Dios nos hizo especiales

Dios es nuestro Creador y sabe de nuestras limitaciones. Pero algo importante es que Dios nos ama a cada una con un amor especial y tiene un propósito especial para cada una. El Señor ama a una persona con discapacidad mucho más de lo que cualquiera pudiera hacerlo y tiene sus propósitos para esa vida también.

 

Como lo expresa la Biblia en el Salmo 139 (13-16). Escucha: “Porque Tú formaste mis entrañas; me entretejiste en el vientre de mi madre. Te doy gracias porque has hecho maravillas. Maravillosas son tus obras y mi alma lo sabe muy bien.

 

No fueron encubiertos de ti mis huesos, a pesar de que fui hecho en lo oculto y entretejido en lo profundo de la tierra.

Tus ojos vieron mi embrión y en tu libro estaba escrito todo aquello, que a su tiempo fue formado,

Sin faltar nada de ello.”

 

¿Has escuchado con atención? Dios hizo a cada persona así como ellas son!  Eso significa que tú eres, así como Dios quiso que fueras. Si tienes un hijo con una discapacidad, es así como Dios lo permitió.  Dios lo acepta, lo ama y le dio dones y capacidades para bendecir a otros. Así que si disfrutas pasando tiempo con tu hijo, pídele a Dios que te ayude a ver en él o ella los dones y capacidades que tiene. Y cuando ves las cosas buenas que posee, puedes ayudarle a hacer algo para desarrollarlos mejor.

Todos los niños tienen diferentes habilidades y limitaciones. Si tienes más de un hijo lo sabrás muy bien. Si alguno tiene una discapacidad o limitación, podrá aún desarrollarse mejor. Ayuda a tu hijo a aprender diferentes cosas y con amabilidad corrígele y así por si mismo irá descubriendo qué está bien y qué está mal.

Si eres una mujer que crees en Dios, pídele de Su ayuda.

 

Escucha algo más que dice el Salmo de la Biblia: “Oh Señor, tú me has examinado y conocido. Tú conoces cuando me siento y cuando me levanto; desde lejos entiendes mi pensamiento. Mi caminar y mi acostarme has considerado; todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi boca y tú oh Señor

, ya la sabes toda.”  (Salmo 139:1-4)

 

Lo que hemos leído de la Biblia nos enseña que Dios conoce todo lo que hacemos, decimos y pensamos. Dios sabe todo acerca de nosotros… y de nuestras situaciones.  Él sabe y entiende cómo te sientes; ya sean frustraciones o alegrías, Dios te comprende.

 

Amiga, si tienes un hijo con discapacidad, quizás tengas otros más para cuidar, como en el caso de Betty. Dios sabe muy bien lo que sientes, porque necesitas pasar mucho tiempo cuidando del discapacitado. Trata de apartar un tiempo para los otros hijos también para que ellos se sientan amados y especiales. Permíteles expresarse de cómo se sienten al tener un hermano diferente y anímales a ser honestos. Dales palabras de comprensión y de apoyo a ellos también. Diles que son especiales para Dios quien los ama tanto como a los otros y para ti también. No olvides darles palabras de aprecio y amor a cada uno de tus hijos para que sepan que son especiales para ti también.

Y algo que no debes pasar por alto es que Dios cuida de ti… que eresla cuidadora. Sabecómo te sientes… sabe de tus gozos y de tus luchas y de tus frustraciones al tener que criar a un hijo con discapacidad.

Cuando descubriste por primera vez que tu hijo tenía una discapacidad, habrás recibido un choque emocional, luego te habrás sentido triste y temerosa, pensando qué futuro te esperaba.  Puede ser que has sentido resentimiento y enojo y puede ser que aún a veces te sucede nuevamente al pasar los años. Dile a Dios cómo te sientes, Él te comprende.

Mientras que enfrentas los desafíos de cada día… pídele ayuda a Dios, pídele sabiduría y fortaleza. Él promete darte todo lo que necesitas (Filipenses 4:19)

 

Mientras oras a Dios no dejes que las esperanzas te abandonen y sigue buscando cual es ese propósito especial de Dios para tu hijo.  Pregunta a tus amigas, investiga en el barrio por si descubres algunos servicios accesibles para personas discapacitadas en tu área.

Puede ser que alguna organización de beneficencia o gubernamental tenga algún servicio de ayuda al discapacitado donde puedas integrar a tu hijo.

 

Debes encontrar un momento en la semana que sea sólo para ti; ir a un gimnasio, salir a caminar, ir a la peluquería, o quedarte a descansar. Quizás una buena amiga o un familiar comprensivo, pueda darte una mano en encontrar salidas para tus necesidades.

 

Quizás tú que nos estás escuchando, no tienes un hijo discapacitado, pero conoces a alguien que sí, lo tiene. Puede ser que nunca se te ocurrió, pero puedes ser la persona que Dios use para animar, apoyar y ayudar a alguna familia en esta necesidad.

No es necesario que hagas mucho, quizás un poco de tiempo para estar con la persona.

Quizás ayudarle a encontrar un lugar donde llevar al niño discapacitado por unas horas o algún día enla semana.  Recuerdasla historia de Julia al principio del programa. Por 37 años fue el respiro, el alivio para muchos padres y cuidadoras de personas con discapacidad.  Ella lo llamó… “un privilegio que le dio la vida”

¿Quieres experimentar el privilegio de ayudar? Quizás hoy, es tu oportunidad.

Piénsalo.

doles ��sn8D�E tenerles lástima, te das cuenta que esas personas, tienen las mismas necesidades que nosotras y desean ser aceptados. Cuando llegas a conocerlos y comprenderlos puedes pasar momentos divertidos con ellos también.

 

Realmente, yo creo que Dios tiene un propósito para la vida de cada persona, tenga  o no tenga discapacidad alguna.

Agradecimos a Julia por compartir con nosotras su experiencia de vida en los centros de Respiro o tregua donde ella reemplaza a padres o cuidadoras para que puedan salir a descansar y distraerse un poco de su constante trabajo al lado de un discapacitado.

 

Conocer a Julia, significó para mí una verdadera inspiración. ¿Sabes?  Algunas cosas que nos toca hacer en esta vida no son nada fáciles y a veces caemos enla queja. Julianos dijo: “Hacer este trabajo me resulta un privilegio que me ha dadola vida.” Ellaañadió: “Cuánto he aprendido estando cada día con ellos, Por 37 años he disfrutado ayudando a estas personas a sentirse un poco mejor.”

Gracias Julia por permitirnos contar tu experiencia de vida.

 

Nos gustaría compartir contigo algo más acerca dela discapacidad.  Tenemosla carta de una mamá… Betty. Tiene una hija con una severa discapacidad. Escucha lo que nos escribió:

“Nuestra hija ha nacido en Melbourne, Australia en 1960. Su padre, Juan y yo estábamos deleitados con ese pequeño paquetito de gozo yla llamamos  Julia Ruth.Ruth fue una maravillosa mujer de la Biblia así que le pusimos en segundo lugar ese nombre.

Julia era una beba feliz con hermosos rulos en su cabello. No teníamos ni idea que algo estuviera mal.  Sin embargo, después de algunos meses se nos dijo que había sufrido algún daño en su cerebro al nacer por la falta de oxígeno.  También se nos dijo que no podríamos cuidarla apropiadamente en el hogar y que era necesario que la pusiéramos en un lugar de cuidados especializados. ¡Eso era justamente lo que no haríamos!

La amábamos mucho y la cuidaríamos en nuestro hogar. Pero cuando tenía cuatro años y medio, Julia comenzó a asistir a una escuela especializada donde el programa se adecuarías a ella y a los otros niños. Hicimos de algunos buenos amigos allí, donde pudimos usar los dones que Dios nos había dado, no sólo para ayudar a nuestra hija sino también a muchos otros.

En ese tiempo Julia desarrolló epilepsia teniendo ataques casi a diario. La llevamos a ver a un doctor especializado. Fue muy amable y nos ayudó mucho. Julia tenía muchos problemas, pero con la ayuda del doctor, pudimos luchar con todas las cosas que necesitábamos hacer por ella. Fue estresante, pero nos manejamos, mientras criamos a dos hijos más. Hubo tiempos cuando, debido al constante cuidado de Julia nos parecía demasiado. Pero Dios nos dio la gracia y la fuerza para cada día.

 

Dios ha sido muy misericordioso con nosotros y con Julia. Mientras fue creciendo, Él nos ha provisto de todo lo que hemos necesitado a través de muchos amigos y familiares. Hace un buen tiempo, Julia asiste a un centro donde aprendió y participa en la cocina, en programas de música y en salidas sociales.

 

Ahora, ya tiene 51 años y vive en un hogar a 10 minutos de nuestra casa. Hemos decidido traerla a nuestra casa cada fin de semana donde ella puede pasar contenta en su propio dormitorio. Estamos muy agradecidos por haber encontrado ese lugar para ella ahora que nosotros estamos adultos  y tenemos algunas limitaciones físicas. No podríamos levantarla como solíamos hacerlo antes. Allí tiene cuidados médicos y todo lo necesario para su vida limitada.  Dejamos de preocuparnos qué sería de ella si un día faltamos. “

 

Gracias a Betty que quiso compartirnos sus alegrías y sus tristezas. Realmente significó una vida con muchos desafíos al tener una hija con discapacidad.

Creo que hemos aprendido mucho hoy acerca de este tema.

Y tú, amiga, ¿tienes que cuidar de alguien con discapacidad?…  O quizás posees una discapacidad?  Esperamos hayas sido animada también.

Y también de ti, mi amiga. Dios conoce tu vida y tu situación. Él es fiel a sus promesas, paciente con nuestras impaciencias y quiere bendecirnos.

 

Si este programa te ha bendecido y ayudado en algo, escríbenos y comparte con nosotras.

8 Comentarios

  1. Monica dice:

    Son palabras que necesitaba hay momentos que me faltan fuerzas y me ciento abandonada por Dios pero se que esta ay gracias por recordarme que Dios junca me a abandonado que mis alas rotas el las a sujetado para seguir en pie

  2. EvelynM dice:

    Gracias por el mensaje, fue de mucha bendición.

  3. Mary dice:

    Gracias al padre x lo k acabo de leer la lucha es larga pero Dios es perfecto y fiel

  4. Gina dice:

    Hermoso mensaje y muy dignificante Gracias por compartirlo Dios hace milagros cuando más creemos que estamos solos el manda a sus ángeles a sostenernos nunca nos deja solos

  5. Maribel dice:

    Tengo un niño con microcefalia, tiene 13 años , el se muerde y se golpe,y Aceves nos sentimos q no podemos más,pero al leer estos mensajes nos da mucho ánimo y saber q Dios es nuestra ayuda

  6. Sara dice:

    Hola tuv una hija con discapscidad durant 27 años nunca m inagine tener una pero fue una experiencia linda tenerla conmigo ya q fue mi primera hija ahora no la tengo ya ..esta con mi Dios mi padre celestial

  7. Xinia santamaria dice:

    Tengo una niña de 4 años tiene sindrome cornelia de lange estas palabras me han dado fuerzas para seguir en este caminar se que Dios esta a mi lado y que tiene un proposito para mi hija Rosalia

  8. Evelyn A. dice:

    Gracias Ángeles de Dios, Yo necesitaba más que todo comprender desde la perspectiva de la palabra de Dios, porque Dios nos malda niños especiales y Gracias por enseñarme las citas bíblicas y salmos que me dan respuesta, sólo me queda decir que soy una mujer privilegiada y Bendecida por el Padre Celestial, porque me ha dado un hijo suyo para demostrar le que lo Amo cada día más y le doy Gracias por la experiencia de Vida que me haz concedido. Y Gracias a Ustedes por existir que Dlb Por siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.