Dios nuestro proveedor

Siendo una mujer viuda
6 julio 2010
Poder
6 julio 2010

Estamos compartiendo experiencias de vida de mujeres que están atravesando la triste realidad de haber perdido a su cónyuge y cómo van enfrentando su diario vivir. Te contamos acerca de Shirley y ahora quiero contarte la experiencia de Katherin. A ella le gusta escuchar el programa Mujeres de Esperanza y se siente acompañada cuando lo hace.

Le pedimos que nos contara alguna experiencia desde que su esposo murió.  Nos dijo: ser viuda no es nada divertido. Después del funeral, cuando las flores y las personas se van, cuando tus amigas dejan de enviarte postales o dejan de llamarte por teléfono, la casa parece muy grande y silenciosa. De repente, allí están las cuentas para pagar, cosas en la casa para reparar, decisiones importantes que tomar. Estabas acostumbrada que fuera tu esposo quien se preocupara por todas esas cosas. Ahora, es tú trabajo y lo único que quisieras hacer es acurrucarte en un rincón y llorar. Nadie parece entender cuánto te duele.

Ella nos dijo: “La soledad es la peor parte…” y nos contó algunos incidentes que pueden parecer menores cuando ese no es nuestro problema pero no para alguien que se siente sola. En una ocasión, pocos meses después de la muerte del esposo y estando ella profundamente dolorida concurrió a una reunión y al entrar comenzó a buscar dónde sentarse. Dos de sus mejores amigas estaban allí –  se acercó a una de ellas y le preguntó si podría sentarse a su lado, a lo que la amiga sacudiendo su cabeza le dijo, “No, pues estoy reservando el lugar para mi esposo”  Luego caminó hacia donde estaba la otra amiga y recibió la misma respuesta. Las palabras de ambas mujeres fueron como un cuchillo traspasando su corazón y pensó “Si yo tuviera a mi esposo, tendría un lugar para sentarme, pero como soy una viuda, no hay lugar para mi” “Ni aún mis buenas amigas entendieron mi dolor, necesitando ser bienvenida… escuchar una palabra amable.” “Al fin encontré un asiento bien atrás y cerca de la puerta de salida. Tan pronto como la reunión terminó, salí corriendo de allí y lloré todo el camino hasta mi casa.”

Qué difícil es ponernos en el lugar del que sufre si aún no hemos pasado por esa experiencia. No podremos saber cuánto duele si no lo vivimos en carne propia.

¿Pero sabes una cosa? Esa noche Katherin  abrió un libro que tenía sobre una mesita y leyó las palabras de alguien que experimentó la misma soledad e incomprensión que ella. Las palabras que justo necesitaba para ese momento crítico… “Porque yo estoy afligido y necesitado” (Salmo 40: 17), y ella pensó: “Esa es la manera que yo me siento… afligida y necesitada… y necesito un esposo, alguien que me ame y me cuide. Pensaba tristemente… y me lamentaba… no tengo un esposo… y pronto comencé a llorar otra vez. Seguí hojeando ese libro, y encontré estas otras palabras… “Padre de huérfanos y defensor de viudas, es Dios en Su Santa morada” (Salmo 68:5)

Ese libro que tenía en sus manos era una Biblia, la Palabra de Dios. Cuando ella se sintió completamente sola, pobre y necesitada, el mensaje de este libro fue la respuesta a su triste llanto implorando ayuda. Sus hijos repentinamente quedaron sin padre, y ella necesitaba quién la defendiera, pero dónde estaba ese alguien.

Ella se mantuvo leyendo la Biblia, y aprendió cada día más y más acerca de Dios y comprobó por experiencia propia que Dios la amaba aún mejor de lo que podría hacerlo cualquier esposo. Tuvo la alegría de descubrir que Dios quería vivir en su corazón… y que por Su gran amor hacia ella envió a Jesucristo al mundo. Ella creyó y recibió a Cristo en su vida y experimentó así Su gran amor y compañía. También comprendió que un día viviría por siempre en el hogar celestial preparado por Dios para quienes le aman y allí se le terminarían las soledades y sufrimientos terrenos.

Katherín fue creciendo en su vida espiritual y eso le dio mucha fuerza interior para superar la soledad, la tristeza y el enojo con la vida.

Ella nos contó que el día después de la reunión donde sus amigas no le permitieron sentarse junto a ellas pues eran los lugares de sus propios esposos, la llamaron por teléfono y le pidieron disculpas por haberla entristecido con esa actitud. Permanecen siendo buenas amigas pero aún no llegan a entender cuán sola se siente sin su esposo.

Sin embargo algo maravilloso ha sucedido en su vida. Después de muchos años de vivir siendo viuda, ya no siente que esté sola, aunque a veces se pone triste porque extraña al esposo y no tiene con quien conversar acerca de decisiones que debe tomar o contarle cosas que le han sucedido. Trata de recordar que Dios está a su lado, que vive en su corazón y que la ama como alguien especial. Sólo Dios puede comprendernos realmente porque Él sabe lo que sucede en nuestra mente y corazón, Él ve nuestro interior, nada escapa de su cuidado. Jesucristo sabe lo que es la soledad y la angustia. Cuando moría colgado de una cruz por nuestros pecados Él exclamó… “Padre, ¿porqué me has abandonado?

La mejor decisión que podrías tomar en este momento, es permitir a Jesús ser parte de tu vida y permitirle cargar con tu soledad y angustia porque Él tiene poder para ayudarte

Mientras escuchas una canción invita a Jesús a entrar en tu mente y corazón.

2 Comments

  1. Mireya Jerez Pino dice:

    DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA . EL TIENE UN PLAN DE VIDA ´PARA CADA UNO DE SUS HIJOS E HIJas. EL NOS CREO Y NOS DIO VIDA Y UN DIA TAMBIEN NOS RETIRARA DE ESTE MUNDO , PERO SERA CUANDO EL LO DECIDA , YA QUE SOMOS PERTENENCIA SUYA. DEBEMOS CUIDAR DE NUESTRA VIDA Y ESPERAR EN EL SI QUEREMOS VIVIR ALGUN DIA CON EL. DEBEMOS BUSCAR UN SENTIDO PARA NUESTRA VIDA,PROPONERNOS METAS. YO AUNQUE CUMPLI LOS 60 SE QUE ESTOY AQUI TODAVIA PORQUE DIOS LO QUIERE ASÍ , DE LO CONTRARIO YA ME HABRIA RETIRADO.ME GUSTA MUCHO LEER LA PALABRA DE DIOS Y SABER QUE ES LO QUE EL ESPERA DE NOSOTROS ,ME CONGREGO EN UNA IGLESIA, ASISTO A LOS ESTUDIOS BÍBLICOS,ORO AYUNO Y AMO A DIOS CON TODO MI CORAZON Y TRATO DE SER OBEDIENTE . SE QUE ELNOS AMA MUCHO Y QUIERE SIEMPRE LO MEJOR PARA NOSOTROS. EL PROYECO ANA LO ENCUENTRO MUY BUENO PARA AYUDAR A QUIENES SUFREN Y DARLES UNA PALABRA DE CONSUELO Y APOYO ESPIRITUAL. SALUDOS.MIREYA JEREZ PINO.

  2. Alba dice:

    BENDITO SEA DIOS, ES UNA ALEGRIA INMENSA SABER QUE NO ESTAMOS SOLOS, POR QUE EN LA VIDA HAY MUCHOS PROBLEMAS EN LOS QUE UNO SE SIENTE REALMENTE ABANDONADO, PERO LA CERTEZA DE QUE DIOS EXISTE Y JESUS ESTA A NUESTRO LADO NOS LLENA DE ALEGRIA, ALELUYA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.