abusivo. Ella relató: “Hay una costumbre aquí que los esposos deben golpear a sus esposas para demostrar que ellos las aman.” Ella dijo que su esposo la golpeaba por cualquier razón, grande o pequeña. Aliyah* comenzó a escuchar los programas Mujeres de Esperanza y comenzó a orar por su matrimonio y por los golpes que recibía.
Ella pudo informar: “El hábito de golpearme ha cesado. Mi esposo me respeta ahora más que nunca antes.”
Con alabanzas, Aliyah agradece a Dios por el cambio que Él ha traído a su matrimonio.


*El nombre ha sido cambiado por privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.