La mujer, creación especial

Estamos considerando y reflexionando hoy sobre la interrogante: ¿Crees que Dios te considera hermosa? No pretendo que la contestes inmediatamente, sino que te tomes tiempo para pensar en todo lo que involucra este tema. Vamos a repasar juntas la historia de la creación de la humanidad. La Biblia comienza diciendo que en el principio creó Dios los cielos y la tierra. Después de cinco días de crear todas las cosas decidió crear al hombre:

“Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en todas la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó”

“Y los bendijo Dios y les dijo:
Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadle y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del día sexto”.

Podemos subrayar de este pasaje en la Biblia que Dios creó a los seres humanos, masculinos y femeninos.
Esta es una declaración general. Pero en Génesis capítulo 2 tenemos más detalles que describen a la mujer como una creación especial.
La Biblia dice así:

“Y dijo Dios el Señor: No es bueno que el hombre esté sólo, le haré ayuda idónea para él”.
Jehová Dios formó pues de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos y las trajo a Adán para que viese como las había de llamar…
…Más para Adán no se halló ayuda idónea para él.
Entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y mientras este dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar.
Y de la costilla que el Señor Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.”

Qué podemos aprender de estos versos de la Biblia.
Primero: que todo lo que Dios hizo era bueno en gran manera.
Sin embargo, cuando él miró al hombre lo vió solitario y en soledad. Aún en ese entorno tan perfecto no había una ayuda adecuada para él.
Fue entonces que Dios decidió crear a la mujer.
Su creación fue especial y especifica, una creación única del Señor. Dios decidió el rol de la mujer desde el principio, aún antes de hacerla. Adán también sabía esto; había una relación estrecha cuando el hombre expresó:
“Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona (mujer) porque del varón fue tomada”.

No se nos dice la razón porqué Dios creó a Eva de la costilla de Adán. Sólo sabemos que es de la misma sustancia, una parte de él su complemento intelectual, moral y físicamente; es una ayuda adecuada ideal. Podemos notar en las palabras la emoción y el orgullo de Adán al celebrar la creación de Eva.

Pienso que la intención de Dios hacía la mujer nunca fue que la trataran como una ciudadana de segunda o tercera clase. Esa es tarea del diablo.
No somos seres inferiores; somos especiales en el plan de Dios. Al hacer a la mujer Dios quiso demostrarle al mundo la hermosura de su amor y la fragancia de su misericordia.
Cuando Adán y Eva pecaron, el hombre culpó a Dios.
Él dijo: “La mujer que me diste, ella me dio el fruto del árbol y yo lo comí”.
En otras palabras él estaba diciendo que si Dios no le hubiera dado una mujer, él nunca hubiera sido tentado.
Eva ha sido culpada por la caída del mundo desde entonces. Puede ser que esta es parte de la razón por la cual sus derechos no han sido reconocidos por siglos.
Tal vez, sea esta la razón porque nosotros estamos sufriendo la más grande pérdida como resultado de la caída.
Las mujeres están experimentando explotación, abuso, engaño, y lo peor la pérdida de identidad.
Pero aparte de los resultados del pecado sobre la humanidad la imagen de Dios no pudo ser quitada de ellos. Tanto hombres y mujeres son hechos por Dios a Su Imagen. Así que podemos mirarnos a cada una de nosotras en toda la magnitud de lo que significa ser creadas por Dios y a Su Imagen.

Somos mujeres de valor. ¿En una subasta, qué es lo que determina a un producto su valor? Su valor es definido por él más alto precio pagado.

Si no fuere suficiente argumento para nosotras estimar nuestro valor como creación de Dios, deberíamos entonces considerar este otro argumento. Aunque hemos caído, Dios pagó el más alto precio para recuperar a sus amadas criaturas. Sabes, ese precio más alto por nuestras vidas fue pagado por Jesús.

(Juan 3:16) “Porque de tal manera amó Dios al mundo (a ti y a mi) que ha dado a su Único Hijo, para que todo aquel que en Él cree no se pierda sino tenga vida eterna”.
Si hay algo más que debes mantener bien claro en tu mente es esto; que tu verdadero valor no está basado en algo que hayas hecho o harás.
Sin ninguna duda, Cristo ya estableció tu dignidad y valor muriendo y pagando con su vida por ti.

3 Comentarios

  1. Rosa dice:

    Muy bien echo me gusta esa creacion

  2. Anónimo dice:

    Eselecte reflexion de como Dios creo la mujer segun genesis muy bien definido

  3. María de los Angeles dice:

    Maravillosa esta reflexion.Como seres humanos hombres y mujeres somos salvos del primer pecado .
    La misericordia de Dios padre se manifiesta dándonos a su precioso hijo único como redentor.El sacrificio de Cristo se nos dio a todos como única salvación por los pecados del mundo .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.