¿CONTESTA DIOS LA ORACIÓN?

Así como nosotras amamos a nuestros hijos entrañablemente, así también Dios nos ama. En realidad, Dios nos ama más que lo que nosotros posiblemente podremos amar a nuestros propios hijos. ¿Puedes creerlo?
Esto es así porque Dios nos ama con un amor perfecto mientras que los seres humanos amamos con un amor imperfecto. Pero podemos tratar de ser como Dios cuando hablamos de amar porque Él nos da su ejemplo.

Así como nosotras amamos a nuestros hijos entrañablemente, así también Dios nos ama. En realidad, Dios nos ama más que lo que nosotros posiblemente podremos amar a nuestros propios hijos. ¿Puedes creerlo?
Esto es así porque Dios nos ama con un amor perfecto mientras que los seres humanos amamos con un amor imperfecto. Pero podemos tratar de ser como Dios cuando hablamos de amar porque Él nos da su ejemplo.

Una de las maneras de mostrar amor a nuestros hijos es hablando con ellos.
Y así es Dios con nosotros. Nos ama y quiere que hablemos con Él, compartiéndole nuestros más profundos pensamientos y sentimientos. Así como hablamos con nuestros hijos Dios habla con nosotros. Pero, ¿cómo lo hace, ya que no podemos verlo? En las lecciones para el Alma consideraremos la pregunta:

¿Contesta Dios nuestras oraciones?

Cuando Dios creó al ser humano lo hizo porque deseaba tener comunión con él, que fuera su amigo.

Pero tristemente, nuestra amistad con Él se rompió cuando las personas escogieron desobedecer a Dios y el pecado entró al mundo. Es el pecado lo que nos separa de Dios.
Pero el proveyó un plan para atraernos nuevamente a sí. Vino en la persona de Jesucristo, quién murió cargando con el castigo por nuestros pecados. Si aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, entonces nuestra relación con Dios es restaurada y llegamos a ser sus hijos.

La pregunta de hoy es ¿Contesta Dios nuestra oración?

Si tu hijo tiene un problema o está en necesidad y se acerca a ti buscando ayuda… ¿le ayudarías? Creo que responderías inmediatamente “¡Sí!”.

Un día Jesús narró lo siguiente: “Si uno le pide a su padre un pedazo de pan, ¿Será capaz el padre de darle una piedra? ¡Por supuesto que no! Y si un hombre que es pecador sólo da buenas cosas a sus hijos ¿no crees que tu padre que está en los cielos, dará aún mejores cosas a los que se las pidan? Mateo 7:9.

¿Contesta Dios tu oración?

Jesús mismos dijo: “Pide y se te concederá lo que pidas, Busca y hallarás. Toca y te abrirán. Porque el que pide recibe. Y el que busca halla. Y al que llama se le abrirá”. (Mateo 7:7,8)

Quiero remontarme en el tiempo; muchos años antes de que Jesús naciera y hablara de una mujer llamada Ana.
Esta historia se encuentra en el Antiguo Testamento de la Biblia (1 Samuel 1).

Antes de contarte la historia de Ana quiero decirte que este programa de Radio, Mujeres de Esperanza es parte de una organización más grande llamada “Proyecto Ana.” Alrededor de todo el mundo hay miles de mujeres que oran por otras mujeres en el mundo, especialmente por aquellas que están sufriendo o que son abusadas y maltratadas. Año a año el número de las mujeres que se unen para orar crece más y más. Estas mujeres que han aceptado el desafío de orar están en muchos diferentes países del mundo. Y están orando a Dios en por lo menos 20 diferentes idiomas. Este movimiento se llama “Proyecto Ana” porque Ana (la de la Biblia) era una mujer que oraba. Oraba a Dios con un corazón lleno de tristeza y muchas lágrimas y Dios oyó su oración.

Brevemente quiero contarte quién fue Ana.

Su historia se encuentra en Primera de Samuel. Ella era una de las dos esposas que tenía un hombre llamado Elcana. La otra mujer se llamaba Penina. En aquellos días era común tener dos mujeres. La Biblia nos dice que Penina tenía hijos mientras que Ana no.

Esa era la razón porque tenía tanta tristeza en su corazón y derramó tantas lágrimas. No sólo que no tenía hijos, sino lo que le hacía sentir peor era que Penina se burlaba de ella por no tener hijos.

Cada año viajaba desde el lugar donde vivían al templo en Silo para adorar y ofrecer sacrificios a Dios.

La Biblia nos dice: “año tras año era lo mismo, Penina humillaba a Ana”.
Finalmente Ana sólo lloraba y no comía. Elcana el esposo la amaba mucho y nos dice la historia que “le dio un regalo especial para ella más que a Penina, porque la amaba mucho, pero el Señor no le había dado hijos”.
“¿Qué te pasa Ana?, ¿por qué no comes? Porqué estás tan triste por no tener hijos, me tienes a mi que te amo, ¿no es mejor que tener diez hijos? Ciertamente el esposo la amaba pero de veras que no la entendía.

Aunque Ana estaba desilusionada, hizo algo muy sabio, fue al Templo y oró a Dios. Depositó su cansado corazón y sus lágrimas ante Dios e hizo un voto que si Él le daba un hijo ella lo dedicaría a Dios. No me queda espacio para contarte toda la historia pero te diré que Dios oyó la oración y le respondió dándole un bebé. Ella lo llamó Samuel que significa “Yo se lo pedí a Dios”. Y así, como ella prometió, se lo dedicó de nuevo a Dios y Samuel creció para ser un sacerdote en el Templo. Más tarde se transformó en un dirigente de su nación.

¿Te parece que Dios contesta la oración?

Sí que lo hace. Así como lo experimentó Ana. Dios responde a su propia manera y a su debido tiempo con la respuesta que es mejor para nosotros.
Las respuestas de Dios pueden ser “sí,” “no” o “espera”. El “no” puede ser también una buena respuesta porque podría no ser lo mejor para nosotros.

Dios es un Padre amoroso que está esperando que sus hijos se acerquen a Él. Y no necesitas estar en el templo para orar como lo hizo Ana, puedes hacerlo en cualquier momento y donde estés. Si estás sufriendo por alguna situación especial haz lo que hizo Ana, derrama tu corazón y tus lágrimas delante de la presencia de Dios. Pídele ayuda para tu problema con plena confianza porque Dios siempre responde según su voluntad para nuestras vidas. Ahora mismo acompáñame en esta oración:

“Querido Padre Celestial: Gracias por crearme para ser tu amiga. Gracias por Jesucristo que vino para morir por mis pecados y hacerme así tu hija. Quiero presentar ante ti mis dificultades y problemas. Tú sabes de mis tristezas. Por favor ayúdame de la manera que tú sabes que es mejor para mi vida. Amén.”

4 Comentarios

  1. Carolina Vallejo dice:

    Muy bueno , es así :si , no o espera. siempre contesta , debemos andar por fe y no por vista.
    El nos va probando , lo estoy experimentando en mi vida . Da como pequeñas pistas y siempre obra aunque no veamos nada material. Además todo obra para bien y tarde o temprano vemos que su contestación es lo mejor . Hay que ser fieles, saber esperar y no adelantarnos. Debemos ser señoras prudentes, fieles a Dios y ser señoras de paz y amar por sobre todas las cosas.

  2. Haydeth Morales dice:

    Hola me llamo Haydeth y soy mexicana, abrí el portal de la página sin querer y cuál va siendo mi sorpresa que hablaron de Ana bíblica. Al igual que ella espero tener el regalo de Dios que es tener un hijo. Les pido oren por mí y por todas aquellas que están en mi misma situación. Por mi parte estaré orando por aquellas madres que tengan hijos con problemas de drogas o que vivan una situación de violencia intrafamiliar. Les mando bendiciones y muchos saludos. Ojalá pueda alguien ampliarme información sobre el «Proyecto Ana». Con amor Haydeth

  3. María de los anageles.P dice:

    MUCHAS BENDICIONES PARA USTEDES.
    LES COMENTO QUE HACE ALGUN TIEMPO VIVIMOS CON MIS DOS HIJOS MOMENTOS MUY TRISTES Y DIFICILES COMO ES EL DIVORCIO. PERO LO MAS SORPRENDENTE Y MARAVILLOSO ESQUE DIOS CADA DIA NOS LEVANTA Y NOS DA FUERZAS PARA SEGUIR ADELANTE, EL ESTA JUNTO A NOSOTROS Y NOS TRATA CON MUCHO CUIDADO, AMOR Y DELICADEZA. ES VERDAD HAY PROBLEMAS PERO TAMBIÉN MI DIOS ESTA JUNTO A NOSOTROS. LES ALIENTO A TODAS LAS FAMILIAS QUE ESTEN PASANDO ESTA SITUACION QUE SIGAN ADELANTE Y COMO LA PALABRA DICE QUE TU SOL NO SE PONDRA NI TU LUNA MENGUARA Y TU LUTO TERMINARA…… YO LO CREO Y ESTOY ESPERANDO EL MOMENTO DE VIVIR LAS COSAS QUE EL SEÑOR NOS TIENE PREPARADOS A LOS QUE LE AMAN

  4. Brenda Rodriguez dice:

    Como puedo ser parte del proyecto Ana?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.