La esperanza restaurada

El tiempo de Dios
3 mayo 2022
Cuando los padres envejecen
3 mayo 2022

¿Cómo vives con el VIH/SIDA? ¿Cómo sobrellevas el estigma y el temor de esa enfermedad? Me gustaría compartir contigo cómo Dios me ayudó en mí caminar.

Mi nombre es Pudensiana, y vivo aquí en Zanzibar. Soy casada, fui bendecida con un hijo, pero vivo con el VIH/SIDA. Cuando fui diagnosticada con el VIH/SIDA positivo, mi vida se llenó de temores y ansiedad. Aún tuve que dejar mi trabajo debido al juicio y al estigma que sentí por este diagnóstico. Nunca antes me había sentido tan impotente, y honestamente, sólo esperando morir. ¿Alcanzaría alguna vez mis sueños en la vida o lograría cualquiera de mis metas? Agradezco a Dios por el tratamiento médico accesible para aquellos de nosotros que sufrimos con VIH/ SIDA. También me beneficié de la consejería y fui educada a través de talleres de información. Poco a poco fui recuperando mis fuerzas, no sólo en mi cuerpo, sino también en mi alma. Ahora estoy viviendo una vida plena de esperanza. Mi vida está siendo restaurada y yo creo que mis sueños aún pueden llegar a ser realidad.

Estoy tan agradecida ahora que puedo encarar y hacer frente todos los desafíos desde que mi diagnóstico fue VIH/SIDA positivo. Estoy agradecida que estoy creciendo más cerca de Dios mientras adoro al Señor con el coro de la iglesia y recibiendo ayuda a través de los programas Mujeres de Esperanza. Ahora tengo confianza para enseñar y ayudar a otras mujeres que enfrentan idénticos desafíos por ser VIH/SIDA positivos.

Puedo compartirles que ellas deben permanecer firmes en creer en Jesús. Que la vida aún no ha pasado para ellas y Dios tiene un plan para cada una. Los programas Mujeres de Esperanza aún me han ayudado en la crianza de mi hijo. Yo puedo decir que mi vida ha sido dramáticamente mejorada debido a estos programas.

Estoy viviendo una vida feliz- una que no está llena de dolor y tristeza nunca más. Que Dios bendiga a todas las personas que trabajan para hacer estos programas accesibles para nosotras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.