Por qué es importante la Navidad

Jesús, nuestra paz
16 diciembre 2008
El Sí de María
23 diciembre 2008

¡Navidad! Es una época del año en que las personas la esperan con ilusión. ¿Por qué? Para algunos es la fiesta de la familia en que se reúnen para una comida especial y regalos. Es una época para otras festividades que van apuntando al día de la Navidad, como las reuniones con amigos o compañeros de trabajo. Para muchos, es tiempo de saludos e intercambio de tarjetas, es la ocasión para ponerse al día con amigos y familiares. Es también el tiempo de preparación y anticipación. Se invierten muchos días decorando la casa, cocinando, pensando en los regalos para cada uno. Hacer regalos puede ser un verdadero arte. A algunos les gusta elegir con mucho cuidado el regalo apropiado para la persona que aman.

 

Alrededor del mundo, la Navidad se celebra de diferentes maneras. A través de los siglos, diferentes costumbres han sido desarrolladas en los diferentes países donde el nacimiento de Cristo es celebrado. Muchas de las tradiciones de la Navidad se celebra en pleno invierno en Inglaterra donde la navidad se celebra en pleno invierno, con nieve, troncos de fuego y comida caliente. Por eso en algunos de nuestros países aunque la Navidad se celebra en pleno verano, adornamos los árboles, las ventanas, las tarjetas con copos blancos como si estuviera nevando. Aún las canciones que cantamos hablan de la blanca navidad aunque en nuestro país no hiciere frío en ese momento.

 

Otra costumbre es celebrar la Navidad dando regalos en especial a los niños. Se habla de un personaje al que llamamos Santa Claus y los niños colocan medias para ser llenadas con presentes para ellos. En otros lugares le llaman Papá Noel y los niños colocan sus zapatos junto a la chimenea de la estufa hogar para que los dejen regalos. Y en otros países se le llama San Nicolás y este personaje visita los hogares dejando golosinas para los niños. Cada país alrededor del mundo, donde se practica el cristianismo, celebra la Navidad a su manera y de acuerdo a sus costumbres.

 

El dar regalos, sin embargo se lleva a cabo, solo para recordar y celebrar el regalo más grande jamás ofrecido, cuando Dios envió a Jesús a traer el regalo de amor para este mundo. María fue la primera en oír acerca de ello cuando fue visitada por el ángel Gabriel, quien le dijo: (Lucas 1:30-32), “No temas María, porque Dios ha decidido bendecirte. Quedarás embarazada y tendrás un hijo y le llamarás Jesús. El será muy grande y será llamado el Hijo del Altísimo”. José, el que iba a casarse con María naturalmente quedó confundido cuando oyó que su joven esposa estaba embarazada. Pero el ángel del señor se le apareció y le dijo (Mateo 2:20,21), “No tengas temor de seguir adelante con tu matrimonio con María. Porque el niño que está en ella es concebido por el Espíritu Santo. Y tendrá un hijo y le llamarás Jesús, porque El salvará al pueblo de sus pecados”. Cuando los pastores, en medio del campo, oyeron eso, sintieron temor por la presencia del ángel del Señor. Pero él les dijo, (Lucas 2:10,11) “No teman. Yo les traigo buenas noticias de gran gozo para todos! El Salvador ha nacido esta noche en Bethlehem y luego (v.13 y 14) repentinamente el ángel fue rodeado por una hueste de otros ángeles, los ejércitos del cielo, alabando a Dios: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz para con los hombres”.

 

Estas son las palabras que oímos a menudo en la Navidad: “Paz en la tierra y buena voluntad para con los hombres”. ¿Pero cómo podemos sentir paz y experimentar buena voluntad en la tierra entre tantas luchas y terror? En los últimos años, el mundo está experimentando un sentido de temor e inseguridad debido a que el terrorismo a llegado a ser una amenaza para el globo. Nos llamamos a nosotras mismas, “Mujeres de Esperanza”. ¿Cómo podemos encontrar esperanza en este mundo? ¿Cómo podemos tener paz y buena voluntad? Creo que solo podemos encontrar paz, esperanza y buena voluntad, aceptando el regalo más grande que jamás se haya hecho. El regalo de amor que Dios nos envió, al enviarnos a Su Hijo Jesús. Cuando celebremos su nacimiento otra vez en esta navidad, con nuestras diferentes maneras, con nuestras diferentes costumbres y culturas, pedimos a Dios que puedas encontrar la paz y la esperanza aceptando su maravilloso regalo de Navidad, Jesucristo.

3 Comments

  1. es una imformacion muy buena pero si la pudieran acer mas resumida seria mejor px….

  2. Anónimo dice:

    Muy bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.