Presión sanguínea alta

Una mujer con dignidad
30 agosto 2013
La mujer a los pies de Jesús
30 agosto 2013

Calvin se encontraba en el consultorio de la doctora. Ella quiso hacerle el control de su presión arterial y luego le estuvo explicando para qué se lo hizo. La doctora dijo: “Cada vez que tu corazón late, fuerza o presiona a que la sangre pase a través de los vasos a cada parte del cuerpo. En cada golpe o empuje, la presión contra las paredes de los vasos sanguíneos se eleva- y eso es normal. Esta manga aprieta tu brazo bien apretado de modo que tu corazón debe empujar más. Luego cuando bajé la presión de esta manga permití que la sangre fluyera sin mayor problema nuevamente. Eso me dice la presión de tu sangre contra los lados de los vasos sanguíneos. Hay dos números que debes tener en cuenta: El que marca la presión de los golpes y el número que marca la presión entre esos golpes o envíos. Por ejemplo en el aparato puede decir 120 el más alto y 80 el más bajo; o 140 y 90. (Quiero aclarar que en algunos países decimos 12 y 8 o el otro ejemplo 14 y 9.)

Calvin que estuvo escuchando atentamente le preguntó: ¿Cuál es mi presión?

La doctora respondió: “Te diré: Es – 145 sobre 92; demasiado alta para una persona joven como tú. La presión alta es peligrosa, así que debemos hacer algo para tenerla más baja.” –

 “¿Peligrosa?” preguntó Calvin sorprendido. “¿Por qué es peligrosa?”

Señalando una figura en la pared la doctora mostró todos los vasos sanguíneos en el cuerpo, fluyendo desde el corazón y subiendo a la cabeza y bajando a todos los dedos de manos y pies. Ella dijo: “Sólo imagina que todos esos vasos de sangre son como las mangueras o tubos de goma. El corazón bombea sangre a través de ellos a cada parte de tu cuerpo. Y si la presión interior es demasiado alta, los vasos sanguíneos pueden tener puntos débiles que se rasguen o revienten, permitiendo así la salida de sangre y causando daños en el tejido. Una pequeña grieta o escape en tu cerebro puede producir un derrame y una gran grieta o rotura en cualquier parte  puede ser mortal. La presión sanguínea alta puede también dañar tu corazón, riñones y los ojos, limitando así tu visión o quedando ciego si no te cuidas.”

Esa es la razón del porqué es tan importante chequear la presión arterial.

Calvin preguntó: “Doctora… ¿porqué tengo alta mi presión sanguínea? ¿Hice algo mal?

La doctora le respondió: “Mayormente la razón más común es la manera en que está formado tu cuerpo, es decir la constitución física o  está en tu familia, es decir lo habrás heredado. ¿Alguno de tus padres, tiene la presión alta?” “Si, mi papá.” Dijo Calvin.

“La segunda razón más común que te lleva a tener la presión sanguínea alta es el estrés. Cuando te enojas mucho, o tienes un susto, cuando trabajas demasiado o corres ligero, el corazón late más fuerte y la presión sanguínea se eleva. Pero eso es normal y no hay problema porque es por poco tiempo.

Pero cuando nos enojamos o estamos ansiosos por largo tiempo, eso no es bueno. Puede suceder que tienes un gran problema familiar o preocupaciones financieras, o demasiadas responsabilidades en el trabajo. No duermes bien, te enojas fácilmente y podrías tener dolores de cabeza.”

 “¡Ah!” Dijo Calvin, “Ese podría ser el problema. No es mi familia, o las finanzas, sino que es  mi trabajo. Fui promovido a un área nueva de trabajo y no estoy enfrentándolo bien. Tengo que pensar demasiado  y muchas responsabilidades… muchas decisiones importantes que hacer y personas demandando cosas  y logrando que me ponga como loco. Sí, debo reconocer que muchas veces estoy muy estresado.

 “Seguramente el problema está allí” dijo la doctora. “Pero otra razón para la presión sanguínea alta, es si la persona tiene sobre-peso y no se alimenta bien. Demasiados alimentos procesados significan demasiada azúcar o sal o grasas. Y tomar muchas bebidas alcohólicas puede producir el mismo efecto.”

 “Pero… todos necesitamos un poco de sal y un poco de grasa. La mejor manera de comer bien es tener a mano muchas frutas frescas, vegetales y granos enteros… y por supuesto algo de carne, pero sin demasiada gordura.”

Bueno, hemos hablado acerca del estrés, demasiada sal, azúcar y grasa… cosas que elevan tu peso y te hacen subir la presión sanguínea. Pero nos falta mencionar algo más…falta de ejercicio. Tu trabajo quizás te mantiene sentada por horas. ¿Estás logrando hacer bastante ejercicio? La vida sedentaria, más todo lo que hemos mencionado atenta contra tu salud y te hace subir la presión sanguínea.”

Esa era la otra razón por la cual Calvin tenía su presión alta.- La falta de ejercicio que le produjo tener sobrepeso. La Doctora tomó una hoja de papel y escribió el nombre de Calvin y le animó hacer algo para que pudiera nivelar su presión sanguínea.  Ella quiso que el joven recordara por sí mismo lo que habían mencionado anteriormente en cuanto a los cuidados necesarios para lograrlo.

Calvin pensó por un minuto y luego respondió:

–          El estrés en mi trabajo: Hablaré con mi jefe acerca de eso y buscaré la manera de pedir ayuda

–          Demasiada comida procesada: Pondré cuidado de comer más fruta fresca, vegetales y granos enteros y cereales.

–          Tengo que perder peso: Así que haré más ejercicios. Saldré a caminar todos los días después de mi trabajo. Aunque cuando hace calor no me gusta porque me transpiro demasiado dijo Calvin. La doctora le respondió:”O transpiras o te mueres; tú elijes.” Cuando haces deportes o una larga caminata, descubrirás que el estrés desaparece, también.”

La doctora le hizo prometer que lo haría y que en dos meses volvería a verla para controlar si la presión continuaba alta. Ella le advirtió que si no cumplía con esas recomendaciones su presión no bajaría y tendría que medicarlo de por vida.

Calvin tomó la firme determinación de obedecer a su doctora. Pasando los dos meses, regresó al consultorio médico para un nuevo chequeo.  Estaba muy contento porque había adelgazado 7 kilos y su presión era de 120 sobre 75.  La doctora lo felicitó pero le advirtió que no debía olvidar nada de lo que había aprendido y era necesario que lo continuara haciendo por toda su vida. Calvin tomó bien en cuenta que no debía comer con mucha sal, ni azúcar, ni grasa. Que debía comer mucha fruta y vegetales y hacer ejercicios como caminar todos los días por más de 30 minutos a una hora y beber mucha agua limpia.

 

1 Comment

  1. Hola mi nombre es Elisa hace un día se me subió la presión arterial por un susto que tuve, pasado unos minutos después de lo que había sucedido de repente perdí fuerza en el brazo derecho, me sentí muy agotada, con sueño y dolor de cabeza, que hacer si algún día, llegará a suceder nuevamente,yo no soy hipertensa, pero si tengo dos enfermedades Lupus e hipotiroidismo y aclaró mi presión se me disparó por que al acudir a mi consulta médica al hospital en el transporte nos asaltaron Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.