El tiempo de Dios

Juntas en la batalla
3 mayo 2022
La esperanza restaurada
3 mayo 2022

¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es el Señor, el cuál creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quién lo alcance. Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Isaías 40: 28-29

Hacer cambios en nuestras vidas puede llevar tiempo. Una nueva relación. Una nueva herencia familiar. Un nuevo negocio. Todas estas cosas llevan tiempo para construirlas. ¿Pero a dónde nos volvemos cuando estamos esperando para que los cambios sucedan? ¿De dónde sacamos las fuerzas para perseverar cuando estamos observando algo que está siendo diseñado lentamente? ¿Por qué debemos esperar cuando Dios está haciendo algo nuevo? ¿Has comenzado alguna vez un proyecto que te ha llevado a pensar: “Esto me está tomando más tiempo del que yo esperaba.”

Crecí en un hogar con una abuela que era una maravillosa costurera y cuando era una joven, tenía su propio negocio en la Ciudad de Nueva York. Mi hermana heredó todas sus hermosas habilidades y le encantaba coser, pero no fue tan fácil para mí. Yo recuerdo que pensaba: “Hay demasiados pasos a seguir para crear un nuevo par de pantalones.” Siempre estuve cortando los rincones para completar el diseño. Estaba frustrada y en mi frustración, hacía mal las cosas, y me llevaba más tiempo para completar el proyecto debido a mi “necesidad” de tener que cortar las curvas para ver el diseño terminado.

Pienso acerca de las veces cuando Dios estuvo diseñando un nuevo patrón de vida en mí, cuando estuvo creando un nuevo entendimiento de mi propósito y plan para servir en el ministerio. Por años, estuve tentada de pedirle a Dios que me moviera más rápido a través del proceso de transformación. El proceso me permitió decir adiós a creencias erróneas y abrazar la verdad de lo que Dios dice acerca de mi identidad y propósito para la vida. Es más fácil creer que no tenemos valor o que nunca llegaremos a ser personas de valor. Podemos hacer girar aquellas antiguas cintas grabadas en nuestras mentes y creerlas, o podemos permitir a Dios transformar nuestras mentes y creer la verdad que, estupenda y maravillosamente fuimos hechas a Su imagen. (Salmo 139:14)

Hoy vivimos en un mundo que aún está lleno con mucha incertidumbre. Y cada día podemos sentirlo como un juego en lista de espera mientras las cosas están siempre desarrollándose, cambiando y moviéndose en diferentes direcciones. Sin embargo creo más y más que, mientras viajamos junto al camino de la vida, cada paso nos trae más cerca a una eternidad con Dios. Y cada época del año trae un nuevo entendimiento de lo que significa renovar nuestras fuerzas mientras esperamos en el Señor. (Isaías 40: 30- 31). ¡Tú tienes valor! Dios te ama y está creando en ti un hermoso diseño mientras tú eres su obrera hábil creada en Cristo Jesús. (Efesios 2:10) No te preocupes. Más bien cree hoy que crecerás si esperas. Recuerda que hay un tiempo para cada cosa bajo el cielo. (Ecc. 3:1-8)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.